Internacionales

Adoptó acuerdos Cumbre de Jefes de Estado y Gobierno del ALBA

Los países miembros desconocerán comicios realizados por los golpistas hondureños y al gobierno que surja de ellos, estudiarán la creación de un organismo de defensa del bloque y firmaron el tratado constitutivo del Sistema Unificado de Compensación de Pagos Recíprocos, para permitir intercambios comerciales con la moneda común SUCRE

Redacción Central |

Los países miembros desconocerán comicios realizados por los golpistas hondureños y al gobierno que surja de ellos, estudiarán la creación de un organismo de defensa del  bloque y firmaron el tratado constitutivo del Sistema Unificado de Compensación de Pagos Recíprocos, para  permitir intercambios comerciales con la moneda común SUCRE

Las naciones miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), entre sus primeros acuerdos en el marco de la VII Cumbre de ese mecanismo integracionista,  firmaron el tratado constitutivo del Sistema Unificado de Compensación de Pagos Recíprocos, el cual permitirá realizar intercambios comerciales intrarregionales con la moneda común, el SUCRE.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, durante una de sus intervenciones, explicó que cuando el dólar es usado en las transacciones entre países, Estados Unidos, “está captando parte de la producción nuestra”, en base a lo que se conoce en términos económicos como “ingreso por señoriaje”.

“Quien emite la moneda se lleva parte de la producción y encima dependemos de una moneda extraregional”, añadió Correa.

Informó que la segunda fase del Sucre, permitirá una “independencia absoluta del dólar” a través de la implementación de una moneda electrónica, lo cual significa “un paso histórico para la verdadera soberanía de los pueblos”.

La moneda intraregional lleva el nombre del libertador venezolano Antonio José de Sucre, uno de los comandantes que dirigió en Suramérica la Guerra de la Independencia en el siglo XIX contra la corona española.

Para que entre en vigencia el Sucre, los países miembros deberán hacer depósitos en sus respectivas monedas locales en el Banco del ALBA que tiene su sede en Caracas, según lo acordado.

Por su parte, el presidente de Venezuela, país promotor del ALBA junto a Cuba, Hugo Chávez, enfatizó que “sin un modelo socialista es imposible que nosotros construyamos una historia y un mundo nuevo”, por lo que dijo que “estamos obligados a unirnos en la planificación de nuestro rumbo económico”.

“Cada quien según sus capacidades y a cada quien según sus necesidades, es un principio socialista”, puntualizó Chávez.

La VII Cumbre  aprobó además que el Consejo Político del bloque estudie y proponga la creación de un organismo de defensa, algo que había sido planteado minutos antes por el mandatario anfitrión, el boliviano, Evo Morales.

A esos efectos, la Comisión Política de ALBA realizará el estudio correspondiente para materializar dicho acuerdo y  desarrollar  una nueva doctrina para los jóvenes militares de las naciones integrantes del ALBA.

En relación a la situación en Honduras, los mandatarios acordaron no reconocer cualquier proceso electoral organizado mientras los golpistas estén en el poder así como a un gobirno surgido de ese tipo de comicios.

La Cumbre aprobó la siguiente declaración en relación con Honduras:.

La Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América (ALBA-TCP), ante la gravedad de las acciones violatorias de todos los derechos y garantías fundamentales del pueblo hondureño, que sistemáticamente vienen cometiéndose desde el pasado 28 de junio del año en curso en la hermana República de Honduras, expresa su más profundo rechazo por la insostenible situación política y social actual, a causa de la irresponsable aventura de quienes urdieron y consumaron un infame golpe de Estado, que pese al rechazo general, tanto interno como internacional, continúan ilegalmente usurpando el poder en detrimento del derecho constitucional de los hondureños de contar con sus autoridades elegidas legal y legítimamente, de acuerdo al poder constituyente soberano que emana del pueblo;

Tomando en cuenta que la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América (ALBA) fue el primer grupo en reaccionar frente al golpe de Estado en Honduras, por considerarla una agresión directa contra la democracia y todos los países del ALBA, activando resoluciones y pronunciamientos de condena de otros grupos y organismos regionales e internacionales;

Conscientes de que sólo el restablecimiento pleno del régimen democrático a través de la restitución inmediata e incondicional del presidente Manuel Zelaya Rosales pondrá fin a la violación grave de los derechos humanos, a la suspensión de garantías y libertades públicas, a la brutal represión y las muertes que hoy sufre el pueblo de Honduras, y al cierre de medios de comunicación por su denuncia permanente del régimen usurpador;

Preocupados por el asedio en contra de la embajada de la República Federativa de Brasil y otras misiones diplomáticas acreditadas en Tegucigalpa, que viola lo concerniente a las inmunidades y garantías establecidas en la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas;

Expresando seria preocupación ante los peligros que enfrentan el presidente constitucional de Honduras, José Manuel Zelaya, integrantes de su familia, funcionarios diplomáticos y otras personas que se encuentran en la embajada de Brasil en Tegucigalpa; sometidos a sistemáticas agresiones físicas y psicológicas mediante el uso de gases y sustancias tóxicas, equipos de ultrasonido, reflectores de alta intensidad que generan calor, amenazas de allanamiento y asalto permanentes;

Teniendo presente que la dictadura militar-empresarial en Honduras ha actuado en evidente menosprecio de las resoluciones del ALBA y de la comunidad internacional, tanto de la ONU, OEA, Unasur, Grupo de Río, Caricom y SICA, entre otros, que exigen el retorno del orden constitucional en Honduras; y el hecho de que los esfuerzos diplomáticos emprendidos en tal sentido no han dado los resultados que demandan el pueblo hondureño y la comunidad internacional;

Habiéndose agotado las dilaciones del régimen de facto se incrementan nuestras preocupaciones por un recrudecimiento de la violencia sobre el pueblo hondureño con la finalidad de imponer de forma violenta los resultados del proceso electoral que impulsan, el cual ya fue desconocido por la comunidad internacional;

Haciéndose necesario aplicar acciones firmes y concretas para sancionar al régimen golpista, resolvemos:

1. Los pueblos y gobiernos del ALBA expresan que ante la intransigencia del régimen usurpador frente a las resoluciones de la comunidad internacional, redoblarán sus esfuerzos por el restablecimiento del orden constitucional en Honduras a través de la restitución del presidente Manuel Zelaya.

2. No reconocer ningún proceso electoral realizado bajo el régimen golpista, ni ningún resultado del mismo.

3. No permitir el ingreso o permanencia en el territorio de ninguno de los países miembros de la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América de los principales responsables del golpe de Estado en Honduras.

4.Aplicar sanciones económicas y comerciales en contra del régimen golpista, adoptadas por parte de los países miembros según corresponda.

5. Encomendar al grupo de trabajo en temas de derecho internacional, autodeterminación, respeto a la soberanía y derechos humanos del ALBA el estudio de acciones ante instancias de justicia internacional y otras, en contra de los principales responsables del golpe de Estado en Honduras.

6.Pedir de manera urgente a la Secretaría de la ONU que nombre una comisión especial de cancilleres para que viaje a Honduras a exigir al régimen golpista, en apoyo a Brasil y en cumplimiento de la Convención de Viena, respeto a la inviolabilidad de la misión diplomática de ese hermano país, y condiciones de seguridad y humanitarias adecuadas para la permanencia del presidente Zelaya, su familia y demás acompañantes en dicha sede diplomática.

7. En una ofensiva diplomática, los estados miembros del ALBA, como integrantes plenos de los organismos regionales e Internacionales: ONU, OEA, Unasur, Grupo de Río y SICA procederán a convocar reuniones extraordinarias e inmediatas de los mismos, para presentar la situación de Honduras y promover la adopción de acciones contra el régimen golpista, en el marco de este mandato.

8.Finalmente nos declaramos en sesión y vigilia permanentes, para acompañar la lucha del pueblo hondureño y a su legítimo Presidente, por el respeto de sus derechos y libertades, fundamentalmente el derecho soberano a elegir democráticamente sus autoridades, y su derecho al ejercicio del poder constituyente

también te puede interesar