Internacionales

Evo Morales dedicó su victoria a los gobiernos antiimperialistas de la región

Tenemos la enorme responsabilidad con Bolivia, pero también con la vida y la humanidad, de profundizar y acelerar el proceso de cambios, dijo el presidente boliviano reelecto con el 63 por ciento de los votos emitidos

Redacción Central |

Tenemos la enorme responsabilidad con Bolivia, pero también con la vida y la humanidad, de profundizar y acelerar el proceso de cambios, dijo el presidente boliviano reelecto con el 63 por ciento de los votos emitidos

El presidente reelecto Evo Morales llamó a la oposición derrotada en las elecciones del domingo a “trabajar juntos por Bolivia”, se dijo obligado, por sus aplastante triunfo en las urnas, con 63% de los votos, a acelerar el proceso de cambios que impulsa desde 2006 y dedicó su victoria a los gobiernos antiimperialistas de la región, en un emotivo discurso pronunciado desde los balcones del Palacio Quemado en La Paz.

De acuerdo con datos obtenidos por empresas de estudios demoscópicos, por vía del método de conteo rápido, de alta fiabilidad, Morales obtuvo el 63% de los votos, frente al 28% de su principal contendor, el ex militar derechista, Manfred Reyes Villa, y al magro 6% que cosechó el empresario Samuel Doria Medina.

La incontrastable victoria en las urnas le permitirá controlar, con más de dos tercios de sus componentes, la bicameral Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP), sucesora del Congreso, que se instalará el 22 de enero próximo, cuando volverá a ser investido para un nuevo mandato hasta 2015.

Contradijo a sectores que, por conducto mediático, le achacaron un desencanto y retirada de la clase media boliviana de su proyecto, cuyo voto le ungió en el Palacio Quemado en las elecciones de 2005.

“Ahí (en la votación de este domingo en las ciudades, con un 52% del global) está la clase media, ahí están los profesionales para sumarse a este proceso revolucionario. Falso (entonces) que la clase media nos abandonó”, afirmó. Morales quien  alcanzó una votación cercana al 80% en las áreas rurales y campesinas de Bolivia.

Ante una multitud delirante que abarrotó la Plaza Murillo, en La Paz, a cuyos costados se alzan los edificios de la democracia, Morales convocó a sus opositores a servir en consorcio a Bolivia.

“Hago una convocatoria a autoridades que no quieren trabajar con Evo, a alcaldes, a cívicos, a empresarios, a intelectuales que dudan, a servir a Bolivia”, afirmó en tono sereno y conciliador. “Que vengan a trabajar por el pueblo boliviano, porque somos de la cultura del diálogo”, insistió al arengar la adhesión de sus adversarios políticos.

“Ahora sí tenemos el camino abierto, entendiéndonos como bolivianos, un camino abierto, dialogando con distintos sectores para aplicar la primera Constitución, aprobada por pueblo boliviano” en las urnas en enero pasado, desafió.

Sin mencionar nombres, ni siquiera de sus adversarios electorales, el mandatario llamó a líderes cívicos, principalmente de las regiones de Santa Cruz (este), Beni (nordeste) y Pando (norte),  donde en 2008  hubo una  intentona de golpe de Estado, a trabajar lejos de intereses sectoriales y regionales por el desarrollo del  país andino amazónico.

“A cívicos de esas regiones que vengan a trabajar para servir al pueblo; primero está Bolivia  Al margen de cualquier reivindicación de carácter sectorial, regional, primero es Bolivia”, recalcó.

“Jamás ejerceremos políticas de amedrentamiento, hostigamiento o de prebendas”, prometió en su mensaje a la oposición doméstica.

El mandatario reelecto se dijo, a la luz del apoyo popular que recibió en las urnas, obligado  a acelerar el proceso de cambios estructurales que puso en marcha en su primera gestión y que subraya la industrialización del país más pobre de Suramérica, cuyo desempeño económico repuntó, sin embargo, entre 2006 y 2008 como nunca antes en 184 años de historia.

“Tenemos la enorme responsabilidad con Bolivia, pero también con la vida y la humanidad, de profundizar y acelerar el proceso de cambios”, añadió. “Que obtengamos más de dos tercios (en la ALP) nos obliga, me obliga, a acelerar el proceso de cambios”, insistió.

Morales, de 50 años, el presidente con mayor apoyo popular en la historia política de Bolivia, dedicó su triunfo electoral a los países y gobiernos que apoyaron la  “revolución democrática y cultural”, en referencia a los signatarios de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y otros gobiernos y líderes

“El triunfo en Bolivia no sólo es para los bolivianos; este triunfo de los bolivianos es, fundamentalmente, un justo reconocimiento, es una dedicación, a presidentes, a gobiernos, a pueblos antiimperialistas”, enfatizó.

Morales, que sumó su sexta victoria electoral al hilo entre 2005 y 2009, se dijo convencido de que los cambios pueden ser operados en las urnas, lejos de la vía violenta y con el apoyo popular. “El pueblo, con su participación, demuestra que es posible cambiar Bolivia en base al voto del pueblo boliviano”, aseveró, al tiempo de rendir tributo a la vocación democrática de sus compatriotas.

“Hoy Bolivia nuevamente demuestra una vocación democrática, una revolución democrática, cultural, al servicio del pueblo. Nuevamente el pueblo boliviano hace historia, gracias a su conciencia. Lo que hoy ha visto el pueblo boliviano es cómo avanzar con un proyecto, con un programa del pueblo, al servicio del pueblo boliviano”, afirmó.

Se congratuló porque, “con más del 63 por ciento (de los votos), casi 64 por ciento, se han impuesto estas transformaciones en lo económico, en lo estructural y económico”.

Las nueve regiones  bolivianas terminaron de dotarse este domingo en las urnas de gobiernos locales autonómicos basados en la Constitución, según los resultados preliminares del Referéndum Autonómico Departamental que se verificó en La Paz, Cochabamba, Oruro, Potosí y Chuquisaca.

Un poco al margen de los resultados de las elecciones generales, las empresas encuestadoras y medios de información mostraron que los resultados preliminares del referéndum departamental por el Sí en estas cinco regiones bolivianas sobrepasaban el 70%.

Los departamentos de Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija ya eligieron su autonomía en un referéndum a mediados de 2006 y que hasta ahora no se pudo aplicar efectivamente porque no estaba constitucionalizado ni había ninguna ley o norma que la regulara.

La opción Sí ganó con el 74 por ciento de los votos en La Paz, 72 por ciento en Oruro, 70 por ciento  en Potosí, 74 por ciento  en Cochabamba y 78 por ciento  en Chuquisaca, según datos obtenidos por el método demoscópico de conteo rápido.

Para el 4 de abril del año que viene, se han señalado las elecciones que seleccionarán a los primeros gobernadores autonómicos de Bolivia, que reemplazarán a los prefectos departamentales, como lo establece la Constitución.

El vicepresidente Álvaro García Linera destacó que otra de las dimensiones de la elección, además de la reelección de Morales, representa la incorporación de las autonomías departamentales. “Ahora sí se está ejecutando una autonomía como debería haber sido siempre. Una autonomía constitucional, democrática, equitativa, en el marco de la unidad de Bolivia”, destacó.

Explicó que estos resultados van a configurar el nuevo Estado no sólo como Plurinacional en el sentido de igualdad de pueblos, culturas e idiomas, sino un Estado Autonómico.

“Esta es la revolución política, más importante de Bolivia desde su fundación porque se consagra algo que no se pudo el año 1825 por la igualdad de los pueblos y se consagra algo que tampoco se pudo en los últimos 100 años que era la desconcentración del poder”, afirmó.

también te puede interesar