Internacionales

EE.UU.: Venta de armas aumenta hasta 30 por ciento cada 30 días

Cerca de 90 millones de hogares poseen, por lo menos, un arma de fuego y la incertidumbre económica y el temor al crimen, han generado un clima de inquietud y conmoción en el país en la última década

Armas en Estados Unidos
|

Redacción Central |

Cerca de 90 millones de hogares poseen, por lo menos, un arma de fuego y la incertidumbre económica y el temor al crimen, han generado un clima de inquietud y conmoción en el país en la última década

La venta de armas a civiles en Estados Unidos se ha disparado como nunca en los últimos tiempos demostrando el impacto que sobre la población tienen la incertidumbre económica y el temor a la delincuencia.  Este despacho de BBC  Mundo que reproducimos a continuación, ofrece un panorama de la situación en el país:  

El 2009, en Estados Unidos, un país en plena recesión, ha bajado la venta de casas, de autos, de electrodomésticos y hasta de zapatos, pero un producto que no ha bajado en las ventas -y que por el contrario parece venderse como pan caliente- son las armas de fuego.

Y no se trata de un producto barato. Una pistola 9mm en promedio cuesta entre 350 y  500dólares.. Incluso con descuentos, una Beretta usada se puede conseguir en internet por 329,95.dólares.

Datos del FBI indican que, en enero del 2009 la venta de armas de fuego aumentó en un 28,8% en comparación con 2008, una tendencia que continuó en los meses siguientes con incrementos entre 15 por ciento y 30 por ciento cada 30 días.

Estos datos se basan en el número de chequeos de antecedentes requeridos para comprar armas de vendedores autorizados por el gobierno federal. No incluyen las armas vendidas por tiendas privadas, en ferias o por ciudadanos particulares.

Los vendedores privados también están reportando un fuerte incremento en sus ventas, e incluso escasez de municiones y balas en algunos casos.

Según SportsOneSource, una empresa que contabiliza la venta de este tipo de productos, las ventas al detalle de armas de fuego por parte de grandes tiendas se incrementaron casi 40 por ciento en 2009..

Uno de los factores que ha disparado la venta de armas es la elección de Barack Obama, quien llegó a la Casa Blanca acompañado por un Congreso de mayoría demócrata, partido que, en el pasado, ha limitado el acceso a las armas de fuego.

El mismo día de su elección se reportaron ventas récord de costa a costa, y para el mes, el número de chequeos de antecedentes para comprar armas aumentó en 42 por ciento, alcanzando el total más alto en 10 años.

Y desde entonces las ventas no han bajado. Es más, el fenómeno se ha llegado a llamar el “paquete de estímulo Obama” para los vendedores y fabricantes de armas, quienes señalan con ironía que es la única industria del país donde el rescate económico ha funcionado sin dinero público ni un plan del gobierno.

Según Robert Cottrol, profesor de Historia y Leyes de la Universidad George Washington, esta escalada se debe “al temor de que Obama va a introducir fuertes medidas de control de armas y la prohibición de algunas de ellas”.

En Estados Unidos, por tradición, la población civil puede adquirir y mantener armas de estilo militar y durante años el mismo gobierno ha patrocinado ejercicios militares en los que participan ciudadanos comunes, explicó Crottrol a BBC Mundo.

La Constitución de Estados Unidos en su Segunda Enmienda autoriza el derecho a la población a “poseer y mantener” armas y cerca de 90 millones de hogares, aproximadamente 50% de la población, tienen por lo menos un arma de fuego bajo su techo.

Cottrol, autor del libro “El control de las armas y la Constitución”, señaló que durante el gobierno del último presidente demócrata Bill Clinton, hubo un fuerte empuje para reglamentar y limitar la venta de ciertas armas de fuego, lo que resultó en derrotas electorales para los demócratas, sobre todo en áreas rurales del país.

Hoy en día, los demócratas no tienen esta misma agenda, incluso el mismo Obama dijo en campaña que los dueños de armas “no tienen nada que temer” de su administración.

“Por lo general los representantes políticos de zonas rurales, ya sean demócratas o republicanos, están a favor de menos control, y los de zonas urbanas a favor de mayor control de las armas”, anotó el experto, quien también es dueño de varias armas de fuego.

Además de la elección de un demócrata a la Casa Blanca y de la percepción de que Obama impondrá fuertes controles, otros factores han contribuido a crear un sentido de inseguridad en el país precipitando a muchos a comprar armas para protegerse no del gobierno, si de otros civiles.

Los ataques del 11 de septiembre, el caos civil después del huracán Katrina y ahora la incertidumbre económica y el temor al crimen, han generado un clima de inquietud y conmoción en el país en la última década, señaló Cottrol.

Una encuesta de Rasmussen Reports confirma estas tendencias. Según el sondeo, 57 por ciento de los encuestados opina que la escalada en la venta de armas se debe a que Obama impondrá restricciones, pero 23 por ciento estima que se debe a la inseguridad económica.

Un sondeo similar de la misma agencia encontró que 80 por ciento  de los estadounidenses anticipa que el crimen aumentará por causa de la recesión y 44 por ciento estima que tener un arma de fuego aumenta su seguridad.

Estas tendencias preocupan a las organizaciones que abogan a favor de un mayor control y reglamentación de las armas y señalan que tener un arma de fuego en el hogar incrementa la probabilidad de ser víctima de un homicidio, por lo general a manos de un conocido o familiar, y no por obra de un ladrón.

Según datos del Centro de Control de Enfermedades (CDC), 68 por ciento de los homicidios ocurren en el hogar, y la causa número uno de estas muertes son “conflictos personales”. En particular, el peligro es mayor para las mujeres, ya que las principales causas de muerte violenta son para este grupo,

también te puede interesar