Internacionales

EE.UU. apoya comicios organizados por golpistas hondureños y la Resistencia los desconoce

A pesar de que la comunidad internacional rechaza esas elecciones si no se restituye en el cargo al presidente Manuel Zelaya, el embajador norteamericano dijo que “traerán la paz”, confirmando el apoyo de Washington al gobierno de facto

Redacción Central |

A pesar de que la comunidad internacional rechaza esas elecciones si no se restituye en el cargo al presidente Manuel Zelaya, el embajador norteamericano dijo que “traerán la paz”, confirmando el apoyo de Washington al gobierno de facto

A pesar del incumplimiento de la demanda internacional de restitución en su cargo del presidente Manuel Zelaya, Estados Unidos, por boca de su embajador en Tegucigalpa, Hugo Llorens, afirmó que los comicios organizados por el gobierno de facto para el próximo día 29 “traerán la paz” al país.

Las declaraciones de Llorens confirmaron el apoyo de Washington a los golpistas al aceptar un proceso electoral que se celebrará con el Presidente legítimo en la embajada de Brasil,  rodeada por centenares de soldados, la represión en las calles y leyes que coartan la libertad de expresión.

Estados Unidos, de esta forma, desconoce también las resoluciones de la Organización de Naciones Unidas y  la OEA, así como del Grupo de Río, la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), la reunión de Vicepresidentes de América Latina y el Caribe, otras entidades regionales y numerosos gobiernos del mundo denunciando el golpe de Estado y exigiendo el regreso de Zelaya al poder.

Por su parte, el Frente Nacional de Resistencia contra el golpe de Estado en Honduras emitió un comunicado anunciando que desconocerá en forma activa el resultado y cualquier gobierno que surjan de esas votaciones.

La declaración del Frente, que denuncia la actitud cómplice de Estados Unidos, dice, textualmente:

1. Al haber vencido el plazo establecido para el jueves 5 de noviembre a las 12 de la noche sin haber sido restituido el presidente legítimo Manuel Zelaya Rosales, declaramos nuestro desconocimiento activo del proceso electoral del 29 de noviembre del presente año.

Unas elecciones impulsadas por un régimen de facto que reprime y atropella los derechos humanos y políticos de los ciudadanos y ciudadanas, serían sólo una forma de validación de la dictadura de la oligarquía a nivel nacional e internacional, y un método para asegurar la continuación de un sistema que margina y explota a los sectores populares para garantizar los privilegios de unos pocos.

La participación en tal proceso le daría legitimidad al régimen golpista o a su sucesor que se instalaría fraudulentamente el 27 de enero de 2010.

2. El desconocimiento de la farsa electoral se mantendrá firme aún cuando durante el período comprendido entre el día de hoy y el 29 de noviembre, fuera restituido en su cargo el Presidente Manuel Zelaya, en vista de que 20 días o menos es un lapso muy corto para desmontar el fraude electoral que se fraguó para asegurar que uno de los representantes de la oligarquía golpista sea impuesto para darle continuidad a su proyecto antidemocrático y represor.

Lo anterior no significa que hemos renunciado a nuestro reclamo fundamental de regresar a Honduras al orden institucional, que incluye el retorno del presidente Zelaya al cargo para el que fue elegido por el pueblo hondureño por cuatro años.

3. Hoy más que nunca se demuestra que el ejercicio de la democracia participativa a través de la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente no sólo es un derecho innegociable sino la única vía para dotar de un sistema político democrático e incluyente a la población hondureña.

4. Denunciamos la actitud cómplice del gobierno de los Estados Unidos, que maniobró para dilatar la crisis y ahora muestra su verdadera intención de validar el régimen golpista y asegurar que el siguiente gobierno sea dócil a los intereses de las compañías transnacionales y su proyecto de control regional.

Por ello, consideramos correcta la decisión del Presidente Manuel Zelaya de declarar fracasado el Acuerdo de Tegucigalpa que forma parte de la estrategia norteamericana de dilatar su restitución para validar el proceso electoral.

5. Hacemos un llamado a las organizaciones y candidaturas políticas que se postulan para el 29 de noviembre para que muestren una actitud consecuente con los compromisos asumidos anteriormente y se retiren públicamente de la farsa electoral.

6. Convocamos a la población organizada y no organizada a sumarse a las acciones de repudio de la farsa electoral y a promover las acciones de desobediencia civil que realizaremos amparamos en el artículo 3 de la Constitución de la República, que nos da derecho a la desobediencia y a la insurrección popular.

7. A los gobiernos y pueblos hermanos del mundo los llamamos a mantener la presión política para derrotar la dictadura militar impuesta por la oligarquía y el imperialismo, así como a desconocer las falsas elecciones del 29 de noviembre y a las autoridades espurias que pretendan presentarse como representantes electos por el pueblo.

también te puede interesar