Internacionales

Golpistas desatan represión contra el pueblo en Honduras

El Ejército atacó a los manifestantes que se encontraban en los alrededores de la embajada de Brasil, cerró los accesos a la capital impidiendo la llegada de partidarios del presidente legítimo, Manuel Zelaya, y ocupó el Canal 36 para impedir sus transmisiones, tras ampliar el toque de queda

Represión
Golpistas desatan represión contra el pueblo en Honduras | AP

Redacción Central |

El Ejército atacó a los manifestantes que se encontraban en los alrededores de la embajada de Brasil, cerró los accesos a la capital impidiendo la llegada de partidarios del presidente legítimo, Manuel Zelaya, y ocupó el Canal 36 para impedir sus transmisiones, tras ampliar el toque de queda
» Zelaya a Daniel: NO apoyo Acuerdo de San José

El gobierno de facto hondureño desató la represión contra el pueblo concentrado frente a la embajada de Brasil en Tegucigalpa, lugar donde se encuentra el presidente legítimo del país, Manuel Zelaya.

Fuerzas del Ejército y la policía  lanzaron bombas lacrimógenas, dispararon balas de goma contra los manifestantes y arremetieron contra ellos, quienes se defendieron lanzando piedras a los agresores..

En el interior de la sede diplomática brasileña permanecen Zelaya, varios familiares y seguidores suyos, así como periodistas de medios afines al derrocado mandatario.

Testigos relataron que al amanecer los soldados y agentes antimotines atacaron con gases lacrimógenos, balas de goma y chorros de sustancias químicas, a miles de opositores que se encontraban en el lugar.

Los miembros de la resistencia se congregaron en esa área de la capital para proteger al presidente constitucional, Manuel Zelaya, quien ayer regresó clandestinamente al país casi tres meses después la asonada castrense del 28 de junio pasado y se encuentra en la sede diplomática.

El programa del canal 7 de la televisión Hable como habla pasó imágenes donde se observa a los militares avanzar contra los manifestantes y disparar granadas lacrimógenas.

Las fuerzas armadas tendieron un cerco en torno a la sede diplomática brasileña y comenzaron a emitir una señal ruidosa desde equipos con altoparlantes, pero sobre las 06:30 la cambiaron por el himno nacional.

Poco antes del ataque, la emisora Radio Globo, que mantenía una cobertura continua de los acontecimientos, quedó fuera del aire. El otro medio opositor al golpe, el canal 36 de televisión, dejó de transmitir desde ayer en la tarde y su director anunció que se encuentra ocupado por un pelotón de militares.

La radioemisora retomó sus transmisiones pasadas las 06:00 horas, aunque queda en silencio a ratos, pues sufre continuos cortes de energía eléctrica.

Por otra parte, el Ejército cerró todos los accesos a la capital hondureña impidiendo el paso a numerosos contingentes de simpatizantes de Zelaya que intentaban llegar a la capital respondiendo al llamado hecho por éste para respaldar su presencia en la nación centroamericana.

El cierre te todos los aeropuertos del país, decretado por los golpistas, impidió que el secretario general de la oea, José Miguel Insulza y una delegación del organismo viajaran a Tegucigalpa en cumplimiento de un acuerdo de su Comisión Permanente.

En declaraciones a la chilena radio Cooperativa, Insulza, que tenía previsto viajar  a Honduras, declaró que “no hay vuelos a Tegucigalpa” y reiteró su propósito de contribuir a la búsqueda de un diálogo entre los golpistas y el depuesto presidente Manuel Zelaya

“No cabe otra medida que entrar en una negociación”, subrayó Insulza, para quien la mejor opción sigue siendo el llamado “acuerdo de San José”, propuesto por el presidente de Costa Rica, Oscar Arias y rechazado por Zelaya..

En ese sentido, manifestó su esperanza de que Roberto Micheletti “recapacite” su decisión de dar por desahuciada la mediación del mandatario costarricense.

A juicio de José Miguel Insulza, la presencia de Zelaya en Tegucigalpa ha significado “un cambio sustantivo” en la situación hondureña”.

Insulza reiteró hoy que la OEA respalda la decisión de Brasil de acoger en su embajada a Manuel Zelaya, para quien han pedido todas las garantías.

“Hemos apoyado y hemos pedido tanto para la sede brasileña como para el señor Zelaya todas las garantías que corresponden”, aseguró el secretario general de la OEA desde la sede de Naciones Unidas, en Nueva York

también te puede interesar