Internacionales

Asume este lunes nuevo presidente uruguayo

José “Pepe” Mujica el segundo y consecutivo gobierno de izquierda

José Pepe Mujica
Asume este domingo nuevo presidente uruguayo. | Reuters

Redacción Central |

José “Pepe” Mujica el segundo y consecutivo gobierno de izquierda

Un ex guerrillero del Movimiento Tupamaros, José “Pepe” Mujica asumirá este lunes la presidencia de Uruguay para dirigir el segundo y consecutivo gobierno de izquierda en ese país.

Tabaré Vázquez, quien presidió otro gobierno del mismo color ideológico será el encargado de colocar la banda presidencial en el pecho de Mujica, en una ceremonia històrica.

Mujica llega al cargo por votación popular mayoritaria después de haber sufrido durante la época de la dictadura 14 años de prisión y mucho tiempo de lucha clandestina.

Con 74 azarosos años en sus espaldas y enarbolando la consigna de la austeridad,  Mujica asumirá la primera magistratura ante la presencia de varios presidentes y dignatarios extranjeros

Se espera que Mujica sostenga encuentros bilaterales probablemente con todos los presidentes que asistan a la toma de posesión, como Luiz Inacio Lula da Silva (Brasil), Alvaro Uribe (Colombia), Hugo Chávez (Venezuela), Cristina Kirchner (Argentina), Evo Morales (Bolivia), Rafael Correa (Ecuador), Fernando Lugo (Paraguay) y Alvaro Colom (Guatemala), así como con la Secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clintòn, según fuentes de la Cancillería.

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet y el presidente electo de ese país, Sebastián Piñera), que tenían previsto asistir, han cancelado su participación debido a la emergencia creada por el devastador terremoto de la madrugada del sábado.

La ceremonia de transmisión de mando, que comenzará en la tarde hora local (10 de la mañana, hora de Nicaragua) en la Asamblea General con su juramento ante su esposa y primera senadora, Lucía Topolansky, terminará luego de que el mandatario saliente Tabaré Vázquez le entregue la banda presidencial sobre las 19H00 GMT en la céntrica Plaza Independencia.

El sábado, durante su último acto como máximo responsable de su partido, el Frente Amplio, hizo un vehemente llamado a sus copartidarios a acompañarle desde la organización de base. “Y sepan que detrás de cada dirigente debe haber un colectivo de compañeros que nos encuadre, nos critique y nos acote porque la vanidad es un yuyo malo en toda huerta y hay que estar alerta manejando el azadón”, remarcó.

“¡Qué fácil es que se nos suban los berretines y los humos a la cabeza cuando tenemos unos votitos de más y empezamos a agarrar los cargos! Como republicanos debemos recordar que nadie es más que nadie”, advirtió Mujica en referencia a una antigua consigna de la causa federalista regional.

El presidente electo, ganador en primera y segunda vuelta, señaló ante la multitud congregada en un parque de Montevideo, que la garantía contra la vanidad de los dirigentes son “los seres colectivos, los sectores organizados, los compañeros que nos llaman, nos bajan a tierra, y nos dan un baño de humildad”.

Mujica dedicó una parte extensa de su discurso a explicar que “no hay hombres insustituibles; hay causas insustituibles”. “Cuando uno tiene 74 años tiene que tener la inteligencia de mirar la vida en perspectiva y apuntar a un tiempo que, seguramente, uno no vivirá”.

Argumentó luego que “las causas importantes necesitan ser respaldadas por esos seres colectivos que son los partidos y la gente organizada”. Y admitió: “Nuestros partidos no pueden ser perfectos porque trasuntan las inevitables debilidades y vanidades que todos los hombres llevamos adentro”.

“Sin herramientas colectivas que encuadren nuestro libre albedrío y personalidades”, recordó una vez más, “las grandes causas sucumben porque necesitan de los partidos que son los que reponen la fibra de la lucha en un largo proceso”. “Nadie regala el progreso humano; se forja”, dijo Mujica.

“Queridos frentistas: quieran las herramientas que tenemos. No renieguen de la herramienta cuando los hombre metemos la pata, porque atomizados y de a uno, las grandes causas colectivas no son más que gritos histéricos; para incidir en la historia hay que construir seres colectivos”, insistió.

Y en un mensaje explícito a toda la coalición de izquierda, Mujica dijo: “Es hora de que nos demos cuenta de que el Frente Amplio es el partido más importante; tenemos la crucial responsabilidad de gobernar para todos y con todos. Tenemos que ser pacientes, respetuosos, y entregados a la causa”.

“Nuestro partido no puede ser un partido para el acomodo de nuestra gente sino el partido de la lucha por el cambio en favor de nuestro pueblo”, advirtió en momentos en que la izquierda construye un segundo gobierno progresista. “Es muy grande la responsabilidad histórica de representar al país”.

Mujica comentó que pidió a los organizadores del acto que le permitieran realizar su último acto de militancia partidaria, antes de asumir el lunes la Presidencia de la República, en respaldo a las candidaturas de Ana Olivera y Marcos Carámbula, dos favoritos para las elecciones municipales.

Se trata de “una especie de despedida emotiva de la lucha partidaria”, explicitó Mujica. No obstante aclaró que “la procesión va por dentro”. “Yo sé”, reconoció, “que los compromisos van por dentro”.

Mujica convocó a respaldar las candidaturas y futuras gestiones de los candidatos de su partido, el Frente Amplio, Ana Olivera y Marcos Carámbula, para las alcaldías (intendencia) de Montevideo y Canelones.

Mujica destacó a su vez que “por primera vez, en este mundo machista, Montevideo tendrá a una intendenta mujer, proletaria y laburante. Estoy seguro de que dejará el alma en la cancha”, afirmó. “Les pido que hagan todo lo posible en esta campaña para ayudar a Ana y a Marcos”, reclamó.

Con sencillas y emotivas palabras, muy cargadas de sobreentendidos respecto a los padecimientos de Olivera cuando fue presa política, Mujica dijo: “Nos ha dado, con su militancia, los años más potrancos y hermosos de su vida”. Y concluyó con un fuerte: “¡Que vivan las mujeres militantes!”.

De manos de Vázquez recibirá un país que proyecta para 2010 un crecimiento de 4% y una inflación de 5%.

Mujica, que anunció que donará el 87% de su salario de unos 12.500 dólares para un fondo de vivienda, ha reclamado “una férrea disciplina fiscal” y “ahorro” a quienes serán sus ministros, ante la coyuntura externa aún desfavorable y para poder hacer frente a un pico de vencimientos de la deuda externa.

En 2010, Uruguay deberá pagar mil 988 millones de dólares por servicio de deuda bruta del sector público, mientras que en 2011 se concentrarán mil 189 millones en vencimientos

Mujica ha anunciado su intención de invertir 1.800 millones de dólares en infraestructura en el quinquenio, con dinero que saldrá de las arcas públicas, pero sobre todo de asociaciones con privados y préstamos internacionales.

también te puede interesar