Internacionales

Golpistas reprimen violentamente otra manifestación en Honduras

La ONU advirtió sobre la presencia de paramilitares colombianos al servicio del gobierno de facto y empresarios hondureños

Golpistas hondureños
Golpistas reprimen violentamente otra manifestación en Honduras. | Reuters

Redacción Central |

La ONU advirtió sobre la presencia de paramilitares colombianos al servicio del gobierno de facto y empresarios hondureños

Policías y militares hondureños reprimieron este viernes con gases lacrimógenos y cañones de agua la manifestación de seguidores del presidente Manuel Zelaya frente a la sede que busca una supuesta salida a la crisis política.

Por segundo día consecutivo, los manifestantes, que se habían concentrado frente a la Universidad Pedagógica, desfilaron hacia el hotel donde se llevan a cabo las conversaciones, pero las fuerzas de seguridad atacaron  la protesta lanzando bombas lacrimógenas y chorros de agua desde una tanqueta.

“Asesinos”, “golpistas”, “no nos van a detener”, les gritaban los partidarios de la resistencia a los policías mientras corrían cubriéndose con pañuelos para evitar los efectos de los químicos.

Los manifestantes volvieron desafiantes a las afueras del hotel, pero de nuevo chocaron con el  cordón de agentes antimotines que avanzó hacia ellos enarbolando sus bastones.

“Aunque nos tiren gases, seguiré en pie de lucha porque quiero tener al presidente por el que voté en la Casa de Gobierno, no al que pusieron las fuerzas armadas”, afirmó Orlinda Cruz, un ama de casa de 59 años, mientras se aliviaba del efecto de los gases con bolsitas de agua sobre la cara.

El gobierno de facto de Roberto Micheletti anunció el lunes pasado  la derogación del decreto conque restringió las libertades de reunión, movimiento y prensa, pero este sigue vigente porque aún no se publica en el diario oficial La Gaceta.

“Se aprovechan de que el decreto está vigente para seguir reprimiendo al pueblo con sus armas. Exigimos que paren la represión. No puede haber diálogo mientras siguen golpeando a la gente”, gritó uno de los activistas del Frente de Resistencia contra el Golpe de Estado del 28 de junio.

Uno de los policías dijo a la prensa que seguirán dispersando las protestas: “El decreto sigue vigente, no tienen derecho a salir y ya los vamos a desalojar de nuevo hasta que se vayan”, afirmó.

Una misión de cancilleres de la Organización de Estados Americanos (OEA), que instaló el miércoles el diálogo entre representantes de Micheletti y Zelaya, pidió al gobierno de facto respetar los derechos humanos y hacer efectiva la derogatoria del decreto, a fin de propiciar un buen clima para las pláticas.

Mientras tanto, la ONU pidió a las autoridades de facto de Honduras que tomen todas las medidas necesarias para “prevenir la utilización de mercenarios en su territorio”, al expresar su preocupación por las informaciones que señalan la presencia de ex paramilitares colombianos en ese país.

El Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre la utilización de mercenarios expresó en un comunicado su preocupación por las recientes informaciones de prensa que señalan que ex paramilitares de Colombia fueron reclutados en Honduras para proteger propiedades e individuos en caso de nuevos actos de violencia.

Según las informaciones de que dispone el Grupo de la ONU, “unos 40 ex integrantes de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), fueron reclutados por propietarios de tierras en Honduras, tanto para su protección personal como la de sus propiedades, previendo actos de violencia tras el golpe de Estado del 28 de junio de 2009.

Otras fuentes de información mencionan la existencia de un grupo de 120 paramilitares de varios países de la región, integrado para apoyar el golpe de Estado en Honduras, precisó el comunicado del Grupo, compuesto por cinco expertos independientes.

El comunicado recordó que Honduras es parte de la Convención Internacional contra el Reclutamiento, la Utilización, la Financiación y el Entrenamiento de mercenarios, instrumento jurídico que prohíbe dichas actividades.

Paralelamente, fuerzas policiales de Honduras hostigaron durante la noche y la madrugada  al presidente Manuel Zelaya y sus acompañantes en la embajada de Brasil, denunció uno de los testigos del hecho.

El periodista Juan Galdames, de la emisora Radio Globo, que transmite sólo por Internet, informó sobre la colocación de una grúa al borde de la sede diplomática, con dos francotiradores en su cajuela de trabajo.

Añadió que, durante la noche, soldados con mirillas láser estuvieron marcando con sus fusiles las luces rojas en partes de la edificación, en otra acción intimidatoria, alertó Galdames.

Relató también que, durante la madrugada, ocurren frecuentes cambios de guardia, policías marchan ante los portones y en ocasiones, carros de combate.

Galdames dijo que, a pesar de esas acciones de guerra psicológica, Zelaya y todos sus acompañantes tienen la moral muy alta y con el ánimo fuerte.

La Organización de Estados Americanos (OEA) solicitó ayer en Tegucigalpa garantías para el presidente Zelaya y “condiciones de vida y trabajo acordes con su alta dignidad”, pero el jefe del gobierno de facto, Roberto Micheletti, se negó a aceptar esta peticiñon.

también te puede interesar