Internacionales

Zelaya está camino a Honduras, anunció en Bolivia la canciller Patricia Rodas

No podemos permitir más que nuestras decisiones las siga tomando Washington”, remarcó, pues la derecha imperial ha aplastado la voluntad de los pueblos

Patricia Rodas
Zelaya está camino a Honduras, anunció en Bolivia la canciller Patricia Rodas. | daylife

Redacción Central |

No podemos permitir más que nuestras decisiones las siga tomando Washington”, remarcó, pues la derecha imperial ha aplastado la voluntad de los pueblos

  • Presidentes reunidos en La Paz apoyaron el regreso de Zelaya y reclamaron el fin de la influencia de EE.UU. en los ejércitos de Latinoamérica.
  • Manifestantes bloquearon carreteras en las salidas de Tegucigalpa e importantes vías de todos los departamentos del país y advirtieron el conflicto se prolongará si tratan de impedir este fin de semana el retorno de Zelaya
  • Entró en Honduras el diputado Cesar Ham, presidente del partido Unificación Democrática, quien había salido del país por la persecución golpista
  • Zelaya vuelve, y al usurpador Roberto Micheletti no le queda otro camino que el basural de la historia, declaró Chávez

Importantes manifestaciones populares continuaron  este jueves bloqueando carreteras y vías en Honduras y protestando contra los golpistas mientras la canciller legítima, Patricia Rodas, anunció desde Bolivia que el presidente constitucional, Manuel Zelaya ya está en camino hacia la nación centroamericana.

Zelaya está camino a Honduras para retomar el orden constitucional en la nación.  Cuando logremos estabilizar la situación continuará la agenda diplomática internacional que ha venido a fortalecer y a sembrar un nuevo paradigma de unidad continental, afirmó.

Rodas agregó que el continente cambió y no puede permitir más que sus decisiones las siga tomando Washington pues la derecha imperial ha aplastado la voluntad de los pueblos.

Por su parte, los presidentes reunidos en La Paz para celebrar el bicentenario del alzamiento contra el dominio español reclamaron el fin de la influencia de Estados Unidos en los ejércitos de Latinoamérica.

El presidente boliviano, Evo Morales, se reunión con los mandatarios de Venezueola, Hugo Chávez, Ecuador, Rafael Correa y Paraguay, Fernando Lugo, el vicepresidente del Consejo de Ministros de Cuba, Jorge Sierra y representantes de Chile, Brasil, Argentina y España, asistiendo también la canciller hondureña, Patricia Rodas.

Poco antes de desarrollarse el desfile militar con la participación de cadetes de varios países, Morales reclamó acabar con la influencia del Comando Sur de Estados Unidos entre los militares de América Latina y rechazar la presencia de sus bases en la región.

“No es posible que en este nuevo milenio hayan grupos militares (de A. Latina) que dependan del Comando Sur de Estados Unidos. No es posible que las Fuerzas Armadas de Estados Unidos dirijan un golpe de Estado”, dijo.

Morales enumeró los diversos golpes o dictaduras sufridos por las naciones latinoamericanas en su vida: Bolivia, 56; Guatemala, 36; Perú, 31, Panamá, 24; Ecuador, 23; Haití, 16; Santo Domingo, 16, y en Cuba, antes de la revolución,  nueve asonadas.

En Brasil fueron diez golpes de Estado o dictaduras, en Chile, nueve; en Argentina, ocho; en Venezuela doce, el último en el año 2002 contra Chávez; en Colombia, ocho; y en Uruguay, cinco.

El presidente Chávez dijo que el mensaje de Morales es significativo porque pide a los militares de América Latina que nunca más se pongan al servicio de burguesías golpistas, sino que actúen como libertadores de los pueblos.

Desde Honduras se informó sobre la llegada a Tegucigalpa del diputado César Ham, presidente del partido Unificación Democrática, quien  había tenido que salir al exterior ante la persecución de los golpistas y en peligro de ser asesinado.

Ham retornó para incorporarse a la lucha contra el régimen golpista, a pesar de las amenazas y de la orden de captura en su contra emitida.

Paralelamente, el mandatario venezolano, Hugo Chávez, declaró que Zelaya volverá a su país para retomar el poder junto a su pueblo y rescatar el orden democrático.

“Zelaya vuelve, y al usurpador Roberto Micheletti no le queda otro camino que el basural de la historia”, declaró  a la prensa a la entrada de una recepción ofrecida por el jefe de Estado boliviano, Evo Morales, en medio de las conmemoraciones del Bicentenario de la gesta liberadora.

Para Chávez, el presidente norteamericano, Barack Obama, “está entre la espada y la pared”, ante la situación provocada por el golpe de Estado en Honduras.

Advirtió que lo que ocurre allí  “podría terminar en una guerra civil”, por lo que “es necesario que exijamos a los que pueden detener esto, que lo detengan, empezando por  Estados Unidos”, y remarcó que “nadie puede creer que los militares hondureños puedan dar un paso sin la luz verde del Pentágono”.

El dirigente campesino hondureño, Rafael Alegría, pidió a Estados Unidos no seguir apoyando directa o indirectamente a los golpistas y exigir a Micheletti su salida del poder.

Alegría desmintió las versiones de la policía sobre la presencia de extranjeros en las manifestaciones y dijo que eso es una maniobra para justificar la represión contra las protestas pacíficas.

En Tegucigalpa, los miembros de las fuerzas populares bloquearon las rutas que comunican la urbe con el norte y sur de Honduras, con marchas iniciadas temprano en la mañana.

En la salida de la carretera Panamericana hacia la ciudad de San Pedro Sula, miles de personas hicieron una caminata de unos ocho kilómetros por una empinada cuesta hacia la comunidad de El Durazno, donde cerraron la vía.

Adelante, adelante, que la lucha es constante, corearon los manifestantes en el lugar, desde donde se observaba un largo embotellamiento de vehículos, la mayoría grandes camiones de transporte de mercancías.

En la entrada sur de Tegucigalpa, las bases del Partido Liberal, integradas al Frente Nacional antigolpista, se concentraron inicialmente en la Plaza Loarque y luego marcharon para cerrar ese sector de la Panamericana.

Reportes de la emisora jesuita Radio Progreso indican que desde temprano varios miles de personas realizaron una marcha en la norteña ciudad de Choloma, donde se encuentran la mayor parte de las empresas maquilas establecidas en el país.

Los manifestantes bloquearon los cuatro carriles de la autopista que enlaza con Puerto Cortés, el mayor del país, en la costa del Caribe.

Participantes en la demostración aseguraron a Radio Progreso que cerrarán la ruta durante 48 horas.

Los opositores al golpe también cerraron la vía entre San Pedro Sula y uno de los principales centro turísticos de la nación, Copán Ruinas Mayas, a la altura de la comunidad 6 de Mayo, informaron testigos a la emisora.

Una acción similar realizan pobladores cerca de la ciudad de San Marcos de Ocotepeque, en una vía que enlaza con las fronteras de El Salvador y Guatemala, por los puestos limítrofes de El Poy y Aguas Calientes, respectivamente.

Otros informes obtenidos  aseguran que hay manifestaciones en San Rosa de Copán, Santa Bárbara y otros puntos

también te puede interesar