Internacionales

Varios gobiernos latinoamericanos se solidarizan con Bolivia

Chile, Brasil, Venezuela, Argentina, Nicaragua y Paraguay condenaron la violencia y las pérdidas de vidas

Redacción Central |

Chile, Brasil, Venezuela, Argentina, Nicaragua y Paraguay condenaron la violencia y las pérdidas de vidas

Varios gobiernos latinoamericanos  expresaron este viernes su apoyo al presidente de Bolivia, Evo Morales,  ante la ola de violencia y las manifestaciones que desde hace tres días se han extendido por todo el país contra su gobierno.

El gobierno de Chile condenó en un comunicado la violencia y  pérdida de vidas y apostó por “un diálogo constructivo, con el  propósito de lograr el entendimiento entre todos los bolivianos,  en beneficio de la democracia y de la institucionalidad de ese  país hermano”.

En Brasil, el asesor de Asuntos Exteriores del presidente Luiz  Inácio Lula da Silva, Marco Aurelio García, aseguró que Brasil y  los otros países de Sudamérica “no tolerarán una ruptura del  ordenamiento democrático” en Bolivia.

El propio Lula conversó por teléfono con los presidentes de Bolivia, Evo Morales, de Venezuela, Hugo Chávez, de Argentina,  Cristina Fernández, y de Chile, Michelle Bachelet.

García declaró que en estas consultas existe consenso en el  sentido de que se aplicarán “medidas diplomáticas” en caso de que  se intente dar un golpe de Estado en bolivia.

El líder venezolano, Hugo Chávez, ha llegado a mostrar su  disposición a darle a apoyo “armado” a Morales, sobre lo que  García señaló que “el tema militar no está siendo analizado” ni ha sido abordado en momento alguno en el gabinete de Lula.

“No será reconocido ningún gobierno o intento de gobierno que  intente sustituir al que los bolivianos votaron y ratificaron en  referendo”, sentenció García, quien destacó además la formación de un Grupo de Amigos creado para mediar en la crisis boliviana,  formado por Brasil, Argentina y Colombia.

El asesor de Lula advirtió de que un empeoramiento de la crisis boliviana “traería perjuicios enormes para la integración  suramericana”.

Desde Buenos Aires, la cancillería argentina expresó hoy su  “pleno e incondicional respaldo” al Gobierno de Evo Morales y  llamó a la comunidad internacional a pronunciarse a favor del  respeto al orden constitucional y a la integridad territorial de  Bolivia.

Un comunicado del gobierno argentino explicó que “ante los  graves hechos de violencia y sabotaje terrorista” registrados en  Bolivia, el gobierno de Cristina Fernández reitera su “pleno e  incondicional respaldo” al gobierno constitucional de Morales.

Buenos Aires llamó a los gobernantes locales bolivianos a  frenar los actos de violencia en sus respectivos departamentos y  convocó a los principales agentes políticos y sociales de Bolivia  para que “eviten un agravamiento de la situación y retomen el  diálogo”.

Argentina exhortó igualmente a la comunidad internacional a  “que se pronuncie a favor del respeto al orden constitucional y la integridad territorial de Bolivia”.

Asimismo, se mostró dispuesta a “colaborar en la búsqueda de  una solución que garantice el pleno respeto de la democracia, la  integridad territorial y la paz, valores que han guiado a la  sociedad boliviana en estos últimos años de forma ejemplar para la región y el mundo”.

Desde Nicaragua, el Compañero-Presidente Daniel Ortega, calificó hoy  “como una muy buena lección” la decisión de su colega de Bolivia,  Evo Morales, de expulsar de ese país al embajador de Estados  Unidos por inmiscuirse en los asuntos internos de su país después  de que el mandatario haya vencido un referendo sobre su mandato  presidencial.

“Esas protestas, incendios y violencia han llevado al  presidente Evo Morales a hacer llamados a la paz y, como está  claro quiénes son los que están tratando de incendiar Bolivia y de derrocar al presidente, entonces (a Morales) no le quedó más  camino que expulsar al embajador de Estados Unidos por estar  inmiscuyéndose en esas actividades subversivas”, declaró Daniel.

También el gobierno paraguayo, presidido por Fernando Lugo,  expresó en un comunicado su “profunda preocupación” ante la ola de violencia que viven varias regiones de Bolivia por tercer día  consecutivo.

también te puede interesar