Internacionales

Choques entre manifestantes y policías en 50 puntos de Tegucigalpa

Lo admitió el vocero de la Secretaría de Seguridad Pùblica, quien agregó que los protestantes contra el golpe de Estado incendiaron un puesto policial y enfrentaron a los represores aún durante la vigencia del toque de queda

Tegucigalpa
Choques entre manifestantes y policías en 50 puntos de Tegucigalpa | Getty Images

Redacción Central |

Lo admitió el vocero de la Secretaría de Seguridad Pùblica, quien agregó que los protestantes contra el golpe de Estado incendiaron un puesto policial y enfrentaron a los represores aún durante la vigencia del toque de queda
» Represión golpista mató a tres manifestantes en Honduras

Los choques entre manifestantes que piden el regreso al poder del presidente Manuel Zelaya y los grupos represores de policías y soldados se registraron en más de 50 lugares de Tegucigalpa, admitió el vocero de la Secretaría de Seguridad Pública, comisario Orlin Cerrato.

La actitud de miles de participantes en la Resistencia demuestra que perdieron el miedo a la represión oficial y se mantienen firmes en las calles en demanda de la salida del poder de los responsables del Golpe de Estado, ignorando el toque de queda.

Según Cerrato, los disturbios provocaron daños en bancos, restaurantes, supermercados y otros lugares, al enfrentarse la población con palos y piedras a la arremetida de los uniformados, mientras la situación alrededor de la embajada de Brasil donde se encuentra Zelaya se mantiene muy tensa.

Desde allí, el presidente legítimo de Honduras denunció un plan para invadir la sede diplomática y asesinarlo e informó que la sede diplomática está siendo bombardeada con químicos y señales electrónicas de alta frecuencia para afectar a quienes permanecen en su interior. Además, dijo que el número de muertos por la represión se elevó a seis,.

La propia Secretaría de Seguridad Pública informó que otras 113 personas fueron detenidas en las últimas horas y aceptó que el crecido número de puntos donde se registraron incidentes hizo que ejército y policía tuvieran dificultades para controlar la situación.

En Naciones Unidas, el presidente brasiileño, Luiz Inacio Lula da Silva, solicitó hoy  a la comunidad internacional estar alerta para garantizar la inviolabilidad de la misión diplomática de su país en Honduras.

Lula abordó el tema durante su intervención ante la 64 sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, a la cual pidió trabajar por el retorno inmediato a la presidencia hondureña del mandatario constitucional, José Manuel Zelaya.

El gobernante suramericano recordó que la embajada de Brasilia concedió refugio a Zelaya, a quien elementos castrenses sacaron del cargo el pasado 28 de junio para instaurar un régimen de facto con apoyo de los poderes Legislativo y Judicial.

La comunidad internacional exige que el señor Zelaya retorne inmediatamente a la presidencia de su país, puntualizó Lula, cuya embajada en Tegucigalpa fue agredida  por elementos militares que reprimían al pueblo hondureño en las inmediaciones del recinto diplomático.

Hace falta voluntad política para resolver ese y otros problemas pendientes que conspiran contra la paz mundial, acotó el mandatario y en esa línea denunció el bloqueo de Estados Unidos contra Cuba.

Por su parte, la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) hizo hoy un llamamiento, en su sede en París, al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para que actúe con vistas a evitar que se produzca un baño de sangre en Honduras.

Esta organización difundió un comunicado en el que urge a ese organismo a que se pronuncie y actúe cuanto antes.

Lo que propone concretamente la FIDH es que el Consejo de Seguridad de la ONU respalde las resoluciones de la Organización de Estados Americanos (OEA) y exija “el cese de la represión y de las violaciones de derechos humanos en Honduras por el régimen de facto”.

Le insta también a que reclame al Fiscal General de la Corte Penal Internacional (CPI) acciones de naturaleza preventiva así como la apertura de investigación por el crimen de persecución política en Honduras.

La organización pide, además, que se dé un plazo al Gobierno de facto para que se restablezca al derrocado Manuel Zelaya al frente del Ejecutivo, “so pena de adoptar sanciones económicas contra los golpistas y empresarios que los sostienen”.

Según la FIDH, la violencia y represión generalizada que en los últimos días se constatan en Honduras, “confirman, una vez más, que los golpistas no tienen intención ninguna de respetar las resoluciones de la OEA, ni de permitir una salida negociada a la crisis”.

también te puede interesar