Internacionales

Buscan sobrevivientes del sismo en Chile mientras siguen réplicas

Los datos oficiales elevarón a 400 los muertos, hasta el momento

Sismo en Chile
Buscan sobrevivientes del sismo en Chile mientras siguen réplicas | Reuters

Redacción Central |

Los datos oficiales elevarón a 400 los muertos, hasta el momento

Rescatistas en Chile removìan el domingo  los escombros buscando sobrevivientes de uno de los mayores terremotos de la historia, mientras desesperados chilenos saqueaban supermercados ante la falta de provisiones y las fuertes réplicas aún estremecían la tierra.

El sismo de magnitud 8,8 sacudió el centro y sur de Chile el sábado por la madrugada y cobró al menos 400 vidas,  según los últimos informes oficiales, derribó edificios y puentes, frenó la economía del mayor productor de cobre del mundo, y desató un tsunami que devastó costas.

En Concepción, la segunda ciudad en importancia del país y a 500 kilómetros al sur de Santiago, los daños fueron masivos.

Casas y puentes quedaron destrozados y las llamas de incendios iluminaron el domingo por la madrugada la noche cerrada.

Los alcaldes de los municipios damnificados dijeron que la ayuda estaba llegando muy lentamente. En medio del caos, cientos de personas se lanzaron a saquear supermercados, centros comerciales y locales en la ciudad. Algunos fueron repelidos por la policía con gases lacrimógenos.

“Yo busco comida, amigo, comida para mis hijos”, dijo un hombre identificado como Pedro. Hombres, mujeres, ancianos y niños corrían del local comercial cargando leche, alimentos y hasta lavadoras. “Es para nuestros niños”, aseguró una desesperada mujer a un canal de televisión.

Decenas de bomberos con picos, palas y perros sabuesos trataban de rescatar a sobrevivientes de entre los escombros de un edificio de 14 pisos que se desplomó durante el terremoto.

“Me dicen que se perdieron mis muebles, mi televisor, mi refrigerador. No me importa. Lo bueno es que mi familia está bien. Lo material se puede rescatar”, dijo a Reuters Francisco Luna, de 42 años, en una calle de Concepción.

Centenares acampaban en el centro de la ciudad, en tiendas improvisadas con cartones o sábanas. La ciudad no tiene servicios de agua y electricidad. Algunos deambulaban por Concepción empujando sus pertenencias en carritos.

“Hay una situación muy compleja. La gente honesta está, yo creo, con una sensación de indefensión gigantesca”, dijo la alcaldesa de Concepción, Jacqueline van Rysselberghe, quien pidió ayuda en víveres al Gobierno central.

“Acá necesitamos que manden militares de Santiago”, agregó la funcionaria en declaraciones a Radio Cooperativa.

En la capital, donde el terremoto dañó el aeropuerto y cortó rutas, muchos tampoco pudieron cerrar los ojos. Las fuertes réplicas del sismo llevaron a cientos a tratar de dormir en colchones y sillas en las calles del centro.

En las costas las olas gigantes que ocasionó el sismo arrasaron con varias localidades en Chile, como Constitución, donde funcionarios temían más de un centenar de desaparecidos.

En Chile las autoridades no dieron una cifra de desaparecidos e intentaban llegar a zonas rurales alejadas y pueblos de pescadores afectados por altas marejadas.

Recién la próxima semana tendrán una idea clara de la magnitud de los daños provocados por el terremoto, que demolió hospitales y dio vuelta automóviles como si fueran de juguete.

Pero está claro que el costo sería alto para Chile, una de las economías más pujantes de América Latina, dijo Reuters.

La minería, una de las principales fuentes de ingresos del país, sobrevivió al terremoto y según el Gobierno no tendrá problemas para cumplir sus compromisos de exportación.

Escondida, la mayor mina de cobre del mundo, de BHP Billiton, funcionaba normalmente, según un líder sindical.

Y la estatal Codelco, el mayor productor de cobre del planeta, suspendió trabajos en las minas El Teniente y Andina por falta de energía, pero los yacimientos no sufrieron daños graves y esperaban que entraran en funcionamiento este domingo.

“Aunque parece que una modesta parte de la producción ha sido detenida, el impacto más grande vendría de la interrupción de los envíos de las minas y de la interrupción del servicio de energía a las minas”, dijo el analista David Thurtell de Citi.

El sismo afectó también las refinerías Aconcagua y Bío-Bío de la petrolera estatal ENAP, y en la capital las filas de automóviles crecieron frente a las estaciones de servicio abiertas, aunque ENAP descartó problemas de abastecimiento.

En Talcahuano, uno de los principales puertos y cerca de Concepción, el tsunami arrancó varios barcos del agua y los dejó sobre los muelles.

Y en Santiago el aeropuerto internacional permanecía cerrado por daños en su torre de control y las comunicaciones telefónicas eran aún precarias el domingo.

A pesar de todo, el costo humano del terremoto -el quinto más fuerte de que se tenga memoria desde 1900 según el Servicio Geológico de Estados Unidos- fue muchísimo más bajo que el del que demolió en enero la capital de Haití.  

Aún así, una decena de personas continuaban desaparecidas en Juan Fernández, una isla 600 kilómetros mar adentro donde un pueblo fue arrasado por las olas que entraron unos 300 metros.

El sismo con epicentro cerca de Maule, 321 kilómetros al suroeste de Santiago, dejó dañados a hospitales en el sur del país y sembró pánico en el vecino balneario de Viña del Mar, donde miles de chilenos disfrutaban el último fin de semana de las vacaciones de verano.

Bachelet declaró zonas de desastre las regiones de Maule, Bío-Bío, O Higgins, Araucanía, Valparaíso y Metropolitana, que concentran el 80 por ciento de la población del país.

Chile, sobre la intersección de dos placas geológicas, ha sido barrido en el pasado por otros terremotos. Muchos recuerdan el sismo de magnitud 9,6 que destrozó la ciudad de Valdivia en 1960, el mayor del que se tenga memoria en el mundo.

también te puede interesar