Internacionales

Cuando venga Obama conversaré los temas con él, dijo Lula

Por una cuestión de jerarquía, no los trató con Hilarry Clinton

Luiz Inacio Lula da Silva y Hillary Clinton
Cuando venga Obama conversaré los temas con él, dijo Lula. | AFP

Redacción Central |

Por una cuestión de jerarquía, no los trató con Hilarry Clinton

El presidente brasileño. Luiz Inacio Lula da Silva, pareció  querer dar una clase de dignidad a algunos funcionarios genuflexos del mundo, cuando dijo que los asuntos fundamentales de la actualidad internacional en que estuviera envuelto Estados Unidos sólo los trataría con el presidente Barack Obama.

Lula explicó que recibió recientemente a la Secretaria de Estado Hillary Clinton porque se lo pidió su canciller, pero dejó claro que por una cuestión de jerarquía no es el nivel que corresponde para esas conversaciones y recordó Obama tampoco recibió al canciller brasileño, Celso Amorío, durante su visita a Estados Unidos.

Informaciones periodísticas señalaro que el mandatario brasileño, no logró limar del todo ciertas asperezas con EE.UU. en el encuentro que mantuvo el miércoles pasado en Brasilia con la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton.

Sin pasar por alto que el presidente norteamericano, Barack Obama, no recibió a Amorim en el último viaje que el diplomático hizo a Washington, Lula resaltó que la reunión con Hillary no estaba prevista en su agenda política y señaló: “Cuando venga Obama, conversaré y trataré los temas con él. De lo contrario, sería una falta de respeto, hasta por una cuestión de jerarquía y de hacer que las cosas sean equitativas”, explicó.

A su vez, Lula afirmó que fue testigo de “actos de sumisión” hacia Estados Unidos con la visita Hillary: “La prensa me preguntaba si iba a conversar con ella. No, respondí, quien trata con ella es el ministro Celso Amorim, de ministro a ministro”, comentó durante un discurso en Itaboraí, estado de Río de Janeiro.

Respecto a las diferencias por el plan nuclear iraní, Lula le manifestó a Hillary su apoyo y diálogo con Irán siempre y cuando el uso de uranio sea para fines tecnológicos y no nucleares.

Del mismo modo, cuando se le preguntó a Amorim por qué Brasil rechazaba presionar a Irán con sanciones, el ministro replicó: “Cada país tiene que pensar con su propia cabeza. Nosotros queremos un mundo sin armas nucleares y donde no exista la proliferación. La cuestión es saber cuál es el mejor camino para llegar a ese punto”.

Según el diario argentino Clarín, al igual que el presidente Lula da Silva, Amorçin consideró que es preciso más tiempo para dialogar con el gobierno iraní. Y desde ese lugar, seguramente se abstendrá en la votación del Consejo de Seguridad que tratará las represalias contra Teherán, considerado por EE.UU. como “una amenaza terrorista”.

también te puede interesar