Internacionales

Periodista italiano afirma que se difunden falsedades sobre situación en Libia

Comprobó personalmente como se distorsiona la realidad para preparar condiciones hacia una intervención armada extranjera

Desinformación
El periodista de la publicación italiana Il Manifesto, Maurizio Matteuzzi, informó desde Libia que muchos de los acontecimientos difundidos por los medios occidentales no se correspondían con la verdad y tratan de facilitar pretextos para una intervención armada en ese paìs. | Internet

Redacción Central |

Comprobó personalmente como se distorsiona la realidad para preparar condiciones hacia una intervención armada extranjera

El periodista de la publicación italiana Il Manifesto, Maurizio Matteuzzi, informó desde Libia que muchos de los acontecimientos difundidos por los medios occidentales  no se correspondían con la verdad y tratan de facilitar pretextos para una intervención armada en ese paìs.

En una nota difundida por las agencias de notícias occidentales se dijo al mundo que Muammar Al Gaddafi había bombardeado a civiles en Tripoli, dejando un saldo de 250 muertos.

“Anoche la situación en esa ciudad era de máxima tensión con cadáveres tirados en las calles y continuos disparos que se oyen en varios barrios de la ciudad, entre ellos de proyectiles de artillería pesada, según constató EFE”, decía un despacho.

Relata el periodista del diario italiano que  Bargawi Badri, un ginecólogo libio residente en Tripoli con familia en Italia, recibió ese día una llamada de sus parientes alarmados que estaban escuchando en las noticias que se había producido un bombardeo en el barrio de Fascilum, de Tripoli. Badri, extrañado, les negó esos hechos y les dijo que se encontraba tranquilamente tomando una copa en un café de la zona.

Otra “primicia” de las agencias y los medios occidentales fueron las supuestas  fosas comunes, cuyas fotos han dado la vuelta al mundo en la portada de (casi) todos los periódicos.  

Mateuzzi se acercó a Tadjoura, suburbio de Trípoli, donde supuestamente se encontraba dicha fosa común. La sorpresa fue que no encontró nada. En realidad había un cementerio tradicional donde se realizaba el trabajo habitual y disponía de lápidas normales.

La tercera gran primicia apareció  también en las páginas de muchos periódicos: “Los rebeldes han conquistado el aeropuerto militar de mitigar”.

El periodista italiano viajó  hasta la zona. El aeropuerto estaba tranquilo y vigilado por guardias. No había rastro de los rebeldes.

Hace una semana, el Ministro de Exteriores británico, William Hague, declaró ante la prensa en Bruselas que Gaddafi se encontraba exiliado en Venezuela. Estas declaraciones fueron publicadas, sin contrastar y confirmar su veracidad, en multitud de medios de comunicación de todo el mundo.

Tanto el canciller venezolano Nicolás Maduro como el propio Gaddafi, a través de tv desde la capital, Tripoli, desmintieron ese rumor.

Hague dijo haber recibido esta información de “contactos que están en el terreno”. El Gobierno venezolano tachó de irresponsables los comentarios del Ministro, que todavía no ha pedido disculpa alguna por los hechos.

Por su parte, la agencia española de notícias EFE, dijo que “en Trípoli aumentan los rumores de que Gaddafi y todos sus hijos han huido del país, e incluso otros sobre la muerte de uno de los principales consejeros y mano derecha del líder libio”. Esta información resultó ser falsa también.

Los medios de comunicación Al Arabiya y MBC fueron más allá y dieron por muerto a Gaddafi. Pasadas unas horas el propio líder libio apareció en televisión, en la Plaza Verde de Trípoli, en la capital, hablándole a sus seguidores, hecho que desmintió dicha hipótesis.

Ante tantas mentiras el periodista denunció la existencia de una campaña de desinformación que tiene como objetivo impactar en la opinión pública internacional para legitimar una posible intervención militar de la OTAN.

Este mismo lunes, Estados Unidos posicionó sus barcos y portaaviones en el Mar Mediterráneo en torno a Libia. El portavoz del Pentágono, David Lapan, reconoció que “actuarían si es necesario”.

Mientras, la Secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, advirtió que “todas las opciones están sobre la mesa para derrocar a Gaddafi”.

también te puede interesar