Internacionales

Más de un millón de bebés en el mundo mueren cada año por nacer prematuramente

En Estados Unidos el 12,7 por ciento de los nacimientos se registran antes de tiempo y es una tasa incrementada en 36 por ciento en los últimos años

Redacción Central |

En Estados Unidos el 12,7 por ciento de los nacimientos se registran antes de tiempo y es una tasa incrementada en 36 por ciento en los últimos años

Más de un millón de bebés mueren cada año debido a que nacen antes de tiempo, según el primer estimado global de nacimientos prematuros en el mundo.

Alrededor de 13 millones de niños al año – casi el 10 por ciento de los recién nacidos – nacen prematuramente  con menos  de 37 semanas de embarazo, según un informe difundido por la publicación March of Dimes.

La falta de una asistencia médica oportuna; los problemas de alimentación adecuada, sobre todo en las embarazadas más pobres; y la ignorancia pueden ser causas principales de esta situación, según medios de prensa y especialistas de distintos rincones del planeta.

La tasa de nacimientos prematuros en los EE.UU. es especialmente alta: el 12,7% de todos los bebés nacen antes de tiempo, de acuerdo con la March of Dimes. “Esta tasa se ha incrementado un 36% en los últimos 25 años, en parte por un aumento de la cesárea electiva, el aumento de madres de mayor edad y el uso creciente de la reproducción asistida, lo que aumenta el riesgo de gemelos, triples y de orden superior, nacimientos múltiples”, dice el informe.

Expone también, que el mayor incremento en los EE.UU. se produce en los llamados “prematuros tardíos”, los bebés nacidos entre las 34 y las 36 semanas de embarazo.

“Algunos bebés tienen un riesgo mayor que otros”, señala el informe. “En los EE.UU., los bebés negros tienen 1 ½ veces más probabilidades que los blancos de ser prematuros – una de las principales razones por la que la mortalidad infantil negra es mucho más alta que la de los blancos-, indica Christopher Howson, vicepresidente de los programas globales de March of Dimes.

“Los médicos podrían mucho más para salvar a los bebés prematuros que hace sólo una generación”, dice Nicholas Fisk, director de la University of Queensland Centre for Clinical Research en Australia, que no participó en el informe.

 

también te puede interesar