Internacionales

Fin de año con violenta represión en Honduras

Denunció el Comite para la Defensa de los Derechos Humanos que siguen la persecución selectiva, las detenciones y las ejecuciones sumarias contra los opositores al régimen golpista

Honduras
Fin de año con violenta represión en Honduras. | Reuters

Redacción Central |

Denunció el Comite para la Defensa de los Derechos Humanos que siguen la persecución selectiva, las detenciones y las ejecuciones sumarias contra los opositores al régimen golpista

El Comité para la Defensa de los Derechos Humanos en Honduras (CODEH) denunció que cientos de personas son perseguidas por reclamar justicia y oponerse al régimen de facto instalado tras el golpe de Estado.

“En el país continúan la persecución selectiva, las detenciones y las ejecuciones sumarias contra miembros del movimiento de resistencia”, alertó el CODEH en un comunicado.

Entre los casos recientes mencionó los hostigamientos contra campesinos de la zona del Aguán, amenazados con el desalojo por la policía y grupos paramilitares al servicio de los productores René Morales y Miguel Facusse.

A este hecho se suman el secuestro y las torturas al periodista independiente César Silva y la represión hacia los medios de prensa opuestos a la asonada del 28 de junio contra el presidente Manuel Zelaya.

Muchas personas señaladas de integrar el Frente Nacional contra el Golpe de Estado se han visto obligadas a abandonar el país, afirmó el CODEH.

El Comité para la Defensa de los Derechos Humanos alertó a la comunidad internacional sobre esta situación y pidió apoyo para dar protección a las personas amenazadas.

En los seis meses de régimen de facto se han registrado más de cuatro mil 200 violaciones a los derechos humanos, 130 asesinatos de miembros de la resistencia, cinco jóvenes masacrados durante manifestaciones y más de tres mil detenciones, denunció Zelaya.

Por otra parte -dijo- varios medios de comunicación recibieron amenazas y dos de ellos, Radio Globo y el canal 36, fueron cerrados y ocupados militarmente.

El presidente legítimo de Honduras, quien desde hace más de tres meses se encuentra en la embajada de Brasil en esta capital, consideró el golpe de Estado como la mayor crisis política ocurrida en el istmo desde los conflictos armados de los años 80.

En una carta a los presidentes centroamericanos, denunció el mandatario hondureño que su secuestro y destierro a Costa Rica fue una conspiración político militar para detener las transformaciones sociales impulsadas por su gobierno.

también te puede interesar