Internacionales

Posición de EE.UU. contra golpistas hondureños es ambigua

Los sectores populares esperaban más de la administración del presidente Barack Obama para revertir el golpe

Honduras
Posición de EE.UU. contra golpistas hondureños es ambigua | Reuters

Redacción Central |

Los sectores populares esperaban más de la administración del presidente Barack Obama para revertir el golpe

Dirigentes sindicales hondureños calificaron de débil y ambigua la posición de Estados Unidos contra los golpistas en su país.

Gerardo Reyes, dirigente sindical y abogado, en rueda de prensa en la sede del Frente Sandinista de Trabajadores (FST) dijo que los sectores populares esperaban más de la administración del presidente Barack Obama para revertir el golpe.

Reyes, del Frente Nacional contra el Golpe, agradeció el apoyo de las autoridades y el pueblo nicaragüense a la lucha en su país y culpó de la asonada militar a las castas oligárquicas que se oponen al cambio.

Señaló que el golpe es un mal precedente y que tras 40 días se mantiene la resistencia por la vía pacífica para lograr la restitución del orden constitucional y del presidente José Manuel Zelaya.

El dirigente gremial denunció que a causa de la represión contra las manifestaciones populares en el país hay más de dos mil 636 detenidos, más de 200 heridos y 10 personas muertas.

El fascismo que se desarrolla en Honduras tiene que revertirse, puntualizó.

Por su parte, Eliseo Hernández, dirigente de los trabajadores del cemento acusó a los medios de información que mienten al  decir que en su país hay paz y tranquilidad.

El pueblo, aclaró, es brutalmente reprimido y golpeado salvajemente pero, indicó, mientras más se incrementa la represión hay más manifestaciones de rechazo a los golpistas.

Por su parte, Luis Barbosa, dirigente de la CST, expresó la solidaridad con los sindicatos y movimientos sociales hondureños.

Alertó sobre el peligro de regresar a los gobiernos militares de antaño.Sabemos que Estados Unidos está detrás de los que hoy usurpan el poder en la nación vecina, precisó.

Barbosa declaró que no hay diferencia entre la derecha nicaragüense y los golpistas hondureños.

Mientras Ricardo Robleto, del Comité de Solidaridad Nicaragua-Venezuela, llamó a los movimientos sociales a no permanecer aislados y dijo que el golpe está dirigido a atacar a la Alianza Bolivariana para los pueblos de nuestra América.

también te puede interesar