Internacionales

Centroamérica y el Caribe respiran, temporada de huracanes se diluye

Para suerte de los países de la región, el período de ciclones en el Atlántico va desapareciendo sin tocar al Caribe y a otras zonas cercanas a ese Océano

Redacción Central |

Para suerte de los países de la región, el período de ciclones en el Atlántico va desapareciendo sin tocar al Caribe y a otras zonas cercanas a ese Océano

Un gran alivio sienten hoy los pobladores del Caribe, Centroamérica y la costa este de Estados Unidos, quienes no han visto pasar ningún huracán durante este período, luego del fuerte castigo sufrido por la región en el 2008, y que dejó muertos, heridos y cuantiosos daños materiales en todos los territorios afectados.

Este temporada del Atlántico ha tenido una calma inusual y los expertos atribuyen tal situación al fenómeno climatológico de El Niño presente en el Pacífico.

El período que suele mostrar las peores tormentas, considerado como pico de la temporada de huracanes, y que comprende los meses de septiembre y octubre, se desarrolla con total pasividad, sin consecuencias para ningún territorio.

El único huracán que se formó a principios de septiembre, Fred, terminó  desintegrándose en el Atlántico.

Las posibilidades de que se produzcan nuevos fenómenos en lo que queda del año son bajas, aseguran los expertos pues históricamente, los años poco activos como éste tienden a no tener actividad a final de temporada.

Pese a que su extensa cadena de islas se interpone casi siempre en la trayectoria de los ciclones tropicales -que emergen frente a las costas  africanas y se desplazan hacia el oeste por el Atlántico-, esta extraña temporada de huracanes podría terminar de diluirse sin ningún impacto contra el Caribe, ni Estados Unidos.

Los pronósticos previos indicaban que este año podían formarse en el Atlántico entre nueve y catorce tormentas tropicales con nombre y de cuatro a siete huracanes, según el último reporte en mayo de la estadounidense Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA).

Hasta el momento, se formaron ocho tormentas tropicales en toda la temporada, y sólo dos huracanes.

Bill, primer huracán de 2009 y que desarrolló enorme poder hasta la categoría cuatro (vientos de 217 km h) en la escala Saffir Simpson -con máximo  en cinco- fue el único que tuvo algún efecto. Sin tocar territorio estadounidense, alcanzó la costa sur canadiense donde causó algunos destrozos.

también te puede interesar