Internacionales

Golpistas hondureños utilizan espionaje telefónico

Con ello están tratando de evitar las denuncias de los ciudadanos sobre las violaciones de los derechos humanos

Espionaje telefónico
Golpistas hondureños utilizan espionaje telefónico | Internet

Redacción Central |

Con ello están tratando de evitar las denuncias de los ciudadanos sobre las violaciones de los derechos humanos

Los golpistas en Honduras acuden al espionaje telefónico para evitar denuncias de los ciudadanos sobre las violaciones de los derechos humanos, reseña el diario local Tiempo.

El periódico expone el caso de la escritora y Premio Nacional de Literatura Helen Umaña, quien acusó al régimen de restringir sus libertades de expresión.

Según Umaña, la comunicación telefónica que sostenía con un medio de prensa mexicano fue interrumpida, pues explicaba la situación de represión que está sufriendo el pueblo por parte de los militares y el gobierno de facto.

Temo por mi vida, pero no me voy a quedar callada aunque sea lo último que haga, sostuvo Umaña en una entrevista con Radio Uno.

Me llamó la radio de la Universidad de Guadalajara, en México, que me quería entrevistar, entonces yo me dije tengo que denunciar ante el mundo lo que está pasando en Honduras, relató la escritora.

Todavía desconoce si los entrevistadores lograron escuchar todas sus palabras pues el contacto fue cortado. Yo les decía, usen todos sus contactos a nivel de la Universidad Autónoma de México porque el mundo tiene que saber que en Honduras estamos al borde de un genocidio   .

No es exagerado decir que a un montón de gente en la frontera con Nicaragua se le está negando el paso de agua y alimentos, ellos están al borde de una masacre colectiva, opinó Umaña.

Al principio, relató, sintió asombro por los fallos reiterados en la comunicación, pero después me indigné porque me estaban impidiendo la oportunidad de decirle al mundo lo que está pasando realmente en Honduras   .

Dada la situación nacional, “sé que lo que he dicho ahorita me puede acarrear la muerte, pero si eso es así le quedará a mis hijos, a mis nietos, la satisfacción de que su madre y su abuela no la doblegó el miedo, porque tengo miedo de hablar, tengo miedo de decir las cosas, pero si es lo último que puedo hacer por ellos no me importa, señaló Umaña.

En opinión de la intelectual, la agresión individual y colectiva resulta grave, muchos tienen sus casas por cárcel, debido al toque de queda, cuyo cese debe exigir la población.

también te puede interesar