Internacionales

Alerta en el Caribe hondureño por marejadas después del terremoto

El Cuerpo de Bomberos hizo un llamamiento a quienes viven en las partes bajas a que busquen sitios seguros

Redacción Central |

El Cuerpo de Bomberos hizo un llamamiento a quienes viven en las partes bajas a que busquen sitios seguros

El terremoto que este jueves sacudió la mayor parte de Honduras podría causar marejadas en el Caribe, por lo que el Cuerpo de Bomberos hizo un llamamiento a quienes viven en las partes bajas a que busquen sitios seguros.

Hasta ahora es más la alarma que ha causado el temblor, que los daños, según diversos cuerpos de socorro que están haciendo llamamientos a la calma, pero a estar alerta, principalmente en la región caribeña.

En el insular departamento de Islas de la Bahía, que se localiza en la zona de influencia del terremoto, la normalidad ha vuelto, según vecinos de ese sector.

En la paradisíaca isla de Roatán, donde la energía eléctrica se cortó a raíz del terremoto, el servicio ya fue restablecido.

En San Pedro Sula, la segunda ciudad más importante, se han reportado daños materiales menores, entre ellos grietas en el cuarto piso de un hospital público, lo que obligó a evacuar a los pacientes que estaban en esa planta.

En Puerto Cortés e Islas de la Bahía se han suspendido las clases en algunos centros educativos, como medida preventiva por daños menores en algunas escuelas y colegios.

El comandante del Cuerpo de Bomberos en Tegucigalpa, Carlos Cordero, dijo que pobladores que viven en los departamentos de Atlántida y el Colón, en el Caribe, deben buscar “despacio y en orden” sitios seguros de al menos unos tres metros de altura por eventuales marejadas que se podrían registrar.

El terremoto se registró a unos 130 kilómetros al norte de La Ceiba, en el departamento de la Atlántida, hacia las 02.26 hora local (08.26 GMT), y según los informes preliminares de cuerpos de socorro de Honduras, hasta ahora solamente se sabe de una persona muerta y una lesionada en el municipio de La Lima, departamento de Cortés.

En Tegucigalpa, región central a unos 1.000 metros sobre el nivel del mar, el fenómeno se sintió fuerte durante unos doce segundos.

Efe pudo constatar que en varias zonas de la capital la gente salió a las calles por temor a que sus viviendas se derrumbaran.

también te puede interesar