Internacionales

Estados Unidos llamó irresponsable e idiota a presidente Zelaya por regresar a Honduras

En lugar de criticar la represión y al gobierno golpista por sus atropellos, el delegado alterno estadounidense ante la OEA se dedicó a insultar al mandatario legítimo de Honduras

Lewis Amselem
Estados Unidos llamó irresponsable e idiota a presidente Zelaya por regresar a Honduras. | Internet

Redacción Central |

En lugar de criticar la represión y al gobierno golpista por sus atropellos, el delegado alterno estadounidense ante la OEA se dedicó a insultar al mandatario legítimo de Honduras

El retorno del depuesto presidente hondureño Manuel Zelaya a su país fue “irresponsable e idiota”, declaró este lunes el representante alterno de Estados Unidos ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Lewis Amselem, durante un debate que se saldó con un desacuerdo sobre cómo condenar al régimen de facto.

En una sorprendente intervención, manifestó textualmente que “el retorno del presidente Zelaya a Honduras es irresponsable e idiota y no sirve ni a los intereses de su pueblo ni a aquellos que buscan el reestablecimiento pacífico del orden democrático en Honduras”, dijo Amselem durante la reunión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA.

Pero eso no fue todo, también vociferó: “Debería ejercer liderazgo y pedir a sus seguidores que expresen sus puntos de vista pacíficamente”, como si no fuera lo que hacen diariamente los hondureños en las marchas callejeras recibiendo a cambio la represión militar y policíaca, ya con un abundante saldo de muertos y heridos.

Y como si fuera poco el aluvión de insultos contra Zelaya, agregó que el presidente electo por los hondureños, derrocado y refugiado desde hace una semana en condiciones precarias en la embajada brasileña en Tegucigalpa, “debería cesar de actuar como si estuviera en una vieja película de Woody Allen”.

Mientras toda la comunidad internacional reclama la inmediata restitución en su cargo de Zelaya, cuya vida está en peligro por las amenazas contra la sede de la embajada brasileña en Tegucigalpa, donde se encuentra, y en momentos que el gobierno de facto decretó el estado de sitio y asaltó emisoras de radio y televisión sacándolas del aire y secuestrando sus equipos, el representante norteamericano atacó no a los golpistas sino a la víctima del golpe de Estado.

Paralelamente, Estados Unidos, junto a los representantes de Perú, Canadá y  Bahamas, impidieron con su voto adverso que la OEA adoptara un acuerdo anunciando que NO reconocería a cualquier gobierno producto de las elecciones convocadas por la dictadura para noviembre próximo, demostrando que estarían dispuestos a pactar con un Ejecutivo salido de esa farsa electoral.

Los 33 países de la OEA se reunieron de forma urgente para analizar la situación tras la declaración del estado de sitio en el país centroamericano y para condenar la expulsión de cuatro de sus altos funcionarios, que no fueron aceptados a su llegada al aeropuerto de Tegicugalpa.

Sin embargo, el Consejo mostró su división interna y no fue capaz de sacar una declaración conjunta tras más de diez horas de debates.

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, tampoco quiso pronunciarse en rueda de prensa sobre esas declaraciones del representante estadounidense.”Yo lo que conozco es lo que dijo la secretaria de Estado: que (el regreso de Zelaya) puede provocar tensiones pero que también es una oportunidad”, explicó durante una pausa del Consejo Permanente.  

El encargado de negocios de la embajada hondureña en Washington, Eduardo Reina, nombrado hace un mes y medio por Zelaya para ser embajador oficial, estaba presente en la sala del Consejo Permanente de la OEA cuando Amselem habló.

“No compartimos esas opiniones. Yo creo que no se puede atribuir al que ha violentado el derecho, la irresponsabilidad en la crisis”, dijo Reina luego a la prensa.

El encargado de negocios, pendiente de ser aceptado como nuevo embajador hondureño por el Departamento de Estado, aseguró a la prensa que iba a pedir explicaciones al gobierno estadounidense.

Continuando su política contraria al derecho internacional, el gobierno golpista

dio un plazo de 10 días a México para que reconozca a las autoridades de facto y solicite que le devuelvan sus privilegios diplomáticos.

El mismo ultimátum fue lanzado para Venezuela, Argentina y España, a quienes se amaga con retirar de sus embajadas en suelo hondureño toda bandera o distintivos nacionales.

La víspera  anunciaron que no recibirán a los embajadores de estos países, incluido México, que tenían previsto volver al país en los próximos días, después de que la OEA y la Unión Europea tomaran la decisión de hacer regresar a los jefes de la misión que abandonaron Honduras tras el golpe de Estado.

Por su parte, unos cinco mil manifestantes hicieron un plantón desde temprano frente a la Universidad Pedagógica Nacional (UPN), cercados por dos gruesos cordones de policías en ambos extremos de la vía, para impedirles el paso.

El régimen de facto prohibió anoche las manifestaciones públicas, autorizó a las fuerzas armadas y a la policía a dispersarlas y a  clausurar los medios de prensa opositores.

Durante el plantón, los manifestantes corearon consignas contra el golpe militar del 28 de junio pasado y sobre sus demandas: restitución del orden constitucional y del presidente Manuel Zelaya y convocatoria a una asamblea constituyente.

“Mel, amigo, el pueblo está contigo”, y “Mel, aguanta, que el pueblo se levanta”, cantaron, apelando al apodo familiar de Zelaya.

En un comunicado, el Frente contra el Golpe de Estado ratificó que mantendrá las luchas en las calles hasta la derrota de la dictadura militar y de la oligarquía que controla la riqueza de la nación.

Los miembros del Frente tenían  previsto asistir  al entierro de la joven Wendy Ávila, quien falleció a causa de la sobreexposición a los gases lacrimógenos durante la represión policial del martes último.

El Frente Nacional contra el golpe de Estado de Honduras acusó hoy al gobierno de facto de querer perpetuarse en el poder mediante un estado de sitio de 45 días, que de hecho anula las próximas elecciones.

El dirigente campesino Rafael Alegría precisó que la prolongada duración de las medidas de excepción las hace terminar apenas a dos semanas de los programados comicios del 29 de noviembre.”No se puede hacer campaña electoral en esas condiciones”, dijo.

El Frente acordó desde finales de agosto pasado que desconocerá el proceso y los resultados de la votación si el sufragio es realizado bajo las condiciones del golpe militar y la represión contra el pueblo.

Abogados de la resistencia presentaron esta mañana un recurso de amparo contra el decreto que establece el estado de sitio, aunque -recordó Alegría- “la Corte Suprema de Justicia es parte de la conspiración golpista”.

No se puede hablar de paz ni de democracia con esta situación de terror impuesta con este estado de sitio ilegal, dijo el abogado Fedín Fúnez, quien denunció que la medida tampoco respetó los requisitos legales.

Recordó que de hecho comenzó a ser aplicado cuando aún no ha sido considerado por el congreso, con lo cual cada ciudadano afectado puede reclamar ante la Corte por los daños sufridos.

La directiva del congreso, denunciada por la resistencia como parte principal del complot golpista, solicitó al presidente del gobierno de facto, Roberto Micheletti, la derogación del decreto.

Micheletti dijo esta tarde haber recibido el pedido y dejó abierta la posibilidad de anular las medidas de suspensión de garantías “en los próximos días”. El coordinador general del Frente, Juan Barahona, denunció que con el estado de sitio el régimen pretende “encuevar como cangrejos” a los miembros de la resistencia, pero aseguró que el pueblo no se dejará intimidar y mantendrá las protestas en las calles.

Esa voluntad fue ratificada en un comunicado de esa vasta alianza de fuerzas populares, en el cual condenaron también la clausura de Radio Globo y el canal 36 de televisión, los dos únicos medios de la capital con cobertura de las manifestaciones antigolpistas.

“Renovamos nuestro compromiso de mantener la lucha popular, hasta lograr la refundación de Honduras como país en ruta hacia la liberación de las oligarquías que han oprimido históricamente al pueblo hondureño”, subrayó.

también te puede interesar