Internacionales

Golpistas atacan con gases tóxicos embajada de Brasil en Honduras

Afectados con vómitos y sangramientos muchos de los refugiados allí junto al presidente Manuel Zelaya mientras Consejo de Seguridad de la ONU reclamó el cese del hostigamiento a la sede diplomática

Honduras
Golpistas atacan con gases tóxicos embajada de Brasil en Honduras | Reuters

Redacción Central |

Afectados con vómitos y sangramientos muchos de los refugiados allí  junto al presidente Manuel Zelaya mientras Consejo de Seguridad de la ONU reclamó el cese del hostigamiento a la sede diplomática
» Gases tóxicos fueron proporcionados por Israel, denunció canciller hondureña

El régimen de facto en Honduras impide que la Cruz Roja Internacional auxilie al presidente Manuel Zelaya y otras 70 personas, víctimas de gases tóxicos lanzados  por los militares contra la embajada brasileña.

Altas concentraciones de amoníaco y de cianuro de hidrógeno están en el aire, confirmaron mediciones realizadas por el experto Mauricio Castellanos en las afueras de la sede diplomática; lo cual hace prever que el interior del recinto la situación sea mucho más grave.

El médico Marcos Girón, quien se halla junto a Zelaya en el edificio de la misión diplomática, reclamó que se permita el auxilio humanitario, impedido hasta el momento por los golpistas, según remarcó el mandatario constitucional, en declaraciones a la prensa.

Vómitos, nauseas, sangrado nasal, orina y en las heces sécales, dificultades respiratorias, dolores abdominales, son los síntomas comunes que presentan los afectados por los químicos, explicó Girón.

El galeno informó a los periodistas que se agotó el pequeño lote de medicamentos del que disponían, y enfatizó la necesidad de recibir ayuda externa, pues se trata de contrarrestar los efectos de productos de la industria militar, y médicos civiles como él carecen del debido entrenamiento.

“Son productos de la industria militar y no estamos preparados para ese ataque con gases; no sabemos el antídoto, necesitamos más información sobre las reacciones, sintomatología y antídotos”, dijo Girón.

Sin esa información, aseguró el médico, estamos imposibilitados de tomar las medidas necesarias y también urge que la Cruz Roja pueda llegar a la embajada, reiteró.

“Somos humanos y exigimos por razones humanitarias que dejen pasar los medicamentos”, reclamó el médico.

Por otra parte, miles de hondureños marcharon en Tegucigalpa y al pasar frente a la embajada de Brasil, donde está el presidente Manuel Zelaya, le gritaron su apoyo y pidieron  resista el asedio del régimen de facto.

“Mel aguanta, el pueblo se levanta”, “gracias Brasil”, “Mel Zelaya, el pueblo no te falla”, corearon los manifestantes frente a la legación brasileña sitiada por militares, donde estuvieron unos minutos antes de reanudar su marcha hacia el centro de la capital.

Un dirigente pidió por altavoces a la multitud, estimada en unas 6 mil  personas, que no se quedara manifestándose cerca de la legación brasileña “para no poner en peligro la vida del presidente”.

Ondeando banderas de Honduras y de organizaciones que conforman el Frente de Resistencia contra el Golpe del 28 de junio, los manifestantes marcharon desde la Universidad Pedagógica hacia el centro de la ciudad, gritando consignas contra el presidente de facto Roberto Micheletti.

“La ruta es sacar a ese hijo de puta”, “ni perdón ni olvido, muerte a los golpistas”, coreaban insistentemente los manifestantes.

“Le estamos haciendo caso a nuestro presidente que nos pide que luchemos pacíficamente, pero si nos siguen jodiendo, si le hacen daño al presidente, aquí va a haber una masacre, porque vamos a tomar las armas”, señaló un hombre de unos 60 años que se identificó solamente como Marco.

“Esperamos en Dios que el problema se resuelva por las buenas, que los militares dejen de ayudar a los empresarios y pongan atención a lo que pide el pueblo”, aseveró María, de unos 40 años, que marchaba vestida de rojo, el color del Partido Liberal, de Zelaya y Micheletti, que está dividido desde el golpe.

Zelaya, por su parte, pidió la intervención urgente de la Cruz Roja Internacional ante lo que definió como la difusión de un gas tóxico dentro de la embajada de Brasil, donde se encuentra refugiado.

“Nosotros estamos pidiendo que intervengan de manera inmediata los organismos de protección humana, como la Cruz Roja Internacional”, expresó Zelaya vía telefónica.

“Han difundido un gas tóxico que los militares usan para evacuar a la gente, aquí hay sesenta personas todas ellas tratando de respirar en el patio”, aseveró el gobernante, quien indicó que está usando una máscara antigas y pese a ello tiene la garganta reseca.

El mandatario agregó que había gente “vomitando y orinando sangre”. Un fotógrafo de AFP que está dentro de la embajada confirmó haber visto a personas vomitando sangre, aunque sin poder determinar la causa de esos síntomas.

El sacerdote católico Andrés Tamayo, quien se encuentra en el interior de la sede diplomática, explicó que el gas es difuminado desde casas vecinas y que muchos de los que permanecen al lado de Zelaya están afectados.

“Hay personas escupiendo sangre, otros tienen dificultades para respirar, sufren dolores de estómago y mareos. Hay síntomas de desesperación en algunas personas”, afirmó Tamayo.

“Necesitamos un toxicólogo para que examine a la gente, que dejen entrar al jefe de la Cruz Roja Internacional que está en Honduras”, afirmó el sacerdote de origen salvadoreño.

Poco antes, en Nueva York, el Consejo de Seguridad  de la ONU pidió que cese el hostigamiento por parte de los golpistas a  la embajada de Brasil en Tegucigalpa.

también te puede interesar