Internacionales

Zelaya llamó al pueblo a seguir resistiendo en defensa de la democracia

Le quedan pocas horas al gobierno de facto, aseguró desde Nicaragua

Manuel Zelaya
Zelaya llamó al pueblo a seguir resistiendo en defensa de la democracia. | daylife

Redacción Central |

Le quedan pocas horas al gobierno de facto, aseguró desde Nicaragua

El presidente legitimo de Honduras, Manuel Zelaya, manifestó que al gobierno de facto de Roberto Micheletti le quedan pocas horas, e hizo un llamado al pueblo de su país a seguir resistiendo y protestando pacíficamente en defensa de la democracia hondureña y latinoamericana.

“Le faltan horas para que este gobierno tenga que retirarse y tenga que restituir al presidente que han expulsado por la violencia y la fuerza, y sentar un gran precedente para que este golpe de estado no vuelva a suceder en nuestra sociedad”, dijo el mandatario hondureño.

Zelaya brindó una conferencia de prensa en la embajada de Honduras en Nicaragua, antes de partir hacia Washington para reunirse con la Secretaria de Estado, Hillary Clinton.

En el encuentro con la jefa de la diplomacia norteamericana, Zelaya manifestó que espera se sigan cerrando los espacios diplomáticos a un gobierno ilegítimo que ha demostrado ser arrogante y violador de las normas internacionales.

En la conferencia, el mandatario hondureño, confirmó que una vez retome el mando del país, los golpistas y los jefes de las fuerzas armadas hondureñas, tendrán que ser enjuiciados por los crímenes cometidos contra el Estado y pueblo de su país.

Manifestó que tras ser secuestrado por comandos militares y posteriormente expulsado del país, se logró comunicar con el general Romeo Vásquez, Jefe del Estado Mayor, quien argumentó que su expulsión fue con el objetivo de preservarle la vida, ya que la orden era asesinarlo.

“Querían que al calor de mi captura fuera asesinado, las fuerzas armadas expresaron eso, en el momento lo creí, pero ahora al ver que los francotiradores están disparando  contra el pueblo, el General tiene que aclarar esto, porque yo ya no le creo, porque quiero saber quién me quería asesinar”, dijo Zelaya.  

Expresó que un gobierno ilegítimo  y asesino como el del golpista  Micheletti no puede estar dirigiendo el futuro de los hondureños y  por esa misma razón  carece del apoyo de la comunidad internacional.

Manifestó que el golpe de Estado y la violencia contra el pueblo hondureño marca un grave precedente en Latinoamérica, y por lo tanto, de ahora en adelante, todos los gobiernos están expuestos a las élites político-militares de la región.

Estimó que la democracia latinoamericana está  golpeada por fuerzas tenebrosas y  los gobiernos no deben permitirlo, “se debe crear un precedente, porque si no ahora los presidentes tendrán que dormir vestidos y con las maletas listas”.

Indicó que todas las resoluciones que está tomando el gobierno de facto carecen de validez. Por esa misma razón señaló que todo proceso electoral realizado sin que él haya antes reasumido la presidencia, carecerá igualmente de legitimidad.

Ante las aseveraciones de los golpistas de que él quería eternizarse en el poder, aseguró  el 28 de junio pasado sólo se iba a realizar una encuesta no vinculante por medio de la cual el pueblo hondureño podría ejercer un derecho democrático.

También aseguró que quienes  asesinaron cobardemente a manifestantes mientras él trataba de retornar a su país, tendrán que responder ante la justicia por ese grave delito.

Zelaya reafirma su posición de que la mejor forma de retornar el estado de derecho a Honduras es a través de la protestas pacíficas, y por lo tanto se opone a cualquier acto de violencia.

Durante su comparecencia, el mandatario hondureño estuvo acompañado por la canciller legítima Patricia Rodas y por el embajador legítimo de Honduras en la Organización de Estados Americanos (OEA), Carlos Sosa.

Desde las oficinas de la embajada hondureña en Nicaragua, Zelaya nombró como nuevo embajador en los Estados Unidos a Enrique Reina.

también te puede interesar