Internacionales

Aplastante derrota sufrió EE.UU. por mantener bloqueo a Cuba

Masivo repudio en Asamblea General de ONU lo dejó solo con Israel en la defensa del genocida asedio a la Isla mientras 187 naciones demandaron cese del bloqueo. La aplastante derrota sufrida por Estados Unidos este martes en la Asamblea General de la ONU donde solamente encontró el apoyo de Israel para mantener el criminal […]

Asamblea General de la ONU
Asamblea General de la ONU | AP

Redacción Central |

Masivo repudio en Asamblea General de ONU lo dejó solo con Israel en la defensa del genocida asedio a la Isla mientras 187 naciones demandaron cese del bloqueo.

La aplastante derrota sufrida por Estados Unidos este martes en la Asamblea General de la ONU donde solamente encontró el apoyo de Israel para mantener el criminal bloqueo a Cuba mientras 187 naciones demandaron su cese, constituyó el repudio más contundente contra la monumental violación a los derechos humanos  que significa su política hacia la Isla.

Puede señalarse que, prácticamente, el mundo entero demostró a Washington y especialmente a la administración del presidente Barack Obama, que considera el mantenimiento del bloqueo como una especie de genocidio desatado contra un pequeño país para destruir su economía e intentar doblegarlo por hambre y enfermedades.

El informe presentado por Cuba sobre los daños causados por esa medida punitiva estadounidense y el propio discurso de su canciller, Bruno Rodríguez, ejemplificaron las características más crudas de la política agresiva de la Casa Blanca contra La Habana.

El daño económico directo ocasionado al pueblo cubano por la aplicación del bloqueo supera en estos 50 años los 751 mil millones de dólares, en el valor actual de esa moneda.

Pero hay casos que ilustran las aristas más inhumanas de esta campaña anticubana  de Estados Unidos, entre ellas, la negativa a permitir a Cuba la adquisición de medicamentos y equipos necesarios para salvar la vida a niños que deben ser operados a corazón abierto y a adultos con graves enfermedades.

No menos censurables resultan las leoninas condiciones impuestas para la venta de algún rubro alimentario y la negativa a permitir que empresas de otros países, vinculadas a intereses norteamericanos, puedan efectuar operaciones de ese tipo.

El canciller cubano explicó que el bloqueo, por su naturaleza y su amplitud, califica como un acto de genocidio y de guerra económica, es un acto hostil y unilateral que debe cesar unilateralmente.

Sostuvo que la política de Estados Unidos contra Cuba no tiene sustento ético o legal alguno, credibilidad ni apoyo, como lo demuestran los más de 180 votos emitidos en los últimos años en la Asamblea General por el fin del bloqueo económico, comercial y financiero, demandas a las cuales no ha hecho caso el gobierno norteamericano.

Destacó que el rechazo de América Latina y el Caribe a ese cerco es enérgico y unánime y el repudio expreso al bloqueo y a la Ley Helms-Burton identifica, como pocos temas, al acervo político de la región.

Asimismo, mencionó las posiciones similares de los No Alineados, las Cumbres Iberoamericanas y las de América Latina y el Caribe con la Unión Europea, la Unión Africana y el Grupo ACP.

Subrayó que en la sociedad norteamericana y en la emigración cubana en Estados Unidos es amplio y creciente el consenso contra el bloqueo y a favor del cambio de política hacia Cuba.

Rodríguez señaló que dos años después de haber proclamado el Presidente de Estados Unidos un nuevo comienzo con Cuba, los hechos confirman que nada ha cambiado, ni ha utilizado sus amplias prerrogativas para flexibilizar el bloqueo.

Las sanciones contra Cuba permanecen intactas y se aplican con todo rigor, sentenció ante el plenario de la Asamblea General.

El ministro denunció el recrudecimiento de la persecución contra los bienes y activos cubanos y las transferencias comerciales y financieras desde y hacia Cuba o que involucran instituciones e individuos establecidos en la isla.

Acusó a Washington de apropiarse de transferencias en monedas de terceros países y puso el ejemplo de la confiscación de una de más de 107 mil euros perteneciente a la compañía Cubana de Aviación y realizada por medio del Banco Popular Español desde Madrid a Moscú.

Es evidente que Estados Unidos no tiene intención alguna de eliminar el bloqueo, dijo el canciller cubano.

Ni siquiera se vislumbra la voluntad para desmontar los aspectos más irracionales de lo que es ya el conjunto de sanciones y medidas económicas coercitivas más abarcador y prolongado que se haya aplicado nunca, contra país alguno, aseveró.

Rodríguez afirmó que el presidente estadounidense, Barack Obama, se equivoca al asumir que tiene derecho a inmiscuirse y a calificar los procesos que hoy tienen lugar en Cuba.

En ese sentido, manifestó que las transformaciones que hoy emprenden los cubanos “responden a los anhelos de los cubanos y a decisiones soberanas de nuestro pueblo” y “no se proponen complacer los deseos o satisfacer los intereses del gobierno de Estados Unidos”.

Dijo que Washington ha ignorado las múltiples declaraciones y las propuestas presentadas por Cuba, en público y en privado, “que ratifican nuestra voluntad de establecer un diálogo serio, constructivo, en condiciones de igualdad y pleno respeto a nuestra independencia”.

Reveló que no se ha respondido sobre los nuevos proyectos de cooperación presentados durante el año 2010 por el gobierno cubano, para avanzar en temas de interés común.

Entre esos asuntos mencionó el combate al narcotráfico y al terrorismo, la protección del medio ambiente, la prevención de desastres naturales y el enfrentamiento a posibles accidentes en la explotación petrolera en el Golfo de México.

Por el contrario, enfatizó que las autoridades norteamericanas continúan la arbitraria práctica de poner a Cuba en espurias listas, incluida la de Estados que supuestamente patrocinan el terrorismo internacional.

Al respecto, indicó que Estados Unidos no tiene la autoridad moral para hacer tales listados, que como regla tendría que encabezar, ni existe una sola razón para incluir a Cuba en ninguno de ellos.

Igualmente denunció el injusto castigo impuesto a cinco luchadores antiterroristas cubanos, cuya causa ha concitado la amplia solidaridad de la comunidad internacional.

El ministro cubano aseguró que su país seguirá dispuesto a entablar relaciones de paz y respeto con Estados Unidos, como las que disfruta con la inmensa mayoría de la comunidad internacional y con todo el hemisferio.

Cuba no cejará jamás en la denuncia del bloqueo y no dejará de reclamar el derecho legítimo de su pueblo a vivir y trabajar por su desarrollo socioeconómico en condiciones de igualdad, en cooperación con el resto de las naciones, sin cerco económico ni presiones externas, concluyó.

también te puede interesar