Internacionales

Ubican restos que serían del avión de Air France desaparecido

Se hallaron los restos de una aeronave que incluyen un asiento de avión, materiales blancos, un flotador color naranja, un tambor y vestigios de aceite y queroseno

Barco brasileño
Barco de la armada brasileña que participa en la operación de búsqueda fuera de la costa brasileña para localizar los restos de vuelo Air France que desapareció el 1 de junio sobre el Atlántico. | daylife

Redacción Central |

Se hallaron los restos de una aeronave que incluyen un asiento de avión, materiales blancos, un flotador color naranja, un tambor y vestigios de aceite y queroseno
» Desapareció en el Atlántico avión de Air France con 228 personas

Equipos brasileños de rescate ubicaron en el océano Atlántico algunos restos de avión que presumiblemente serían del Airbus A330-200 de Air France que desapareció en la noche del domingo durante un vuelo entre Río de Janeiro y París con 228 personas a bordo.

La noticia fue anunciada por la Aeronáutica brasileña, que ahora tiene un “cuartel general” para el operativo de búsqueda y rescate en la isla de Fernando de Noronha. Unos 650 kilómetros al noreste de esa isla es donde se hallaron los restos de una aeronave que, según indicó el portavoz de la Aeronáutica coronel Jorge Amaral, incluyen “un asiento de avión, materiales blancos, un flotador color naranja, un tambor y vestigios de aceite y queroseno”.

Amaral precisó que “hasta ahora” no se han detectado indicios de supervivientes y advirtió que todavía no hay seguridad absoluta de que los restos sean de la aeronave desaparecida.

El gobierno francés envió un barco especial a la zona donde se hallaron los restos. Cuenta con equipos de buceo que pueden trabajar hasta una profundidad de 6.000 metros, con lo que se puede revisar hasta el 97 por ciento del fondo del mar, apuntó el ministro francés de Medio Ambiente y Transporte, Jean-Louis Borloo.

El barco “Pourquoi Pas” de 110 metros de largo incluye un robot de buceo del tipo “Nautile” y un submarino no tripulado del tipo “Victor 6000”. Modernos submarinos con capacidad para hasta tres tripulantes pueden llegar a una profundidad máxima de buceo de 6.500 metros.

En tanto, y tal como prometiera el presidente estadounidense Barack Obama para ayudar en la búsqueda del avión desaparecido, arribó una aeronave de la Armada estadounidense a la base aérea brasileña de la nororiental ciudad de Natal. Fue reabastecido antes de seguir hacia la isla de Fernando de Noronha. Un avión francés Falcon 50 colabora en las búsquedas, que movilizan además a diez aeronaves de la Fuerza Aérea Brasileña (FAB).

Amaral informó que a las 01:35 GMT de este lunes, el radar de uno de los aviones de la FAB captó señales “que indicaban materiales metálicos y no metálicos flotando en el océano”. Ello llevó a los equipos de búsqueda a concentrar sus esfuerzos en un área a 650 kilómetros al noreste de Fernando de Noronha y, a las 08:25 GMT de hoy, se habían ubicado materiales en dos puntos distintos, a 60 kilómetros de distancia uno del otro.

Amaral advirtió que primero hay que aguardar la llegada de los tres buques enviados por la Armada -entre mañana y el jueves, consistente en un patrullero, una corbeta y una fragata- para retirar los objetos ubicados en el océano y verificar si efectivamente son parte del Airbus A330-200 que realizaba el vuelo AF447, a través de alguna pieza que tenga el número de identificación de Air France.

También se pidió la ayuda de tres navíos mercantes, dos holandeses y uno francés, que se encuentran en la zona, que eventualmente podrían ayudar a rescatar más rápido las piezas que se encuentren.

En cuanto a las causas de la desaparición del vuelo, las especulaciones siguen a la orden del día aunque no hay indicios de un eventual atentado terrorista, dijo el ministro francés de Defensa, Hervé Morin. Expertos aeronáuticos han descartado que sólo un rayo haya podido causar la caída del aparato.

La asociación alemana de cabinas de pilotaje indicó que el siniestro no tiene efectos inmediatos sobre la tarea de los comandantes de a bordo. La conexión entre Brasil y Francia es un “tramo de rutina”, dijo el portavoz J rg Handwerg. De todas maneras, el accidente desató una “profunda consternación” entre los pilotos.

El Airbus A330-200 salió de Río de Janeiro el domingo a las 23:03 GMT y se contactó por última vez con los controladores aéreos brasileños alrededor de las 01:30 GMT del lunes. A eso de las 02:00 GMT, la nave entró en una zona de fuertes turbulencias y tormentas.

también te puede interesar