Internacionales

Niños en huelga de hambre en Estados Unidos mientras su madre nica es deportada

600 niños presentarán demanda contra gobierno norteamericano por deportación de padres inmigrantes

Redacción Central |

600 niños presentarán demanda contra gobierno norteamericano por deportación de padres inmigrantes

Una dramática expresión del tratamiento dado en Estados Unidos a inmigrantes hispanos lo constituyó la deportación compulsiva de la nicaragüense Marcela Soza, cuyos dos pequeños hijos, nacidos en territorio estadounidense, mantenían una huelga de hambre en protesta por la separación de su madre.

Nada valieron las apelaciones ante los jueces de ese país para evitar una lamentable situación que se repite en numerosos casos de inmigrantes, a los cuales una deportación sin considerar situación familiares como la de Soza, deja a sus niños abandonados.

Cesia, de 12 años, y Ronald, de 9,  vivían su tercer día de huelga de hambre, recibiendo sólo líquido y sueros,  en el local de la organización Fraternidad Americana, defensora de los inmigrantes hispanos, cuando la Junta de Apelaciones comunicó a Alfonso Oviedo, abogado de la nicaragüense, que ella ya había sido enviada a Nicaragua mediante una aerolínea privada.

Sin saber que su madre ya había sido deportada, la niña mostro su esperanza de que ello no sucediera y dijo estar contante de poder hacer algo” para ayudar a su mamá.”

Soza, de 32 años de edad, fue detenida cerca de su hogar en Miami, durante una de las redadas que normalmente realizan las autoridades migratorias norteamericanas, las cuales han despertado grandes protestas entre los inmigrantes latinos.

Tal fue la prisa por sacar del país a la nicaragüense que ni siquiera se cumplió con el trámite legal de solicitar el pasaporte de Soza ante el consulado de Nicaragua, algo indispensable para proceder normalmente a su deportación.

Al ayuno de los niños se sumaron su tío Fausto Soza y el nicaragüense parapléjico Manuel Rivera, como señal de solidaridad con la afectada.

Ante la grave situación que viven los inmigrantes indocumentados y sus hijos estadounidenses, se presentó ante el Tribunal Supremo de Estados Unidos una demanda en nombre de 600 infantes que reclaman una reforma migratoria y no ser separados de sus padres, con la posibilidad de la adhesión a ese reclamo de unos cuatro millones de menores.

también te puede interesar