Internacionales

Se recrudece la represión de los golpistas en Honduras

Herido a balazos en un atentado hijo de un parlamentario tras participar en una manifestación de apoyo a Zelaya y detenido el dirigente campesino, Rafael Alegría

Honduras
Se recrudece la represión de los golpistas en Honduras | Reuters

Redacción Central |

Herido a balazos en un atentado hijo de un parlamentario tras participar en una manifestación de apoyo a Zelaya y detenido el dirigente campesino, Rafael Alegría
» Golpistas hondureños preparan estadio deportivo para encarcelar a miles de seguidores del presidente Zelaya

Un hijo del diputado liberal hondureño  Rodrigo Trochez resultó herido en un atentado en las cercanías del aeropuerto de Toncontín cuando regresaba de una manifestación contra los golpistas, se conoció este sábado.

El joven Juan Carlos Trochez recibió dos heridas, una de ellas en el pecho, la noche del viernes tras regresar a esta capital después de asistir en el departamento de Santa Bárbara a una marcha contra el régimen de facto y por el retorno a la institucionalidad.

El padre de la víctima denunció que atentaron contra su hijo en represalia por oponerse al golpe de Estado.

“Los golpistas están detrás de todo esto. Realmente es una lástima que nuestro país esté en zozobra y exijo a esos señores que abandonen el poder para que vuelva la paz y la democracia”, dijo  Trochez

La  policía de arrestó  este sábado al dirigente campesino, Rafael Alegría, bajo el cargo de “escándalo público” en el sector de las Manos, Danlí., uno de los más decididos dirigentes de la resistencia popular al golpe.

Alegría ha expresado abiertamente su simpatía por el presidente Manuel Zelaya Rosales, participando y organizando manifestaciones en diferentes puntos del país a favor de su restitución en el poder.

En la zona se ha declarado un toque de queda desde ayer al mediodía, extendido a 24 horas ante el incremento de las manifestaciones y protestas contra el golpe de Estado.

El presidente de Honduras, Manuel Zelaya, dijo a sus seguidores este sábado que organicen un campamento en Las Manos, frontera entre Nicaragua y Honduras, en otro esfuerzo más por ingresar a su país en busca de retomar el poder, en una espera que se prolongaría la menos hasta el domingo por la mañana.

“Hoy vamos a poner aquí campamentos con agua y comida y aquí vamos a estar hoy en la tarde, hoy en la noche, mañana en la mañana esperando a los amigos y compatriotas que vienen”, dijo Zelaya con un megáfono a centenares de sus simpatizantes en la zona fronteriza Las Manos.

“Estamos organizando la resistencia”, indicó. “No tengamos miedo, vamos por reformas sociales, vamos por la presidencia de Honduras y la expulsión de los golpistas”, añadió.

Zelaya denunció que los militares de su país mantienen retenida a su esposa Xiomara Castro de Zelaya y a su familia.

“Allí está detenida mi familia que no la dejan pasar en El Paraíso. Hay que rogarle a Dios. Allí está mi madre, mi esposa y mis hijos, mujeres valientes, enfrentando las bayonetas”, dijo Zelaya a través de un megáfono para hacerse oír ante sus seguidores.

“No les da pena a estas cúpulas militares”, agregó el presidente, “¿Ustedes creen que yo no tengo derecho de ver a mis hijos, a mi esposa?, ¿cómo me lo puede negar esta dictadura?”, cuestionó Zelaya, quien también denunció que los golpistas han detenido al dirigente sindical Rafael Alegría, que apoya su restitución en la Presidencia.

Centenares de personas, llegados a la zona hace tres días en apoyo al mandatario, lo recibieron al grito de “Zelaya aguanta el pueblo se levanta”.

La tensión aumentó este sábado en la frontera, luego que un hondureño  partidario de Zelaya apareció torturado y muerto en un camino rural en la zona fronteriza con Nicaragua  tras su detención en el día de ayer.

Seguidores del presidente, expresaron este sábado que la lucha para restituirlo en el poder sigue a pesar del riguroso toque de queda que rige en el departamento oriental de El Paraíso

El dirigente obrero Israel Salinas, miembro del movimiento de resistencia popular que exige el regreso de Zelaya a la Presidencia de Honduras, dijo que “la lucha sigue” y que intentarán de nuevo encontrarse con Zelaya en el sitio fronterizo de Las Manos.

Zelaya vio frustrado el viernes su intento de regresar a Honduras, aunque simbólicamente pisó suelo hondureño al cruzar unos pocos metros de la línea divisoria comprendidos en una franja de seguridad y permanecer dos horas en territorio hondureño.

La situación en el departamento oriental de El Paraíso es tensa, debido a que muchos seguidores buscan llegar a Las Manos por caminos entre cerros.  Otros dirigentes de la resistencia popular que apoyan a Zelaya hicieron llamamientos a sus bases para que se movilicen hacia las fronteras con El Salvador y Guatemala para paralizar el tráfico.

A los que viven en otras regiones, y que puedan, la instrucción fue para que se dirijan hacia Tegucigalpa, donde se coordinará una nueva movilización hacia Las Manos para ir a traer al presidente , indicó uno de los manifestantes que dijo estar a unos 15 kilómetros de la frontera con Nicaragua.

Esa situación ha paralizado toda actividad productiva de El Paraíso, un departamento agrícola, ganadero y forestal.

Centenares de vehículos particulares, autobuses y transportes de carga están parados en las carreteras de El Paraíso, por lo que algunos productores comenzaron a pedirle a Micheletti, que no sea tan riguroso con el toque de queda porque se le está “causando mucho daño a la economía”.

Anoche, debido a los retenes de militares y policías, decenas de personas, entre ellas la esposa del depuesto presidente, Xiomara Castro, durmieron en la carretera que lleva hacia Las Manos, informó Israel Salinas.

Sin embargo, el presidente legìtimo tuvo éxito en atraer la atención internacional a su causa y en desafiar al gobierno de facto de Roberto Micheletti, con un hecho que fue seguido por millares de partidarios y cientos de periodistas de cadenas mundiales.

La televisión hondureña ignoró el intento de regreso de Zelaya, pero las cadenas internacionales transmitieron su llegada al paso fronterizo de Las Manos, en el sur de Honduras, que puso en acción a millares de “zelayistas” en todo el país.

En la práctica, el toque de queda, fue desafiado por los seguidores de Zelaya, pues los militares y policías no lograron sacarlos de las rutas que conducen a la frontera.

La canciller hondureña, Patricia Rodas, pidió a la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, establecer una seria diferencia entre los que quieren la paz y los que están provocando la violencia en Honduras.

“No se puede poner en un mismo plano a los que sacan fusiles y a los que se manifiestan pacíficamente”, afirmó Rodas en respuesta a declaraciones de Clinton, quien consideró temeraria y provocativa la decisión del presidente Manuel Zelaya de retornar a su país.

Rodas, quien acompaña a Zelaya en su viaje de regreso a Honduras a través de las fronteras terrestres, afirmó que Clinton debería reconocer los esfuerzos pacíficos hechos durante estas tres semanas por el presidente para lograr que los criminales entren  en razón.

Recordó que Zelaya ingresó el viernes a territorio hondureño por unas horas sin armas, sin chalecos antibalas, como un hombre pacífico.

Si la secretaria de Estado norteamericana no puede ver esta diferencia entonces no estamos hablando de la misma democracia, ni del mismo conflicto, dijo Rodas.

Xiomara Castro de Zelaya, esposa del gobernante de Honduras, Manuel Zelaya, acusó este sábadp al presidente de facto de su país, Roberto Micheletti,  de impedir el reencuentro de su familia.

“Nuestra posición es firme de llegar al lugar, frente al incremento de las tropas, porque en este momento hay unos 200 elementos que nos rodean para impedir nuestra marcha”, dijo Castro de Zelaya a la colombiana Caracol Radio.

Añadió que la intención de sus dos hijos, de la madre de Zelaya, y de miles de seguidores que viajaron desde Tegucigalpa, es continuar con la marcha a la frontera con Nicaragua, para expresar el apoyo que requiere su esposo para poder ingresar a su país.

La esposa del mandatario, por otra parte, explicó que Zelaya no se quedó en territorio hondureño, al que ingresó el viernes, porque había mucha fuerza militar, entre ellos francotiradores.

“Aún estoy esperando comunicación con mi esposo para poder tomar una nueva decisión hoy, con la decisión firme de que tenemos que pasar. Él nos está esperando, para poder ingresar al país”, y así cumplir con esta determinación”, concluyó Castro de Zelaya.

Retenes de policías antimotines con los ojos inyectados de una larga noche de insomnio, bloquean las carreteras con escudos de metal con una mano y palos en la otra. Detrás, los militares, que quitaron las identificaciones de sus uniformes de combate, y mantienen el dedo cerca del gatillo.

Unos 200 manifestantes rompieron el cerco militar y llegaron hasta el cruce fronterizo de Las Manos.

Melvin, de 18 años, dice que caminó durante ocho horas por los bosques y cafetales hasta llegar a la frontera, escondiéndose de los helicópteros que sobrevolaban la zona.

“Hoy es el día. Hoy el presidente cruza”, asegura el joven de camisa hawaiana.

también te puede interesar