Internacionales

Antiterrorista cubano sentenciado en Miami a 21 años y 10 meses de prisión

Aunque la jueza Joan Lenard se vio obligada por orden de una Corte de Apelaciones a reducir la condena inicial a Antonio Guerrero, le aplicó otra sentencia también injusta

Redacción Central |

Aunque la jueza Joan Lenard se vio obligada por orden de una Corte de Apelaciones a reducir la condena inicial a Antonio Guerrero, le aplicó otra sentencia también injusta

La Jueza de la Corte de Miami Joan Lenard sentenció  a 21 años y 10 meses de prisión al antiterrorista cubano Antonio Guerrero, uno de los cinco cubanos que, por buscar información en La Florida para evitar nuevos atentados terroristas contra Cuba, guardan prisión en cárceles de Estados Unidos.

Lenard se vio obligada a emitir una resentencia en el caso de Guerrero después  que la Corte de Apelaciones considero exagerada la condena de cadena perpetua más 10 años de prisión la cual  le había impuesto anteriormente, tras haber sido detenido en 1998.

La magistrada Joan Lenard no siguió siquiera las recomendaciones del gobierno mediante la fiscalía y de  los abogados que sugerían una reducción a 20 años de la anterior condena a cadena perpetua más 10 años.

Dictó su nueva condena mientras Guerrero permanecía encadenado pero con la firmeza de siempre en la sala del juicio y la magistrado, con evidente amargura e ira, declaro muy frustrada que el prisionero “no se había arrepentido” como ella esperaba.l

Según Alicia  Jrapko,  del Comité Internacional por la Libertad de los Cinco, quien estuvo presente en la vista oral, declaró que los representantes del gobierno reconocieron allí  que el caso provocó reacciones diversas en el mundo, donde muchas voces exigen su excarcelación.

La audiencia de Guerrero antecede a las de Fernando González y Ramón Labañino, otros dos de sus compañeros, las cuales fueron pospuestas luego de que la jueza emitiera una orden en respuesta a una solicitud de la defensa.

Los tres antiterroristas estaban pendientes de una vista de resentencia, de acuerdo con un fallo del Onceno Circuito de Apelaciones de Atlanta, que anuló las anteriores condenas por considerarlas incorrectas, resultantes de un turbio proceso judicial.

Ellos tres  y los también cubanos Gerardo Hernández y René González, cumplen condenas que van desde los 15 años hasta la doble cadena perpetua impuestas por Lenard en 2001 aunqu permanecen en prisión desde septiembre de 1998.

Padre dos veces, poeta e ingeniero en construcción de aeródromos, Guerrero fue acusado de conspiración para cometer espionaje y delitos contra Estados Unidos, ser un agente extranjero no declarado, y portar documentación falsa, entre otros cargos.

Aunque la prensa norteamericana los presentó como espías, ni los 70 testigos citados entonces, los análisis de expertos autorizados en la materia, ni las pruebas recogidas en los 119 volúmenes de transcripciones, probaron la implicación de los Cinco..

Expertos como los generales Charles Whilhem y Edgard Atkinson, el almirante Eugene Carol, el coronel George Busckner, e incluso, el ex director de la Agencia de Inteligencia del Pentágono, James Clapper, negaron que ellos tuvieran acceso a datos clasificados o secretos.

Guerrero trabajaba en un taller de fundición de la Base Naval de Boca Chica, pero nunca solicitó pase de seguridad, visitó zonas restringidas ni intentó entrar en ellas, como comprobaron los agentes federales encargados de vigilarlos por más de dos años.

En todo el proceso quedó en evidencia que la razón de ser de los Cinco era evitar acciones terroristas contra Cuba, fraguadas desde territorio norteamericano.

El por qué Cuba infiltra las organizaciones de Miami, lo enunció el propio Guerrero en su alegato en 2001, al recordar a las tres mil 400 personas muertas, las dos mil incapacitadas, y los cuantiosos daños materiales por las agresiones  terroristas desde Estados Unidos.

también te puede interesar