Internacionales

Puede haber un adiós para siempre a empleos perdidos en Estados Unidos

La profunda crisis existente en ese país puede hacer que el enorme número de gente que ha quedado sin trabajo nunca más pueda recuperarlo aún después de llegar al final la recesión económica actual y eso lo dicen expertos norteamericanos cuyos criterios son recogidos en el artículo del analista de la agencia AP Tom Raum que reproducimos por su interés

Redacción Central |

La profunda crisis existente en ese país puede hacer que el enorme número de gente que ha quedado sin trabajo nunca más pueda recuperarlo aún después de llegar al final la recesión económica actual y eso lo dicen expertos norteamericanos cuyos criterios son recogidos en el artículo del analista de la agencia AP Tom Raum que  reproducimos por su interés

Incluso en el marco de una recuperación económica, muchos empleos perdidos durante la recesión quizás no regresen nunca y el mercado laboral podría mantenerse débil durante varios años.

“Esta Gran Recesión es un punto de giro para la economía en muchos sentidos. Creo que el índice de desempleo será más alto permanentemente, o al menos se mantendrá más alto en el futuro predecible”, dijo Mark Zandi, economista jefe y cofundador de Moody’s Economy.com.

“La psiquis colectiva ha cambiado como resultado de lo que hemos pasado. Y el resultado es que las cosas serán diferentes”, dijo Zandi, que anteriormente fue asesor del senador John McCain, republicano por Arizona, y ahora asesora a demócratas en la Casa Blanca y el Congreso.

Las palabras “esta vez todo será diferente” siempre son dudosas. Pero economistas y legisladores afirman que no se puede contar con la dinámica de creación de empleos de recuperaciones anteriores.

Estas son las razones:

  • El sector automovilístico y el de la construcción ayudaron a sacar al país de recesiones anteriores. Pero la hemorragia de la industria y el excedente de viviendas en ejecución hipotecaria y propiedades comerciales vacías hacen poco probable que estos dos sectores puedan impulsar pronto la economía.
  • El mercado laboral está atrapado en un círculo vicioso: sin más empleos es difícil que el consumidor gaste más, pero sin ese gasto las empresas tienen pocas razones para contratar a más empleados.
  • A muchos negocios pequeños y medianos se les sigue haciendo difícil conseguir préstamos bancarios, lo que afecta sus planes de ampliación y el crecimiento económico.
  • Las familias de ingresos altos están gastando menos debido a las grandes pérdidas sufridas en el valor de sus viviendas, planes de retiro y otras inversiones. Las familias de ingresos bajos gastan menos porque ya no pueden tomar préstamos con la misma facilidad que antes.

Los economistas y los legisladores concuerdan en que la recuperación del empleo será prolongada, aunque sus propuestas para remediar la situación sean muy diversas.

Los negocios, que reducen gastos, demorarán en contratar de nuevo o reemplazar a los empleados que cesantearon. Muchos de los 7.2 millones de empleos que la economía perdió desde el comienzo de la recesión en diciembre del 2007 podrían desaparecer para siempre.

Incluso antes de la recesión, muchos empleos se habían evaporado o las fábricas se fueron a otros países en medio de una desaceleración general de la manufactura en Estados Unidos. La crisis más grave desde la Gran Depresión ha acelerado ese proceso.

Muchos economistas creen que la recesión cambió de dirección en el recién terminado tercer trimestre y pronostican un crecimiento modesto del Producto Interno Bruto durante los próximos años. Pero el índice de desempleo está en 9.8 por ciento –el más alto en 26 años– y es probable que pronto supere 10 por ciento y se quede ahí un tiempo.

“Hay muchos factores que presionan contra una recuperación rápida”, dijo Heidi Shierholz, economista del Instituto de Política Económica, que favorece a los sindicatos. “Las cosas volverán a la normalidad. Pero va a demorar mucho tiempo. Creo que vamos a ver un desempleo alto hasta por lo menos el 2014”.

En el mejor de los casos, muchos economistas consideran que habrá una recuperación económica sin un regreso a un desempleo moderado. En el peor de los escenarios, sugieren que la frágil recuperación podría perder impulso y arrastrar la economía a una nueva recesión.

“Tenemos que trabajar esta recuperación paso a paso”, dijo hace unos días el presidente Barack Obama.

Al Presidente y a los legisladores demócratas se les dificulta llegar a un consenso sobre cómo mantener el ritmo de la recuperación y ayudar a millones de desempleados, además de un nuevo paquete de estímulo económico en medio de la alarma creciente entre los electores ante el aumento del déficit federal.

Hasta el momento no han podido siquiera ganar una simple prórroga de tres meses de los beneficios de desempleo para las personas en estados con un desempleo por encima del 8.5 por ciento.

La prórroga, aprobada sin problemas en la Cámara días atrás, está atascada en el Senado debido a disputas sobre qué estados recibirían los fondos. Cientos de miles de personas ya han perdido sus beneficios o están a punto de perderlos.

La Casa Blanca dice que el plan de estímulo de $787,000 millones aprobado en febrero fue clave para evitar pérdidas mayores de empleos. Desde que Obama asumió el cargo en enero la economía ha perdido 3.4 millones de empleos.

Los republicanos opinan que el programa de estímulo no ha funcionado como generador de empleos y es un derroche del dinero de los contribuyentes. La semana pasada, la Cámara de Comercio de Estados Unidos lanzó una costosa campaña publicitaria para alabar a los dueños de pequeños negocios y expresar que nuevas medidas gubernamentales no estimularán un crecimiento permanente del mercado laboral.

Los líderes de la Cámara de Comercio hicieron un llamado a la creación de más de 20 millones de empleos en el sector privado durante la próxima década, diciendo que es necesario reemplazar los empleos perdidos durante la recesión y seguir el ritmo de crecimiento de la población.

“El gobierno puede apoyar unos cuantos empleos a corto plazo”, pero la libre empresa es el único sistema que puede crear 20 millones, dijo Thomas Donohue, presidente de la Cámara de Comercio.

Para muchos economistas, ese objetivo es inalcanzable dados los cambios en el horizonte económico.

“La nueva norma es que el crecimiento económico del país será anémico durante años. En estos momentos las perspectivas son remotas de que el desempleo baje”, dijo Allen Sinai, presidente de Decision Economics Inc. Sinai dijo que duda de que el desempleo baje pronto a menos del 7 por ciento.

Muchos economistas consideran que un índice de desempleo de entre 4 y 5 por ciento refleja una economía de “empleo completo”, en la que casi todo el que quiere trabajo lo tiene. Luego de la recesión del 2001, el índice subió al 5.8 por ciento en el 2002 y alcanzó su punto máximo de 6.3 por ciento en el 2003 antes de regresar a 4.6 por ciento en el 2006 y el 2007.

¿Regresará alguna vez el desempleo a ese nivel?

“Yo no diría que nunca. Pero sí pienso que va a demorar mucho tiempo”, dijo Bruce Bartlett, ex economista del Departamento del Tesoro y autor del libro The New American Economy: The Failure of Reaganomics and a New Way Forward.

“El vínculo entre el crecimiento de la economía y el crecimiento del empleo no es como antes. No sé si la relación se rompió definitivamente o sólo es temporal. Pero está claro que no vemos el nivel de aumento en el empleo que se esperaría normalmente”, dijo Bartlett.

también te puede interesar