Internacionales

Afganistán, el hermano gemelo de Vietnam

Cada vez empeora más allí la situación militar de EE.UU. y sus aliados

Marines estadounidenses
Marines estadounidenses cargan sus equipos entre una tormenta de arena en la provincia de Helmand, en Afganistán | AFP

Redacción Central |

Cada vez empeora más allí  la situación militar de EE.UU. y sus aliados

A medida que pasa el tiempo, la situación en el campo de batalla es más difícil para los soldados de Estados Unidos y sus aliados en la invasión a Afganistán a pesar del incremento de sus efectivos que combaten en esa nación.

Esto no lo dicen ya sólo los medios de prensa, los analistas y los políticos, es una verdad de Perogrullo que aceptan públicamente las principales figuras de los países implicados en una batalla al parecer perdida de antemano con las fuerzas del Talibán y el pueblo afgano.

Ahora repiten algo que para nadie es un secreto: la situación militar en Afganistán será sumamente dura para los invasores en este año 2010 y una muestra de ello fueron las opiniones vertidas durante la reciente Conferencia Internacional de Seguridad efectuada en Munich, con la asistencia de altos jefes castrenses y políticos.

Por ejemplo, el ex candidato presidencial norteamericano John McCain afirmó que el presente año será muy duro.  “Habrá más bajas y nuestros aliados deben saberlo, pues realmente el 2010 va a ser un año muy duro”, afirmó.

Total coincidencia con Mc Cain tuvo el ministro de Defensa británico, Bob Ainsworth, quien pidió alertar a la población de los países enrolados en la lucha contra los talibanes de que “vendrán tiempos difíciles. No deben creer que no habrá sacrificios en los próximos meses”, en evidente alusión al aumento de las muertes de sus soldados.

Hay que recordar que las tropas de la OTAN llevan combatiendo a los talibanes ocho años y sin embargo tendrán que ser incrementadas en este 2010 con otros 40 mil efectivos porque no han podido vencer a sus adversarios.

Otra señal de los tiempos la dio el propio presidente afgano, Hamid Karzai,  quien asistió a la mencionada Conferencia y anunció la decisión de instaurar el servicio militar obligatorio en el país a fin de  poder reclutar más personal joven para la guerra.

El ejército afgano tiene en sus filas a unos 100 mil soldados y hasta el año que viene crecerá a unos 171 mil  efectivos.

Karzai deploró que en los combates siga habiendo un alto número de víctimas civiles e instó a las tropas aliadas a no enfrentarse a los talibanes en los pueblos o localidades pequeñas, sino perseguirlos en los centros de adiestramiento que mantienen y en los que preparan a sus combatientes.

El presidente afgano reiteró que su país quiere recuperar la plena autonomía en 2015 y garantizará por su propia fuerza la seguridad y la estabilidad del país.  Es un tipo de promesas que, a juzgar por las dificultades que enfrentan las tropas de Estados Unidos, Gran Bretaña y otros actores en el teatro de operaciones, le va a ser muy difícil cumplir.

(Visited 9 times, 1 visits today)

también te puede interesar