Internacionales

Museo de la Revolución muestra páginas gloriosas del pueblo cubano

(Por Juan José Lacayo) Miles de personas desfilan todos los días por el Palacio Presidencial y el Memorial Granma, para revivir la historia de lucha del pueblo cubano

Museo de la Revolución
Museo de la Revolución muestra páginas gloriosas del pueblo cubano. | Internet

Redacción Central |

(Por Juan José Lacayo) Miles de personas desfilan todos los días por el Palacio Presidencial y el Memorial Granma, para revivir la historia de lucha del pueblo cubano

El Museo de la Revolución, situado en el antiguo Palacio Presidencial de Cuba, ubicado cerca de La Habana Vieja (hoy centro histórico) y del malecón, constituye uno de los principales atractivos turísticos del país caribeño.

Ocupa un imponente edificio de cuatro pisos y una vistosa cúpula. Construido hace 90 años, fue sede del gobierno del dictador Fulgencio Batista, hasta su huída del país en la víspera de las celebraciones de Año Nuevo en 1959.

El Palacio Presidencial se comenzó a construir en 1912 y las obras concluyeron en 1919, y sus majestuosos salones, salas y dormitorios, estuvieron al servicio de 21 gobiernos, en 24 mandatos presidenciales, hasta el triunfo de la Revolución, liderada por el comandante Fidel Castro.

En la época de la dictadura batistiana a este Palacio se le consideraba el eje de la corrupción y desde ese lugar se ordenaban la represión, los más espantoso crímenes y se firmaban los contratos  con las compañías estadounidenses, lesivos para la economía y la soberanía del país.

Al ingresar al Palacio destaca una escalinata de puro mármol que se bifurca hacia las plantas superiores, donde se encuentra un busto de José Martí y es la antesala a los diferentes salones donde se exponen fotografías, manuscritos, armas, y diferentes artículos de los hombres que hicieron posible la revolución en las diferentes etapas de lucha contra la dictadura batistiana.

En el segundo piso se impone el Salón de los Espejos, del cual se dice es una réplica del de Versalles, en Francia y ahí está el despacho presidencial que ocupaba Batista, con los muebles originales y otros adornos de la época.

Luego se pasa a las salas de exhibición permanente donde se recrean las diferentes etapas de la lucha revolucionaria en Cuba con abundantes fotografías y las primeras planas de los diarios de cada época.

La subdirectora del Museo, Soraya González, señala que entre los principales atractivos para los visitantes están el despacho presidencial, la oficina del Consejo de Ministros y la salas de exposición permanente.

“Detrás, en otras instalaciones, está el Memorial Granma, donde exponemos piezas de gran volumen relacionadas con la última etapa de la guerra de liberación nacional, algunos acontecimientos como fue la invasión de Playa Girón, la Crisis de Octubre y el exponente más importante que atesora el museo sin restarle importancia a los demás, que es el yate Granma, monumento nacional”.

González resalta que el Museo es Patrimonio de la Humanidad y parte de la historia de La Habana. Actualmente se está desarrollando un proceso de restauración de todas las instalaciones

Relató que desde diciembre de 1959 se decretó que el edificio sería un Museo de la Revolución, pero aún estaban en el lugar algunas oficinas del gobierno revolucionario.

Más allá, cruzando una calzada peatonal está el Memorial Yate Granma, donde se encuentra protegido en una inmensa urna, el barco que utilizaran Fidel, Raúl y 82 expedicionarios para llegar desde México a Cuba el  2 de diciembre de 1956, para proseguir con su lucha revolucionaria.

Ese yate fue comprado en México por Antonio del Conde al dueño de la embarcación que era el norteamericano Robert Erickson. Granma, en español significa Gran Madre.

Tras el desembarco de los expedicionarios la nave fue ocupada por el ejército batistiano y le hicieron algunas adaptaciones. Al triunfo de la Revolución, Fidel ordenó al timonel Francisco Collado que localizara la embarcación y la llevara a La Habana.

El 8 de enero de 1959, cuando Fidel entra a la Habana, el yate Granma ingresaba al antiguo embarcadero del Estado Mayor de la Marina.

González relata que Fidel , camino hacia el Palacio visita la embarcación, hace un recorrido, habla sobre la travesía del yate y visita el  Palacio Presidencial. “El yate es uno de los objetos que más se preserva en la Revolución porque obviamente es un símbolo de la lucha”, dijo González.

“Ese mismo día se le pregunta a Fidel el destino que tendría el antiguo Palacio Presidencial y el líder cubano responde que aunque el pueblo no tenía afecto por ese edificio, sabía que se iba a convertir en algo que el pueblo cubano apreciaría”, añadió.

“Y sus palabras se cumplieron y hoy es el museo de la Revolución que cumple 50 años”, apuntó.

En el Memorial también se conservan los viejos jeeps en que ingresaron a La Habana Fidel, su hermano Raúl y el alto mando revolucionario. Asímismo, se encuentran ahí los restos de aviones recuperados al enemigo y naves derribadas en las invasiones fracasadas a la Isla.

Miles de personas desfilan todos los días por el Palacio Presidencial y el Memorial Granma, para revivir la historia de lucha del pueblo cubano.

también te puede interesar