Internacionales

Indígenas lenca hondureños piden asilo ante persecución de los golpistas

Solicitaron refugio en la embajada de Guatemala en Tegucigalpa poco antes de la llegada al país de una misión de cancilleres de la OEA que habla de diálogo mientras el jefe del gobierno de facto se sigue negando a la restitución en el poder del presidente legítimo, Manuel Zelaya.

Redacción Central |

Solicitaron refugio en la embajada de Guatemala en Tegucigalpa poco antes de la llegada al país de una misión de cancilleres de la OEA que habla de diálogo mientras el jefe del gobierno de facto se sigue negando a la restitución en el poder del presidente legítimo, Manuel Zelaya.

Un total de 12 indígenas hondureños, incluyendo cuatro menores de edad, pertenecientes a la etnia lenca,  pidieron asilo político a la embajada de Guatemala en Tegucigalpa a consecuencia de la feroz persecución que sufren de parte del gobierno de facto.

 

“El régimen de facto nos persigue, reprime y nos mata”, se lee en una de las pancartas que portan los indígenas, quienes se encuentran en un patio trasero de la legación diplomática guatemalteca, a donde entraron .

María Cruz, una de las coordinadoras del grupo indígena, dijo  que quienes pidieron  asilo político han estado participando en las marchas de la resistencia  desde que fue derrocado el presidente Manuel Zelaya, el 28 de junio.

Algunos de ellos fueron apresados temporalmente y los cuerpos de seguridad les han advertido  que si los vuelven a capturar los van a matar, aseguró.

“Solicitamos asilo político al pueblo y gobierno de Guatemala por la persecución de este régimen dictatorial”, señala otra de las pancartas, del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh).

Otra pancarta dice que el asilo político es un derecho humano universal y una más pide alto a la persecución política.

Por su parte, el Frente Nacional contra el Golpe de Estado consideró que no existe un ambiente propicio para la realización de un diálogo político con un régimen que ha violentado los derechos humanos fundamentales y ejercido la represión sin límites.

 

La declaración del Frente se registró casi coincidiendo con la llegada a la capital hondureña de una delegación de cancilleres de países integrados en la OEA que afirma tratará de facilitar un diálogo entre el intransigente los golpistas y los seguidores del mandatario constitucional, Manuel Zelaya, quien sigue al abrigo de la embajada de Brasil en Tegucigalpa.

 

El Frente exige el cese del hostigamiento contra esa sede diplomática, la liberación de los presos políticos y la reapertura de Radio Globo y el Canal 36, clausuradas por la fuerza militar.

 

Para el Frente, que agrupa a amplios sectores sociales, cualquier solución a la crisis pasa por la salida del poder de la dictadura, la restitución del presidente Zelaya en su cargo  y la definición de mecanismos para la convocatoria a una Asamblea Constituyente.

 Zelaya, calificó  de una burla el anuncio del jefe del régimen de facto, Roberto Micheletti, sobre la suspensión del estado de sitio, mientras mantiene cerrados medios de difusión opuestos al golpismo.

“El decreto fue una trampa para cancelar los medios de comunicación que son opositores al régimen. No van a abrirlos”, denunció Zelaya, al referirse a la clausura de Radio Globo y el canal 36 de la televisión.

Micheletti ordenó a las fuerzas de seguridad allanar ambos órganos de prensa y confiscarles los equipos, amparado en un decreto que suspendía las garantías, como la libre emisión del pensamiento, el derecho de asociación y de reunión y la libertad de circulación.

El presidente constitucional, quien se encuentra en la embajada de Brasil en Tegucigalpa, declaró que no confía en el diálogo con Micheletti y llamó a la comunidad internacional a estar alerta para no caer en las maniobras del régimen.

Zelaya considera como condiciones para el diálogo la desmilitarización del perímetro de la sede diplomática brasileña, el cese de la represión contra el pueblo y la reapertura de los medios de prensa opositores.

Por otra parte, el presidente  Zelaya, dijo este martes a Acan-Efe que ya designó a sus ocho representantes que participarán en el eventual  diálogo para buscarle una solución a la crisis política.

Tres de esos representantes serán su ministro de Gobernación (Interior), Víctor Meza; la vicecanciller Patricia Licona y el ex presidente de la Comisión Nacional de Bancos y Seguros, Milton Jiménez, precisó Zelaya en conversación telefónica desde la embajada de Brasil en Tegucigalpa, donde permanece desde el 21 de septiembre.

Los otros cinco delegados, añadió, son los candidatos presidenciales Carlos Reyes (independiente) y César Ham (del partido izquierdista Unificación Democrática), los sindicalistas Israel Salinas y Juan Barahona, y el dirigente campesino Rafael Alegría, todos coordinadores del Frente de Resistencia al golpe.

 

Sin embargo, la reiterada posición de Micheletti negándose a aceptar la restitución de Zelaya a su cargo parece evaporar las posibilidades de algún avance si logran concretarse las conversaciones.

también te puede interesar