Internacionales

Abuso sexual en cárceles de menores estadounidenses es alto

En promedio, uno de cada tres jóvenes recluidos denunciaron haber sido agredidos dentro de las penitencirías

Abuso sexual a menores
Abuso sexual en cárceles de menores estadounidenses es alto | Internet

Redacción Central |

En promedio, uno de cada tres jóvenes recluidos denunciaron haber sido agredidos dentro de las penitencirías

Trece centros de detención de menores en Estados Unidos sufren de altos índices de abuso sexual y en promedio, uno de cada tres jóvenes recluidos denunciaron haber sido agredidos, revela un estudio difundido el jueves.

El estudio realizado por Westat, una empresa encuestadora con sede en Rockville, Maryland, abarcó a 9.000 reclusos. En total, hay unos 26.550 jóvenes presos en Estados Unidos.

El 12 por ciento de los encuestados reportaron algún tipo de agresión o asalto sexual, ya sea en cárceles de administración pública o privada, a nivel estatal o local, según el estudio divulgado por el Departamento de Justicia.

Seis centros de detención sufren de tasas de agresión sexual de 30% o más.

Un 10% reportó incidentes atribuidos a miembros del personal y casi todas las quejas se centraban en personal de sexo femenino. Un 2% de los casos trataba de agresiones de reclusos contra otros reclusos.

En las siguientes seis instalaciones por lo menos tres de cada 10 detenidos dijeron haber sido agredidos sexualmente: la Cárcel para Menores en Indiana; el Centro de Tratamiento Residencial en Corsicana en Texas; el Centro Juvenil Backbone Mountain en Swanton, Maryland; el Centro de Desarrollo Juvenil Samarkand en Eagle Springs, Carolina del Norte; la Unidad de Tratamiento Cresson en Pensilvania y el Centro Penitenciario Juvenil Culpeper en Mitchells, Virginia.

En Pendleton, la tasa de agresiones era el doble del promedio registrado a nivel nacional para instalaciones de ese tipo.

Otras siete instalaciones reportaron altos índices de abusos: Academia Penitenciaria Victory Field en Vernon, Texas; la Cárcel para Menores de Indianapolis; el Centro Shawono en Grayling, Michigan; el Centro de Desarrollo Juvenil Woodland Hills en Nashville, Tenesí; el Centro L.E. Rader de Sand Springs, Oklahoma; el Centro Bon Air en Virginia y la Academia de Entrenamiento en Monroe Township en Nueva Jersey.

Los incidentes más comunes eran sexo forzado o actos sexuales graves con el personal vigilante.

La cantidad de abusos por parte del personal era mayor en las instalaciones de administración pública que en las locales o privadas, halló el estudio. Los centros más pequeños tendían a reportar menos incidentes.

también te puede interesar