Internacionales

¡Ahora, es la hora! Honduras en el ALBA

Firma de Adhesión de la República de Honduras a la Alternativa Bolivariana para los pueblos de América, ALBA

Redacción Central |

Firma de Adhesión de la República de Honduras a la Alternativa Bolivariana para los pueblos de América, ALBA
» Galería de fotos

Palabras de Maestro de Ceremonia

Buenas tardes pueblo hondureño, buenas tardes América Latina; Honduras se honra y recibe emocionada a los Presidentes de los países latinoamericanos que hoy nos visitan.

Saludamos al Excelentísimo Señor Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, Comandante Hugo Chávez Frías; al Excelentísimo Señor Presidente de la República de Bolivia, Evo Morales Ayma; al Excelentísimo Señor Presidente de la República Centroamericana de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega Saavedra, le acompaña su distinguida esposa y compañera, Rosario Murillo; al Excelentísimo Señor Vicepresidente del Consejo de Estado de la hermana República de Cuba, Carlos Lage.

Y en su calidad de anfitrión de este histórico y magno acontecimiento, presentamos a nuestro querido Presidente de Honduras y Presidente Pro Témpore de Centroamérica, José Manuel Zelaya Rosales, le acompaña su distinguida esposa, Xiomara Castro de Zelaya.

De igual manera, saludamos a los distinguidos miembros que acompañan a los señores Presidentes en la mesa principal; saludamos a Yiliam Jiménez, Vice Ministra de Relaciones Exteriores de Cuba; Milton Jiménez Puerto, Ministro Asesor de Casa Presidencial; Jerónimo Cardozo, Embajador de la República Oriental del Uruguay; Edmundo Orellana Mercado, Canciller de Honduras.

Nidia Díaz, Diputada del Parlamento Centroamericano por la República de El Salvador; Eduardo Galo Mora, Ministro de Cultura del Ecuador; Miguel Mejía, Ministro sin cartera de la República Dominicana; Ángela Garós Cabrera, Embajadora de Guatemala en Honduras; Nicolás Maduro, Canciller de la República Bolivariana de Venezuela; Enrique Flores Lanzas, Ministro de la Presidencia de Honduras. Saludamos a Patricia Isabel Rodas, Presidenta del Partido Liberal de Honduras.

Saludamos a los señores Cancilleres, Ministros, Embajadores, Representantes de Misiones Extranjeras, Diputados, dirigentes obreros, populares, campesinos, indígenas, garífonas, Medios de Comunicación y a toda la Patria hondureña y Latinoamericana; se les invita por favor a tomar asiento, señoras y señores. A la Delegación de Dominica, miembro permanente del ALBA, se le saluda muy cordialmente.

El espíritu del General Francisco Morazán se siente, porque está presente en esta Plaza de la Libertad, por eso, pido permiso para hablarle mi General Morazán. Le reporto, mi Comandante Morazán, que los pueblos de Centroamérica están despertando ante un nuevo grito de Independencia y de Unión Latinoamericana, porque su ideal, Comandante Morazán, sigue vivo hoy, mañana, ¡siempre!

Ofreceremos a continuación, un homenaje especial a la memoria del gran Comandante Revolucionario, que ofrendó su vida por defender la justicia; y en memoria de todos los líderes revolucionarios de Nicaragua, El Salvador, Guatemala, Cuba, Honduras, y de toda América Latina. Del Maestro cubano, Carlos Puebla, con el acompañamiento de la Orquesta Filarmónica de Honduras, dirigida por el Maestro Jorge Mejía, la intérprete Beatriz Valle, nos canta ¡Hasta siempre, Comandante! En honor del gran Revolucionario, Ernesto Che Guevara.

Intervención de Carlos Lage Dávila

Vicepresidente del Consejo

de Estado de la República de Cuba

Presidente Hugo Chávez, Comandante llanero, batallador infatigable por la justicia y la solidaridad; Presidente Evo Morales, líder indiscutible de los indios de América, y todos lo somos, y exponente de los más nobles valores del heroico pueblo boliviano; Presidente Daniel Ortega, ¡Presidente guerrillero! no ha faltado un minuto a la solidaridad con la Revolución Cubana; estimado y apreciado José Manuel Zelaya Rosales, Presidente Mel.

En 1878, después de 10 años de cruenta lucha y sin haber conseguido los ideales de Independencia y Libertad para Cuba, los patriotas cubanos se vieron dispersos por el Caribe, Centroamérica y otras naciones. Muchos patriotas y muchos de los principales jefes de aquella contienda, encontraron en Honduras, patria, hogar, remanso; aquí recibieron apoyo, aliento, amistad y amor. Los patriotas cubanos fueron en Honduras, en aquellos años, obreros, intelectuales, profesionales destacados, funcionarios públicos, jefes militares.

Gómez y Maceo, los dos jefes más brillantes de aquella lucha, vivieron aquí en Honduras; aquí dieron calor a su familia, sellaron su amistad y aquí en Honduras, conspiraron y lucharon por la Independencia de Cuba. En Honduras, se elaboró el primer plan para regresar a Cuba, retomar las armas y reiniciar las luchas por la Independencia; plan que pasó a la historia como el Plan de San Pedro Sula.

Antonio Maceo, fue en Honduras, Jefe de la Comandancia Militar de Tegucigalpa, Comandante de los Puertos de Puerto La Cruz y Omoa, y General de División del Ejército de Honduras. Maceo había sido un arriero que a los 23 años se incorporó al Ejército Libertador, adquiriendo en menos de un año, los grados de Teniente Coronel por mérito de guerra; al morir, a los 51 años, tenía en su cuerpo, 26 heridas de bala. De Maceo, había dicho Martí, tiene tanta fuerza en la mente como en el brazo.

Al hermano pueblo hondureño que acogió como hijos a los patriotas cubanos, les expresamos hoy, los más profundos sentimientos de amistad y solidaridad, que vienen de aquellos no tan lejanos años.

Hoy, 394 colaboradores cubanos, trabajadores de la salud, la educación y otros sectores, viven junto a ustedes, trabajan aquí, luchando y esforzándose junto al pueblo hondureño, haciendo latir sus corazones junto al de ustedes. Ya Martí nos había enseñado que la fraternidad no es concesión, sino deber.

Hace crecer a los pueblos cuando se brinda solidaridad, por modesta que sea; cuando se recupera la salud de un hondureño; cuando vuelve la sonrisa de un niño de Honduras; cuando la mosquitia hondureña no teme a la muerte, porque médicos hondureños y cubanos, en su hospital, luchan por la vida; cuando los médicos y trabajadores de la salud de Cuba, se adentran en las entrañas del pueblo hondureño y llegan hasta la Tribu Tahuaca; cuando los hondureños conocen las letras y el saber, sentimos lo que es la solidaridad y la hermandad entre los pueblos.

En tres centros oftalmológicos se han operado de la vista, 24 mil 541 hondureños; 650 jóvenes hondureños se han graduado de carreras universitarias en Cuba y 853 jóvenes hondureños, estudian hoy en las universidades cubanas, 555 de ellos, lo hacen en la carrera de Medicina, para regresar a Honduras, pero, no para enriquecerse del dolor ajeno, sino para ir allí donde está el dolor, a sufrirlo, a compartirlo, a mitigarlo.

Porque para el nuevo médico, para el médico del ALBA, el enfermo no es un cliente, es un paciente. Los enfermos no son el modo de vida de un médico, son la razón de la vida de un médico; el médico del ALBA no gana dinero, ¡gana vidas! y se vuelve un educador moral y social con el ejemplo de su propia vida. Los proyectos del ALBA, alentarán a ese nuevo médico, a esa nueva medicina, para todos los ciudadanos, sin exclusión; permitirán incrementar la presencia de maestros, para extender la alfabetización a todos los rincones del país, y que en poco más de un año, no quede un solo hondureño sin saber leer ni escribir.

¿Se trata de ayuda? No, no es ayuda. ¿Se trata de servicios que deben ser remunerados? No, no deben ser remunerados. Uno de los patriotas cubanos que vino a Honduras en el siglo XIX, el doctor Eusebio Hernández, fue Director del Hospital de Tegucigalpa y Profesor de la Escuela de Medicina, pero puso una sola condición, la de no recibir remuneración alguna. Y así, con esa misma condición, la de no recibir recompensa material alguna, trabajan y trabajarán los médicos cubanos, los médicos del ALBA, junto al pueblo hondureño.

Y es que el ser humano, tiene una capacidad infinita de atesorar bondad, nobleza y generosidad; y precisamente, en esos sentimientos de nobleza, bondad y generosidad, se inspira la Alternativa Bolivariana para las Américas. El ALBA, fue primero una inspiración, después fue un proyecto y hoy es una esperanza; la inspiración fue de Chávez, el proyecto de Chávez y Fidel, y la esperanza, de todos nosotros los pueblos latinoamericanos.

Hoy podemos hablar, no sólo de ideas, sino también de realizaciones: En estos pocos años de nacimiento del ALBA, más de un millón 300 mil latinoamericanos han recuperado la visión, han dejado las tinieblas; más de 3 millones 200 mil latinoamericanos, han aprendido a leer y a escribir; 6 mil 935 jóvenes latinoamericanos se han graduado de Medicina y estudian hoy, más de 40 mil latinoamericanos la carrera de Medicina; 125 mil barriles diarios de petróleo, suministra Venezuela a trece países latinoamericanos y caribeños, en condiciones altamente preferenciales.

Algo debe decirse, porque, como decía Martí, se ha de vivir y morir abrazados a la verdad: la Alternativa Bolivariana para las Américas, el ALBA, ha sido posible gracias a la Revolución Bolivariana y a su Presidente Hugo Chávez.

Compañeras y compañeros, por más de 30 años, desde los primeros días de la Revolución Triunfante, hubo un silencio político entre Honduras y Cuba; los imperialistas y sus acólitos no pudieron, sin embargo, silenciar las voces de nuestro pueblo, ni desatar los nudos de amistad, hermandad y solidaridad que de manera inquebrantable, existen entre el pueblo de Honduras y el pueblo de Cuba.

Usted Presidente, Manuel Zelaya, con su pasada visita a Cuba en el mes de octubre, ha contribuido a fortalecer y estrechar esos lazos de amistad. Reciba, como recuerdo de este histórico día en el bregar común por la Unidad Latinoamericana, un cuadro del general Antonio Maceo, vistiendo el uniforme del Ejército de Honduras.

¡Viva el pueblo de Honduras! ¡Vivan los pueblos de Latinoamérica! ¡Viva la Alternativa Bolivariana para las Américas!

Intervención de Daniel

Queridos hermanos y hermanas del heroico pueblo de Morazán; queridos campesinos, queridos trabajadores y trabajadoras; querida juventud, muchachos y muchachas, ¡juventud, divino tesoro! Niños y niñas de Honduras, abuelos y abuelas de Honduras, familias hondureñas.

En el año 1821 fuimos independientes de la Colonia Española, y luego, vino la anexión al imperio de Iturbide, un año; luego la Confederación de Estados Centroamericanos… ¡éramos un sola Patria, una sola Nación, un sólo pueblo!

Querido Presidente Manuel Zelaya, Presidente de la Dignidad hondureña; querido hermano, Comandante llanero, como bien le ha llamado Carlos Lage, Comandante llanero, Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías; querido hermano, líder, Comandante de los pueblos originarios, de los pueblos indígenas de América Latina y El Caribe, de Indoamérica, como la llamaba Sandino, hermano Evo Morales.

Querido hermano Carlos Lage, de la tierra de Maceo, de la tierra de Martí, de la tierra de Raúl, de la tierra de Fidel… ¡aquí está Fidel, acompañándonos en este día histórico, con este pueblo valiente, heroico, combativo!

Nuestros pueblos centroamericanos, y por lo tanto el pueblo de Honduras y el pueblo nicaragüense, no podemos olvidar la batalla común que libramos en el año 1856 contra los primeros invasores yanquis, que fueron derrotados en San Jacinto, el 14 de septiembre de 1856. Tampoco podemos olvidar cómo, cuando el jefe de los invasores yanquis, William Walker, intentó una segunda invasión por Puerto Cortés, Honduras, ¡el pueblo hondureño lo capturó y le aplicó la justicia popular!

No podemos olvidar la hermandad de nuestros pueblos, a pesar de que siempre han estado quienes han tratado de dividirnos; la hermandad de este pueblo, en la lucha heroica del pueblo nicaragüense para el derrocamiento de la tiranía impuesta por el imperio yanqui en Nicaragua, la tiranía somocista.

Aquí tuvimos, en las casas más humildes, en las casas de profesionales, en las casas de campesinos, en las casas de trabajadores, tuvimos casas de seguridad del Frente Sandinista de Liberación Nacional. Y así como combatientes hondureños acompañaron a Sandino en aquella gesta heroica, también combatientes hondureños acompañaron al pueblo nicaragüense, en esa gesta heroica que culminó con la gloriosa victoria del 19 de julio de 1979.

Esa victoria también es de ustedes, hermanos hondureños, es de los pueblos centroamericanos, es de los pueblos indoamericanos, de los pueblos latinoamericanos y caribeños, de los pueblos que en el mundo luchan por la Justicia y por la Paz.

Hoy nos encontramos nuevamente en este Honduras, de ese Morazán que dio su vida por la Unidad Centroamericana; y ahora luchando, ya no sólo por la Unidad centroamericana, sino por la Unidad de los pueblos indoamericanos, de los pueblos latinoamericanos, de todos nuestros pueblos, que han sido divididos para ser sometidos fácilmente por el imperio y por los que están a su servicio.

Hoy aquí, Honduras se incorpora a la Gran Familia Latinoamericana y Caribeña del ALBA, ¡el ALBA de oro! ¡el ALBA de oro de los pueblos! Y en medio de los ataques de los eternos enemigos de los pobres, de los eternos enemigos de los pueblos; de los que han tenido la oportunidad de gobernar en estas tierras durante siglos y… ¿cuáles son los resultados sino el hambre, la pobreza, el desempleo, la explotación y el enriquecimiento de unos pocos? ¡Esos son los resultados!

¿Y cuáles son los resultados? Nicaragua, Honduras, Bolivia, Guyana y Haití, los países, los pueblos más empobrecidos de todas estas tierras. Entonces… ¿dónde están las virtudes del capitalismo, dónde están los beneficios del capitalismo? Por eso es que la única alternativa que le queda a los enemigos de los pueblos, es mentir, calumniar, difamar, para tratar de confundir a los pobres. ¡Los pobres nunca se equivocan, los pueblos nunca se equivocan!

No se equivocaron en Venezuela con la Revolución Bolivariana y con nuestro hermano Hugo Chávez; no se equivocaron en Bolivia con nuestro hermano Evo Morales; no se equivocaron en Honduras con nuestro hermano Manuel Zelaya. Nunca se ha equivocado el heroico pueblo cubano, que a pesar de bloqueos, atentados criminales y terroristas de todo tipo… ¡ahí está Cuba, firme, digna, soberana, y brindándole Amor y Solidaridad a los pueblos del mundo!

¿Qué les puedo decir hermanos hondureños, hermanas hondureñas? ¿Qué le puedo decir a los pequeños, medianos, grandes productores de la ciudad y el campo? ¿Qué le puedo decir, incluso, a los empresarios, algunos de los que muestran pavor ante el ALBA? ¿Qué les puedo decir?

La misma historia fue en Nicaragua, quisieron sembrarle el miedo al pueblo y le decían: si regresa el Frente Sandinista al Gobierno, si regresa Daniel, va a volver la guerra, va a volver el bloqueo… ¡mentiras, mentiras y más mentiras! son las que saben repetir los enemigos del ALBA, los enemigos de los pueblos.

Al contrario, nuestros pueblos se han visto favorecidos, desde el mismo momento en que Nicaragua se incorporó al ALBA; los productores agropecuarios se han visto favorecidos, desde el mismo momento que Nicaragua se incorporó al ALBA. En Nicaragua, les tengo que decir que, todos los empresarios, incluyendo los más furibundos antisandinistas, reconocen que, gracias al ALBA, Nicaragua terminó con los racionamientos de energía, terminó con los apagones, y ahora estamos desarrollando el comercio justo, el intercambio, la complementariedad, la solidaridad.

Y ¿Qué es la solidaridad sino el socialismo, qué es el socialismo sino el cristianismo, y qué es el cristianismo sino ese mandato divino que nos dice, amá a tu prójimo como te amás a vos mismo…? ¡Eso es ser revolucionario, eso es ser humano, ser justo, ser solidario!

Hermanos y hermanas, en este día histórico, porque realmente es un día histórico para Honduras, un día histórico para los pueblos de Centro América, un día histórico para los pueblos de América Latina y El Caribe, un día histórico para los pueblos del mundo… ¿qué les decimos hermanos? Gracias por la solidaridad que le han brindado al pueblo nicaragüense, y que le han brindado también a los pueblos del mundo que libran batallas en diferentes lugares.

Gracias hermanos, por ese apoyo que le brindaron a la lucha del Frente Sandinista; por ese apoyo que nos brindaron desde el más humilde campesino hasta líderes honestos, como Modesto Rodas y Patricia Rodas, que hoy aquí nos acompaña, que ha sido una militante de las causas de la justicia y de las causas de la libertad.

¡Que viva el ALBA! ¡Que viva la Unidad de los pueblos! ¡Que viva la Unidad Centroamericana! ¡Que viva Honduras! ¡Que viva Morazán! ¡Que viva Bolívar! ¡Que viva Martí! ¡Que viva Sandino! ¡Patria libre o morir!

Intervención de Evo Morales Ayma

Presidente de la República Bolivia

Muchas gracias, hermanas y hermanos de Honduras, quiero saludar a nuestros compañeros, hermanos Presidentes presentes acá, invitados de toda Latinoamérica; a los compañeros Dirigentes de los Movimientos Sociales, estamos viendo a los compañeros de la Vía Campesina, a esta enorme concentración del pueblo hondureño.

Agradecer por la invitación del Presidente Zelaya de esta República, decirle primero, que estoy muy sorprendido, como siempre nos reunimos sólo Presidentes, pensé que era una reunión más de Presidentes y no con el pueblo. Felicitar a todo el pueblo hondureño por esta gran concentración.

De verdad, es un día histórico. Me acuerdo perfectamente hace años atrás cuando todavía era Dirigente Sindical, pedí al compañero Fidel, pedí al compañero Hugo Chávez, hacer reuniones de Presidentes que están con su pueblo; Presidentes que expresan el sentimiento de los pueblos de Latinoamérica, de América… esta clase de eventos; junto a un grupo de dirigentes sindicales, campesinos, indígenas, obreros, para realizar esta clase de acto, Presidentes de sus pueblos.

Quiero decir, de verdad, que ese mi deseo de años atrás, poco a poco va cumpliéndose, y vemos a cuatro, cinco Presidentes junto a sus pueblos, con el pueblo hondureño; quiero decirles, gracias por esa gran iniciativa de reunirnos, firmar acuerdos y convenios de cara al pueblo latinoamericano, de cara al pueblo hondureño, y no como antes, Gobiernos neoliberales, acuerdos firmados a puertas cerradas, acuerdos, convenios firmados bajo el control militar y policial. Eso pasó en Bolivia.

Estamos acá, justamente para que los Presidentes que piensan en la liberación de pueblos reunidos, para seguir sumando más pueblos y Presidentes y Gobiernos que se sumen al ALBA, como explicaba nuestro compañero Daniel Ortega, Alternativa Bolivariana para las Américas.

¿Por qué viene el ALBA? Seguramente muchos compañeros dirigentes deben recordar, desde la década pasada, desde Estados Unidos se ha planteado el ALCA, Área de Libre Comercio de las Américas; y los movimientos sociales nos hemos organizado para combatir al ALCA en muchos seminarios, talleres. Nosotros hemos interpretado el ALCA, no como Área de Libre Comercio de las Américas, sino como Área de Libre Colonización de las Américas, si lo enfocamos desde un punto de vista ideológico, programático, económico.

Pero también decíamos algunos dirigentes, no es ALCA, sino es ALGA, ¿saben por qué compañ[email protected]? Porque era Área de Libre Ganancia de las Américas y, cuando nos dimos cuenta que era un instrumento de colonización, de recolonización, hicimos muchos talleres, seminarios, debates, para combatir el ALCA que venía de Estados Unidos. El que de verdad, compañero Hugo Chávez, aparece con una propuesta, frente al ALCA, el ALBA.

Yo me acuerdo compañero Hugo, yo planteé cómo incorporar al ALBA el TCP, Tratado de Comercio de los Pueblos; ahora, compañ[email protected] entiendo que está un debate profundo, una batalla, una confrontación entre el ALBATCP frente, o versus ALCATLC. Y aquí, lo que debemos preguntarnos es, si estamos con la dominación del imperio norteamericano o estamos por la liberación, sublevación de los pueblos de América.

Yo veo, [email protected], que hay dos caminos, y hay que decidir si estamos con los pueblos o con los imperios; si estamos con el pueblo, quiero pedir a los movimientos sociales de todo América, a muchos hermanos Presidentes de América, de Latinoamérica especialmente, sumarnos al ALBA TCP, dejando, rechazando, repudiando, condenando al ALCATLC. Son dos caminos que hay que decidir, no hay medias tintas.

Por eso, hermanas y hermanos, Presidentes, algunos Presidentes con sus pueblos, empezamos a plantearnos esta llamada ALBATCP para derrotar al ALCATLC. Hoy día, estamos reunidos, para que el compañero Manuel Zelaya, de manera muy espontánea, se incorpora a esta lucha de los pueblos para liberar al pueblo de Latinoamérica.

Una pequeña experiencia vivida en Bolivia, quiero contarles, que el ALCA, ahora llamado también TLC, sólo trae privatización de los Recursos Naturales, privatización de los servicios básicos; mientras que con el ALBATCP decidimos nacionalizar nuestros Recursos Naturales; que los servicios básicos sean Derecho Humano; hemos empezado a dignificar a [email protected] [email protected] y con algunos resultados muy importantes, pero, buscando siempre transformaciones profundas en democracia.

Hace un momento le comentaba a algunos compañeros Presidentes, cuando me preguntaban ¿cómo está Bolivia? Sin miedo quiero decirles, están los que representan a algunos grupos, algunas familias que convierten por ejemplo la Naturaleza en un negocio, en una mercancía, la biodiversidad es una gran mercancía; mientras que para los pueblos, especialmente para los pueblos indígenas, la Naturaleza, la Madre Tierra, es la vida misma del ser humano; vivimos en armonía con la Madre Tierra y a veces, llego a la conclusión, acá está en debate, Políticas y Culturas de la Vida, frente a las políticas y culturas de la muerte.

El ALCATLC representa la cultura de la muerte, y nosotros estamos acá, ALBATCP, que es la Cultura de la Vida, de la igualdad de los pueblos, de la justicia social.

Esos grupos que representan a la cultura de la muerte en mi país, son cada vez menos, pero más violentos y más radicales; no importa, quiero decirles a ustedes hermanos y hermanas, siempre habrá alguna gente que no les gusta la igualdad, la justicia social; lo único que piensa es cómo seguir acumulando capital, ser más ricos, más millonarios cada vez más, y no le interesa la gente pobre, la juventud, la niñez.

Son muchas y profundas diferencias, pero felizmente, los pueblos saben identificar a sus autoridades, los pueblos identifican y reconocen a sus líderes. Por eso, compañeros Presidentes, damos pasos importantes para la liberación de América Latina; qué bueno sería, acelerar este proceso de cambio, transformaciones profundas en toda Latinoamérica, y eso, uniéndonos todos.

Yo siento que, después de que el ALCA ha sido derrotada en América, inventan TLC, Tratados de Libre Comercio, pero éstos son mucho más peligrosos, porque dividen países, dividen organismos de integración, confunden a la población. El CAN por ejemplo, la Comunidad Andina de Naciones, desde la Región Andina intentamos cómo integrarnos, y aparece el TLC dividiéndonos al CAN.

Pero no importa, no vamos a abandonar CAN, desde ahí vamos a combatir al imperio y a esos instrumentos del imperio norteamericano. Y sólo se puede combatir con la conciencia del pueblo, con la conciencia de los pueblos de Latino América; intentan privatizar nuevamente desde la CAN los Recursos Naturales, sin embargo, los pueblos se organizan para cambiar esas políticas que hacen tanto daños a los bolivianos y a la Región Andina.

Compañeras y compañeros, yo sé que tenemos mucha responsabilidad para cambiar, no solamente en Bolivia, sino Latinoamérica; pero imagínense algo histórico, que a convocatoria, a invitación del Presidente Zelaya, estamos aquí Presidentes, para compartir estas experiencias desde la Presidencia, desde las luchas de los movimientos sociales, todo por la igualdad y justicia de nuestros pueblos. Quisiéramos, bajo la observancia de ustedes, de los pueblos, seguir trabajando de manera coordinada, integrando a Latinoamérica.

Anteayer tenía una gran reunión con los Movimientos Sociales de Bolivia para planificar otras formas, de seguir transformando a Bolivia, y ahí les decía, porque es verdad que algunos hermanos también me observaron, muy contentos, pero decía, prefiero someterme a más pueblos que subordinarme al imperio norteamericano; prefiero escuchar las recomendaciones, sugerencias de los movimientos sociales, que estar recibiendo instrucciones, imposiciones o programas, proyectos que vienen de afuera y de arriba, como hacían antes los Gobiernos.

Felizmente, hermanas y hermanos de Honduras y de toda Latinoamérica, cuando hay responsabilidad para dignificar a Latinoamérica, cuando hay responsabilidad para liberar a los pueblos de Latinoamérica y del Mundo; cuando hay responsabilidad de encontrar igualdad, justicia social, es posible, juntos, liberar a nuestros pueblos.

Por eso compañeros y compañeras, Presidentes presentes acá, es tan importante estar juntos los Presidentes juntos a nuestros pueblos. Antes, cuando era Dirigente Sindical, yo quería ver a los Presidentes como Fidel, como Hugo, como Lula… había algunas conferencias llamadas las Cumbres del Río de Janeiro, del Puerto Alegre, pero eran insuficientes, sólo delegados participaban.

Ahora vemos, miles de compañeros concentrados acá en Honduras, porque desde Bolivia, desde el Sur, pensaba que era casi imposible ver miles de compañeros concentrados en Centroamérica; pero esta concentración siento que es parte de la conciencia de Centroamérica, de Honduras, para liberarnos del imperio norteamericano.

Por eso [email protected], personalmente, ya no me siento solo; siento que los Presidentes no se sienten solos. Son pueblos que luchan por su liberación, son pueblos que luchan por una justicia social y los Presidentes están obligados a acompañar estas luchas, esta rebelión de pueblos de Latinoamérica.

Quiero saludar a nombre del pueblo boliviano, a miles de compañeros concentrados en Honduras; igualmente saludar a los Presidentes, a las Delegaciones de Gobierno que vienen acá, a participar en este acto.

Compañero Zelaya, yo envidio a su pueblo; usted me debe la próxima cita es en Bolivia, acompañándonos en una concentración como ésta, invitamos a todos los Presidentes, para seguir luchando por el pueblo boliviano y por el pueblo latinoamericano. Muchísimas gracias.

Maestro de Ceremonia

Queridos compatriotas, cuando a nosotros nos preguntan, si creemos en el ALBA, respondemos categóricamente, sin vacilaciones, sin temores, sin ataduras… ¡sí creemos! porque el ALBA representa los más altos ideales de Francisco Morazán, de José Cecilio del Valle en Centroamérica; de Simón Bolívar en América del Sur, y de José Martí que con su grito claro, desde Cuba para el Caribe y todo el continente, rompían las cadenas de la opresión y de la injusticia. ¡Sí creemos en el ALBA! El ALBA viene y nada la detiene.

Expresaba el Libertador Simón Bolívar, un pensamiento profético: “nuestras Repúblicas se ligarán de tal modo, que no parezcan en calidad de naciones, si no de hermanas unidas por todos los vínculos que nos han estrechado en los siglos pasados”.

Queridos compatriotas, queridos amigos presentes a continuación, el Gran Líder de la Revolución Bolivariana, Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, Comandante Hugo Chávez Frías.

Intervención de Hugo Chávez Frías

Presidente de la República

Bolivariana de Venezuela

Transmitiéndonos tu emoción, ¿cómo es tú nombre? Augusto, tú eres un gran maestro de ceremonia, yo no soy un gran líder, lo que soy es un soldado, pero te agradezco mucho tu generosidad. Tú si eres un gran maestro de ceremonia, como una gran cantora es la Embajadora Beatriz ¿dónde está Beatriz? Que nos cantó esa canción ¡qué linda canción, Embajadora! Y la Filarmónica, una gran Filarmónica.

¡Que viva el pueblo de Honduras! ¡Que vivan los pueblos de Centro América! que son en verdad un solo pueblo; señores Embajadores ¿cómo están ustedes? Perdonen que les dé la espalda a ustedes, señores Generales.

Señor Presidente Manuel Zelaya, yo le decía ahora mismo a Manuel, a Mel Zelaya y a su esposa la Primera Dama, a la que saludo con mucho afecto y a toda su familia… Mel Zelaya, no tengo duda, ¡es un valiente! y aquí lo está demostrando hoy, al convocarnos aquí a Tegucigalpa. Es un valiente, y hay que aplaudir a los valientes, yo pido que le demos un aplauso al valiente Presidente de Honduras, Mel Zelaya, un hombre del campo, un hombre que viene de allá de los campos, entre vacas y ganado, un hombre del pueblo. Yo agradezco mucho a Manuel su invitación, su afecto, su amistad.

Señor Vicepresidente Carlos Lage, Vicepresidente de Cuba, de aquí saludamos a Raúl Castro, Presidente de Cuba y a Fidel nuestro líder, nuestro Gran Líder, desde Tegucigalpa; señores Presidentes, Comandante Daniel Ortega, Presidente de Nicaragua, Rosario Murillo, su compañera; señor Presidente Evo Morales, Presidente de Bolivia.

Ustedes saben que el ALBA, entre otras cosas, otorga grados políticos… Evo es Comandante Indio, Gran Comandante Indio; Daniel, es Gran Comandante Sandinista; a mí me dicen Comandante, ahora me dijo Lage, Comandante Llanero, y yo le dije: bueno, yo soy Comandante Llanero, Daniel es Comandante Guerrillero, ¡va saliendo como un poema! Evo es Comandante Cocalero, y Mel será, vamos a otorgarle a Mel Zelaya hoy, el Grado de Comandante del ALBA.

Comandante Mel, el ALBA entre otras cosas asigna grados políticos, el Comandante Zelaya, el Comandante Lage; para seguir con la poesía de Lage, si Evo es Comandante Cocalero, yo soy Comandante Llanero, Daniel es Comandante Guerrillero, Zelaya será entonces Comandante Vaquero.

Señores, compañeros, Altos Representantes de los países de Dominica, señor Ministro de Dominica, que nos acompaña representando al Primer Ministro Roosevelt Skerrit de esa nación hermana del Caribe. Tenemos que recordar que los países que conforman el ALBA como miembros plenos, Cuba, Nicaragua, Bolivia, Venezuela, Dominica, y ahora Honduras, que hoy se incorpora como miembro pleno a la Alternativa Bolivariana para nuestros pueblos, para la independencia de nuestros pueblos, para el desarrollo de nuestros pueblos.

Pero tenemos un grupo de países observadores del ALBA, como Antigua y Barbuda; saludamos a los representantes de estos países hermanos, Dominica, Reginald Austrie, el Ministro de Vivienda, representando al Primer Ministro de Dominica; representando al Presidente del Ecuador Rafael Correa, está el Ministro de Cultura Ecuatoriano, Galo Mora.

También está representado otro país que es observador al ALBA, es la República Oriental del Uruguay, la tierra del inmortal José Gervasio Artigas; en representación del Presidente Tabaré Vásquez está el Embajador Jerónimo Cardozo, viejo amigo de Centroamérica, viejo soldado, batallador por estos caminos del pueblo.

Señores Cancilleres, señores Ministros, Ministras del Gobierno de Honduras, máximos representantes de los Poderes del Estado, Embajadores, Embajadoras; también está Miguel Mejía, debo saludarlo, un buen amigo, Secretario de Estado de la República Dominicana, viene acercándose al ALBA, representando al Presidente Leonel Fernández; saludamos a Miguelón, Miguel Mejía; Nidia Díaz está por ahí también, Diputada del Parlamento Centroamericano, del Farabundo Martí por la Liberación Nacional ¿Cómo estás Nidia?

Con especial cariño saludo a esta gran lideresa hondureña, Centroamericana, “nuestramericana,” Patricia Rodas, Presidenta del Partido Liberal de la República de Honduras. Ayer te estaba viendo por TELESUR, estabas dando una declaraciones, anunciando un poco la agenda de hoy, explicando; TELESUR ya se ve por todo el mundo, y por ahí me enteraba de la agenda del día de hoy. Estaba explicando Patricia toda esta gran concentración que ahora estamos viendo aquí.

Quiero saludar a todos los Movimientos Sociales de Honduras que están aquí hoy, haciendo presencia en la Plaza de La Libertad; a la juventud hondureña, vaya ese saludo; la juventud debe estar a la vanguardia de los procesos de cambio, porque ustedes son la garantía del futuro, de un futuro mejor.

Quiero saludar también, a las Comunidades afro descendientes de Honduras, que están por ahí haciendo presencia, a los Pueblos Indígenas Originarios, con sus arcos y flechas, con su esperanza y su batalla; a las mujeres hondureñas vaya un saludo de compañero, de camarada, de batallador de caminos, como somos nosotros, simples compañeros y batalladores de caminos; algunos niños vi por ahí, a los niños y niñas de Honduras un saludo, la bendición, un beso, y el compromiso más grande… “El que tiene un hijo, dijo el poeta, tiene todos los hijos del mundo.”

Dijo José Martí: “Todo lo que hacemos es para los niños…” Patria para los niños, Patria para las niñas, Patria para nuestros hijos, por ellos va esta batalla, para tengan un futuro digno, un futuro asegurado, un futuro mucho mejor al tiempo que a nosotros nos ha tocado vivir. Independencia, Dignidad, Desarrollo Integral, ¡ese es nuestro camino! Y, mientras no nos liberemos de las cadenas del imperio norteamericano, el imperio yanqui, no habría futuro para nuestros pueblos.

Países dominados, países encadenados durante mucho tiempo, esclavizados… ¡ya basta! ¡ya basta! El ALBA, hay que decirlo, aunque las oligarquías pitiyanquis de este continente salgan como fieras heridas. Fieras heridas he dicho ¡claro! Fieras heridas, serpientes venenosas, a largar su veneno… ¡no nos importan, pitiyanquis! Son las oligarquías pitiyanquis que entregaron estos países a la voracidad del imperialismo yanqui.

No nos importa su veneno, oligarquía, no nos importa que ladren; dijo el Quijote de la Mancha un día: “Si ladran los perros, es porque cabalgamos…” ¡ladren oligarquías pitiyanquis que nosotros seguiremos cabalgando los caminos de la independencia, de la dignidad, del futuro de nuestros pueblos! No nos importa nada lo que digan, lo que nos digan; lo que nos importa es el futuro de nuestros pueblos.

Saludo a los productores del campo que andan con su sombrero, con su dignidad, con su fuerza; por ahí vi que hay algunos Alcaldes de Municipios de la República de Honduras, a todos los saludamos; a los pequeños productores, los microempresarios, los maestros, los estudiantes, los profesionales, las amas de casa, a todos, mi corazón, el corazón de Venezuela.

Bien, yo no debo de hablar mucho, ustedes tienen aquí ya largo rato, el sol ha estado fuerte hoy, este día bonito en Tegucigalpa; debemos oír al Comandante Zelaya su discurso, sus palabras, este día histórico. Él es hoy, el centro de toda la atención de nosotros y de los pueblos de nuestra América.

Miren, ya yo tengo 10 años de Presidente, y les voy a decir algo, durante 10 años muchas veces traté, intenté, busqué mil maneras de venir a Tegucigalpa, de venir a Honduras, nunca fue posible, las puertas estaban cerradas, hasta que llegó Mel Zelaya y me dijo: vaya Comandante, lo esperamos en Tegucigalpa. Y aquí estamos, ya he venido dos veces en 6 meses… se me está pegando la poesía de Carlos Lage… he venido dos veces en seis meses, pero vendré muchas otras veces, en los próximos meses.

Por eso digo que Mel es un valiente y ha dado un paso que es histórico; quiero que sepan, ustedes lo saben, hombres, mujeres, jóvenes de Honduras, el día de hoy, 25 de Agosto de 2008, es un día histórico para Centroamérica, es un día histórico para toda nuestra América, es un día histórico para Honduras. La incorporación de Honduras al ALBA es verdaderamente un acontecimiento histórico, que va a tener un gran impacto positivo para el pueblo de Honduras, para Centroamérica, para El Caribe y para nuestra América.

Claro, yo he leído, desde hace varios días se ha desatado la artillería pesada imperialista; y digo imperialista porque los medios de comunicación manejados por la derecha en cada país, aquí en Honduras, más allá en Venezuela, en Bolivia, esos no son sino pitiyanquis, son instrumentos de los yanquis. Ellos le cantan loas a los llamados Tratados de Libre Comercio, al ALCA, al NAFTA y demás instrumentos imperialistas a través de los cuales el imperio yanqui ha vulnerado y destrozado la soberanía de muchos países y pueblos en el mundo, especialmente en el Continente Americano.

Por eso, el ALCA ¡lo mandamos al carajo, hace varios años ya! El ALCA se fue al carajo, lo enterramos en Mar de Plata, allá en la hermana República Argentina, hace ya varios años; pero el imperialismo tiene muchos recursos para jugar su estrategia de dominación, nos quedan los Tratados de Libre Comercio, mecanismo que ellos llaman de “ayuda directa.” Son mecanismos para dominar, controlar los Gobiernos, para explotar a los pueblos, para apropiarse de la riqueza de los pueblos, perpetuar sus mecanismos hegemónicos en el Continente y en el mundo.

El ALBA, se dice desde hace varios días por los canales de televisión, los periódicos que manejan los pitiyanquis y que manejan los yanquis, que el ALBA va a ser perjudicial para Honduras… razón tenía Daniel, cuando él nos recordaba que el ALBA… miren, cuando llegó Daniel a la Presidencia de Nicaragua una vez más, gracias al pueblo heroico de Sandino, gracias a él mismo, a su constancia de buen y verdadero revolucionario, incansable; gracias a Rosario, que lo ayuda tanto como compañera infatigable, revolucionaria, luchadora; gracias al Frente Sandinista de Liberación Nacional, a sus cuadros; gracias al pueblo de Nicaragua.

Gracias a Dios también, digo yo, creyente como soy; Daniel también es creyente, antes no eras creyente, verdad? Siempre fuiste…! Hasta Fidel me dijo un día: Chávez está bien, yo soy cristiano, pero en lo social; y yo le dije, me basta, porque Cristo es un gran revolucionario, el más grande revolucionario de nuestra Era, Cristo, El Redentor. Y el más grande contrarrevolucionario, capitalista, Judas Iscariote, que vendió a Cristo por unas monedas, ¡ese es el capitalismo! vende hasta a su madre, vende a la Patria, vende a sus hijos.

Cuando Daniel llegó a la Presidencia, una de las primeras decisiones que tomó fue incorporarse al ALBA. El ALBA ya tiene varios años, la inspiración del ALBA, dijo el Comandante Lage, nació, bueno, no de mí, nació por mi boca, producto de una alguna idea, pero fue producto de circunstancias, fue producto de los acontecimientos históricos. Fue por allá en nuestra Isla de Margarita del año 2001, recuerdo la fecha exactamente, era el 10 de diciembre de 2001.

Había comenzado ya el proceso golpista, había comenzado ya la agresión yanqui contra Venezuela utilizando a la oligarquía venezolana pitiyanqui, a sus medios de comunicación, a sus altas y grandes empresas, a la empresa petrolera, a la cúpula de la Iglesia Católica, que se prestó para el golpe y la agresión contra la Patria y contra el pueblo; en fin, una gran agresión había comenzado ya, destinada a derrocar la Revolución Bolivariana.

Y en Margarita había una Cumbre del Caribe, llegó Fidel aquella media noche y, conversando sobre estrategias, a mí se ocurrió ya cuando amanecía, le dije a Fidel: Mira Fidel el alba, estaba amaneciendo y el Mar Caribe estaba rojizo de amanecer; y ese día surgió, conversando con Fidel, la inspiración del ALBA, Alternativa Bolivariana para los Pueblos de nuestra América, para oponernos al ALCA.

Y aquí vamos, han pasado casi 8 años ya, el ALCA nació en Miami yo lo recuerdo, tanto igual, porque yo estaba en Cuba por casualidad, también con Fidel; era otro diciembre Lage, tú lo recuerdas, yo salía de la cárcel, era 1994, cuando lanzaron el ALCA desde Miami.

Luego, el ALBA nació de manera oficial y formal en La Habana, en diciembre del 2004. Ahora en diciembre conmemoraremos el IV Aniversario del Nacimiento de la Alternativa Bolivariana para nuestros Pueblos, y cuando se dice Alternativa Bolivariana, estamos diciendo al mismo tiempo, Alternativa Sandinista, Alternativa Martiana y Alternativa Morazanista, porque Morazán, Sandino, Martí, todos ellos siguieron el camino de Bolívar.

Lo Bolivariano engloba las luchas de 200 años y más, ¡500 años! en nuestro Continente; lo Bolivariano engloba la batalla por la Independencia… ¿alguien puede decir a plena voz, de verdad, verdad, que nosotros somos países independientes? ¡Pues no! Bolívar lo decía con una claridad profética, cuando veía al norte de Sur América que el Proyecto Unitario se debilitaba y se venía abajo.

Era 1828, Morazán y los pueblos de Centro América en plena batalla, no tuvieron tiempo de unirse Morazán y Bolívar, porque cuando Morazán logró aquí, instalar el Gobierno Unitario, caía Bolívar en Santa Marta, pero ahora, 200 años después se están encontrando Morazán y Bolívar… ¡Aquí estamos los hijos de Morazán, los hijos de Bolívar, los hijos de Sandino! y, que sepan los yanquis y sepan los pitiyanquis que ahora estamos resueltos a ser libres, y seremos libres cuéstenos lo que nos cueste. Que lo sepan, es bueno que lo sepan en todas estas tierras, en todas estas latitudes.

Nosotros no estamos dispuestos a que se vuelva a repetir el drama de Bolívar, el drama de Morazán, y Simón Bolívar lo decía en una carta memorable a sus compañeros de batalla, a los líderes políticos y militares de 1828, 1829, 1830, cuando moría; Bolívar decía: “Si no nos llamamos a un nuevo orden, los Gobiernos y las Repúblicas que estamos naciendo, si no nos llamamos a la razón, si no nos llamamos a las necesidades de nuestros pueblos, un nuevo coloniaje legaremos a la posteridad…” profecía de Bolívar.

Y eso fue lo que ocurrió, nos dividieron, a Centroamérica la picaron en pedazos; a Suramérica la picaron en pedazos; al Caribe lo picaron en pedazos todos los imperios, y aquí estamos hoy, naciones empobrecidas, atrasadas, explotadas y dominadas, pero ha llegado la hora de la verdadera y plena independencia de nuestra América, es la hora… ¡ahora es la hora, no es para mañana!

Llegó la hora, como dice… levanten la mano aquí, los que son cristianos, católicos, la mayoría somos católicos, cristianos; está escrito en la Biblia, en el Eclesiastés: “Todo lo que va a ocurrir debajo del sol, tiene su hora…” bueno, llegó la hora de nuestra independencia.

Ahora miren, es necesario y esto yo quiero decirlo a todos, a los líderes de los Partidos de Izquierda, de Derecha, de Centro, el llamado status quo, incluso, con ellos hablo, Jueces, Magistrados, grandes empresarios hondureños, venezolanos, nicaragüenses… miren, hay que tener aunque sea un pizca de Amor por la Patria donde uno nació, ¡aunque sea una pizca de Amor! Hay que tener aunque sea respeto, ¡aunque sea un poquitico! por la tierra natal donde están enterrados nuestros mayores, donde algún día nuestros hijos nos enterrarán a nosotros, y donde vendrán a vivir y a luchar las futuras generaciones.

El ALBA es un instrumento de unidad; yo veía en un periódico aquí de Honduras, grandes titulares, y claro, están cumpliendo, estoy seguro, instrucciones del Pentágono, de la Casa Blanca… están tratando de meterle miedo a los empresarios de Honduras, están tratando de meterle miedo a las mujeres, a los hombres, a los productores de Honduras, pero no lo han logrado porque, miren este pueblo aquí concentrado, reunido, desbordando la Plaza de La Libertad y, eso que no han comenzado ustedes a sentir el impacto del ALBA.

En Bolivia igual, se incorporó al ALBA inmediatamente cuando llegó Evo al Gobierno; éramos primero Cuba, Venezuela, comenzamos el ALBA los dos, después llegó Evo, después Daniel, después Roosevelt, y ahora, el Comandante Mel Zelaya, el Comandante Vaquero. Bueno, nos faltaba un vaquero porque, sin nombrar a nadie, los yanquis tienen un Presidente Vaquero, ahora tenemos nosotros un Presidente Vaquero… perdone usted la comparación Presidente, no se sienta ofendido.

Ahora ¡Epa..! ¿No vieron al Presidente de Estados Unidos borracho allá, en China? Le dieron medalla de oro por borracho al Presidente de Estados Unidos, ¡se emborrachó! Se lo llevaron en hombros, no se quería ir, como todo borracho, se rompió por aquí el codo, se cayó, después bajó a la cancha donde estaban jugando voleibol de playa las muchachas y quería tocarlas, se lo llevaron… ¡la Policía, compadre! No lo metieron preso porque era el Presidente de los Estados Unidos. ¡Vaya qué Presidente tienen los Estados Unidos!

Ojalá, ojalá, como dicen los árabes, ¿ustedes saben de dónde viene la palabra ojalá? Viene del árabe, compadre, porque los árabes dicen ¡Oh Alá! Ojalá que el próximo Presidente de Estados Unidos tenga algo de sabiduría, algo de sabiduría, que a éste ni se le asoma por ningún lado; y, entienda lo que está pasando en América Latina. A Estados Unidos nosotros sólo le pedimos que respete a los pueblos de nuestra América, que respete a los Gobiernos legítimos, como lo somos los Gobiernos de los países de América Latina y El Caribe.

No pedimos más nada… ¡respeto! Si nos respetan tendrán nuestro respeto, pero el que nos irrespete, tendrá por delante las lanzas de nuestra dignidad y los cañones de nuestra vergüenza, ¡nuestros pueblos se respetan!

Ahora bien, yo les decía, para todos esos por ahí que andan diciendo que el ALBA va a traer perjuicios y aspectos negativos para Honduras; bueno, pregúntenle a Bolivia, vayan a investigar en Bolivia lo que ha significado el ALBA, en Venezuela, en Cuba. Por ejemplo, el intercambio comercial entre Cuba y Venezuela, esto es muy importante para ustedes los productores, los empresarios, porque algunos empresarios pueden ser víctimas de la campaña atemorizadora, les meten miedo; como cuando uno era chiquito, muchacho, y le decían: cuidado, no salga de noche porque sale el espanto de La Sayona. ¿Por aquí no sale el espanto de La Sayona? La que sale es La Sucia… ¡Dios mío, nada más que me la imagino compadre!

Empiezan a inventar… mi papá era uno, cuidado muchacho, díganme en mi casa que somos seis varones, para controlar seis varones, muchachos de 10, de 15 años, la cosa no debe de ser tan fácil. Mi pobre madre y mi pobre padre inventaban para tenerlo a uno asustado en la casa… mira que allá en la esquina sale La Sayona, sale La Sucia, más allá en el arbolito, ¡no te vayas después de las nueve de la noche, porque te sale que sé yo, el vampiro! Allá hay otro que llaman El silbón, que es un larguirucho de 4 metros… cuidado le sale Bush, ése si es el verdadero, el espanto de América Latina, del mundo.

Ahora, fíjense, ustedes no me han dejado decir algunas cosas, fíjense una cosa, el intercambio comercial señores Embajadores, entre Venezuela y Cuba, no llegaba a 200 millones de dólares, a pesar de los esfuerzos que hacíamos. Carlos Lage, tú te acuerdas, por CNN te dicen “Leich,” yo mandé una nota a CNN protestando… Carlos Lage se escribe Lage, entonces las presentadoras y presentadores de CNN, que a veces se la pasan un poco confundidos…

Hace poco estaban en CNN hablando del crecimiento económico de Venezuela en el segundo trimestre, que fue de 7.1% del Producto Interno Bruto, mientras que en Europa, y esto no nos alegra para nada, los amigos europeos ojalá retomen pronto la senda del crecimiento económico, fue de 0.5%; en Estados Unidos 0.1%; algunos países europeos, negativo. Venezuela, modestamente creció 7.1%, la construcción, la telefonía, el turismo, la agricultura, la petroquímica, etc.; hay una Revolución económica en Venezuela.

Pero entonces, uno ve a CNN haciendo esfuerzos por desmeritar: no, ese 7.1% de Venezuela equivale a 0.01% de Estados Unidos, por las magnitudes. Ellos inventan cualquier cosa y buscan unos analistas sesudos, no sé de donde los sacan, pero allá ellos, yo lo que hago es reírme. Porque hoy, como nunca antes jamás, la economía venezolana está en su nivel de mayor fortaleza y va a seguir creciendo la economía, y además, estamos redistribuyendo el ingreso, disminuyendo la pobreza, la miseria, etc.

Entonces, el intercambio comercial llegaba apenas a 200 millones, señor Carlos Lage… no te vayan a decir un día de estos “Charles Leich” en CNN, no? Comandante Vaquero, oye, pegó la cosa oíste… Comandante Vaquero, ¡Viva el Comandante Vaquero! ¡Viva el Comandante Cocalero! ¡Viva el Comandante Guerrillero! Y yo soy el Llanero, así me puso Lage. ¡200 millones de dólares! pongan cuidado los estudiantes que les gusta la matemática, ¿les gusta la matemática? Sin la matemática no se entiende nada el mundo, y eso es lo que le pasa a los yanquis, que no entienden mucho de matemática.

Fíjense, 200 millones de dólares… ustedes saben, el año pasado, Carlos, el intercambio llegó a 6 mil 500 ¡claro! Fue el antepasado que pasamos los 3 mil, una barrera… 6 mil 500 millones de dólares de intercambio comercial entre Venezuela y Cuba. El que no lo quiera creer busque las cifras, busque la producción de los 2 países, Cuba está creciendo al doble de Venezuela, la agricultura, la industria, la microempresa, hemos abierto bancos conjuntos, fondos para el desarrollo.

Hace dos días nada más, estuve en el Lago de Maracaibo ¿qué fui a hacer? Fuimos a inspeccionar cómo marchan los trabajos de una de las tantas empresas, oigan bien, por favor, les ruego, el término… Empresas Gran Nacionales; esto es muy distinto a las Transnacionales y este término nació en Nicaragua, Daniel, ¿te acuerdas aquella noche que venías hablando, tú manejando, Rosario ahí y yo conversando? Nos nació la expresión de Empresa de la Gran Nación; porque nosotros somos una sola nación, desde México hasta la Argentina y El Caribe, somos una sola Nación.

Por eso son Empresas Gran Nacionales, de las tantas empresas Gran Nacionales, que en estos 4 años de ALBA hemos creado Cuba y Venezuela; allá tenemos un astillero que se llama ASTIMARCA Astillero de Maracaibo y del Caribe. Nos hemos unidos, allá están los cubanos y los venezolanos trabajando, reparando barcos; PDVSA, Petróleos de Venezuela, tiene 100 barcos, barquitos, barcotes, gabarras, etc.

Ahora los estamos arreglando con esa empresa, es un astillero que inventó Fidel, ustedes saben que Fidel, a mí se me parece a aquel personaje de Cien Años de Soledad, Aureliano Buendía, el que inventaba de todo, Fidel inventó un astillero flotante. Ahí se están reparando barcos de nuestra misma empresa petrolera, y de la flota venezolana; esos barcos se reparan por un tercio del precio que nos cobran los sectores o los astilleros privados, y además de gran calidad, trabajando juntos, venezolanos y cubanos.

Hemos creado otra empresa Cuba, Venezuela y Nicaragua, para ir a pescar a las aguas profundas del Pacífico; vamos a ir, y toda la pesca será para los tres países; hemos hecho empresas energéticas conjuntas, además del comercio.

Así que, yo hablo, me permito hablar a nombre de todos los países que conformamos el ALBA, Bolivia, Cuba, Venezuela, Dominica, Nicaragua; ahora, ustedes, productores, empresarios de Honduras, prepárense para incrementar la producción, porque el comercio de Honduras con el ALBA se va a incrementar; yo no sé si se va a incrementar con los Estados Unidos, ojalá se incremente, pero tengan ustedes la seguridad que se va a incrementar con los países del ALBA.

Hablo, en primer lugar, porque me toca hacerlo así, por Venezuela. Nosotros, Venezuela, era una colonia yanqui y el imperio yanqui le asignó un papel a Venezuela: producir petróleo y todo lo demás comprárselo a sus empresas. Ahora, nosotros estamos haciendo un gran viraje estratégico. Claro que seguimos importando de los Estados Unidos muchas cosas, pero, igual, ahora hemos diversificado tanto el destino de nuestra producción como el origen de nuestras importaciones.

Así lo digo a los productores y empresarios de Honduras, Venezuela va a incrementar, a partir de hoy, las solicitudes de importación de bienes y servicios desde Honduras hacia nuestro país, hacia nuestro territorio.

El ALBA tiene un conjunto de principios, uno de ellos es la Solidaridad, otro el reconocimiento de las asimetrías entre nuestros países; el ALBA además, no obliga a nada a los países que se incorporan; el ALBA libera, no obliga. En cambio el ALCA, o los mecanismos del imperialismo obligan a los países, les exigen en contra de sus intereses. El ALBA no, el ALBA llega a ofrecer ayuda y apoyo en el comercio, en la infraestructura.

Nosotros ya hemos creado por ejemplo, es bueno que ustedes lo sepan, un Banco del ALBA, ya tiene oficina en Caracas, tiene oficina en La Habana, pronto tendrá oficina en Nicaragua, y aspiramos que pronto tenga oficina también aquí en Tegucigalpa, el Banco del ALBA.

Por ahí he leído declaraciones de algunos voceros, de algunos sectores políticos de Honduras, y yo respeto toda opinión por supuesto, pero, o es que no les han informado bien y habría que hacerlo y ellos hacer un esfuerzo por informarse mejor; o es que sencillamente están jugando un papel contrario a los intereses de Honduras. Yo no vine aquí a meterme en las cosas internas, solo hago una reflexión… no puedo explicarme cómo, un hondureño, uno, pueda estar en contra del ingreso de Honduras al ALBA, al camino del desarrollo, al camino de la integración.

Lo voy a decir con más claridad, para mí… hondureño que se oponga al ingreso de Honduras al ALBA es un vende patria o es un ignorante, una de dos, no tengo otra forma de calificarlo; o es porque ignora, y si lo ignora, pues debería darse a la tarea de leer e investigar primero, antes de emitir opinión, por lo tanto sería, al menos, un irresponsable. Y si se opone, sea quien sea, a mí no me importa nada, con la verdad ni ofendo ni temo, si alguno de ellos está aquí, se lo digo en su cara… ¡es un ignorante o es un vende patria!

De vende patrias estamos llenos por todas partes, es bueno que el pueblo los conozca, conózcanlos; y apoyen a Zelaya, que es un valiente, y es un Presidente que está enfrentando las presiones de los yanquis y las presiones de la oligarquía hondureña. ¡Únanse! ¡Un pueblo unido jamás será vencido!

Vean lo que pasó en Venezuela: en Venezuela nos dieron un golpe de Estado, se unieron todos los peones del imperialismo, ya lo dije hace un rato, los grandes empresarios, todas las televisoras privadas, todas las radios privadas, todos los grandes periódicos, los grandes empresarios, más de 150 Generales y Almirantes traicionaron su juramento a la Patria, hasta el Cardenal de la Iglesia Católica, que en paz descanse, algún día me lo conseguiré en el infierno, un grupo de obispos, sectores financieros, bancos, etc.

Una gran unidad de la oligarquía pitiyanqui, me hicieron preso, derrocaron al Gobierno, juramentaron o él mismo se auto juramentó, valga la expresión redundante, el Jefe de los empresarios se juramentó como Presidente. Crearon Gobierno, eliminaron la Constitución, eliminaron la Asamblea Nacional, eliminaron los Poderes Locales, eliminaron el Tribunal Supremo de Justicia, destituyeron a todos los altos funcionarios del Estado y montaron Gobierno. No duraron 24 horas… ¡se les vino encima la avalancha del pueblo, unido, consciente!

A los militares de América Latina les hablo, yo soy militar, soy soldado de Bolívar; a los militares les hablo; en Bolivia les he hablado a los militares; en Paraguay, que está comenzando un Obispo del pueblo, un digno hijo del pueblo, un digno Sacerdote de la Iglesia Católica, ahora Presidente, allá estuvimos hace unos días, me vi con Mel donde el Presidente Fernando Lugo.

Los yanquis siempre andan buscando un Pinochet, andan buscando que los militares les hagan el trabajo, ¡se acabó ese tiempo, soldados! Soldados de Honduras, siéntanse los hijos de Morazán, no los hijos de Washington, ¡sean dignos! Seamos dignos, soldados, unidos a nuestros pueblos y al interés de nuestros pueblos.

Los soldados de América Latina debemos entender que está amaneciendo un tiempo nuevo y que nuestro papel, ya lo decía el General Bolívar, en una ocasión lanzó Bolívar una frase: “sigo la gloriosa carrera de las armas, sólo para lograr el honor que ellas dan, para libertar a mi Patria y para merecer las bendiciones de los pueblos.”

Pues muy bien, soldados de Honduras, a nombre de Morazán, a nombre de Bolívar, a nombre de los pueblos, les pedimos que apoyen al Presidente Zelaya, el Comandante Zelaya; que apoyen a los pueblos, que apoyen a los Gobiernos legítimos, que no se dejen calentar la oreja por los pitiyanquis, por los yanquis, por el imperialismo. ¡Soldados del pueblo, soldados para siempre, verdaderos soldados!

Nosotros vamos a firmar hoy un documento; miren, por ejemplo, el Banco del ALBA, comienza siendo modesto, pero ya está comenzando a operar. Nos ha pedido el Presidente Zelaya al Estado Mayor del ALBA, a los Comandantes del ALBA, que aquí ustedes tienen un banco, el BANADESA, Banco de Desarrollo Agrícola, él nos ha dicho que ese banco necesita capitalizarse o ser capitalizado. Nosotros, como somos Comandantes, no tenemos que estar consultando opiniones técnicas, ni misiones del Fondo Monetario… ¡no! hoy mismo hemos decidido capitalizar el Banco Agrícola de Honduras.

Hoy mismo, ¡y ya lo vamos a firmar! ¿Para qué? Para los microcréditos, los pequeños y medianos productores… eso es del ALBA, son los fondos del ALBA, donde cada país aporta según sus posibilidades; Cuba ha aportado, Bolivia, Nicaragua y Venezuela; los más pequeños aportan menos, pero todos somos iguales, no es que Venezuela va a imponer su voluntad ¡no!

Todos somos igualitos, tenemos el mismo peso a la hora de tomar decisiones; y no tenemos que depender de unas comisiones técnicas, no tenemos que estar diciéndole a Zelaya: bueno Zelaya, pero para nosotros aprobar esto, necesitamos que tú elimines esta ley o esta otra ¡nada…! ¡Eso es incondicional! porque nosotros sabemos que va directo a los pequeños productores, a las pequeñas unidades de producción del campo… ¡hay que ver el potencial agrícola que tiene Honduras!

Ustedes saben que hay en el mundo una gran crisis, o varias crisis, la crisis económica, la crisis financiera, y ante ésta, el ALBA ha creado su banco y algunos fondos, no sólo el banco, tenemos algunos fondos, porque el banco da crédito, obviamente, pero los fondos no necesariamente dan créditos. Tenemos algunos fondos que son para el apoyo a los más pobres, a los programas de alfabetización, de salud, etc.

Ese fondo se va conformando con el paso del tiempo, el Presidente Zelaya nos ha pedido y nos ha dicho que los pequeños productores del campo en Honduras, no tienen maquinaria agrícola, tractores. El ALBA, los Comandantes del ALBA, hemos decidido hacer una donación de 100 tractores con sus implementos agrícolas, a los productores y campesinos de Honduras. Ese es un fondo que tenemos ahí.

En Honduras, noble cuna de Francisco Morazán, ¡Morazán está vivo! Aquí está, alegre, con su pueblo.

No voy a alargarme más, sólo voy a agregar dos cosas, una, estos programas, ya Manuel Zelaya y me alegro mucho que haya inaugurado una nueva televisora pública, por donde va a bajar la señal de TELESUR; y te voy a decir Manuel, dentro de dos meses, más o menos el 1º de noviembre, Venezuela va a lanzar su primer satélite, el Satélite Simón Bolívar junto con el Uruguay.

El Uruguay nos ha cedido una órbita que ellos tenían disponible, nosotros no teníamos ninguna, porque la nuestra la secuestraron. Gracias a la unidad con Uruguay, al Presidente Tabaré Vásquez, que es otro valiente, socialista, revolucionario, estamos haciendo el satélite en China, ya tenemos dos años, estamos a punto de lanzarlo, es un satélite de telecomunicaciones que va a tener cobertura toda Centro América, todo El Caribe. Está a la orden de Honduras, a la orden de Cuba, a la orden del ALBA, de Nicaragua, de Dominica, de toda Suramérica, el Satélite Simón Bolívar.

Es la independencia hermanos, la independencia financiera, la independencia tecnológica, la independencia económica, la independencia política, ¡la Independencia! No hemos logrado nunca la Independencia plena, ahora tenemos que lograrla. Estamos comenzando apenas por ese camino, no lo perdamos, no permitamos que los adversarios de nuestros pueblos, de nuestra independencia y de nuestra unidad, logren una vez más su objetivo.

Mataron a Bolívar, mataron a Martí, mataron a Sucre, mataron a Morazán, mataron a Sandino, aún cuando no murieron, porque ahora resulta que todos han vuelto juntos, ¡aquí estamos sus hijos!

Pero en aquel momento, truncaron el camino de la Unidad y el camino de la Independencia.

Ahora que hemos retomado el camino, el ALBA es un amanecer, indicando un camino, no permitamos que la intriga, que la guerra mediática, que la ofensiva yanqui, pitiyanqui, vaya a confundir a nadie en Honduras, ni en nuestra América.

Por el ALBA está el camino, el ALBA indica el camino de un Nuevo Amanecer en la esperanza de nuestros pueblos, ya lo dijo Lage, del desarrollo social, por ejemplo, me dice el Presidente, el Comandante Zelaya, uno de los Comandantes del ALBA, que en Honduras hay un 30% de analfabetismo. En Venezuela lo había también hace 10 años, pero la Revolución Bolivariana, apoyada por la Revolución Cubana, convirtió a Venezuela en territorio libre de analfabetismo, como Bolivia, donde estamos a punto de concluir la jornada; y dentro de muy poco tiempo Honduras, gracias al ALBA, va a ser territorio libre de analfabetismo, como también Nicaragua.

Esa es la ofensiva cultural del ALBA, social del ALBA… ¡la formación de médicos! Porque ustedes saben que el capitalismo degeneró la medicina y se convirtió en mercancía. Si tú eres un enfermo o estás enfermo a ver cuánto vales. No, tenemos que liberarnos de la mercantilización de la medicina. Actualmente en el ALBA estamos formando casi 40 mil muchachas y muchachos en la Carrera de Medicina Integral Comunitaria.

Ahora, Honduras tiene que sumarse de manera masiva, a la formación de nuevos médicos y nuevas médicas para atender, de verdad, al pueblo, a los pobres, a los que no tienen cómo pagar una buena atención médica. La producción de medicamentos… pero, estamos sólo comenzando.

Dije que iba a terminar con dos cosas. Yo me imagino a Centro América así como la soñaba Bolívar. Bolívar escribió en la Carta de Jamaica, por 1815, lo siguiente: “Los Estados del Istmo de Panamá hasta Guatemala, formarán quizás una asociación; esta magnífica posición entre los dos grandes mares, podrá ser con el tiempo, el emporio del Universo, sus canales…” Bolívar previó el Canal de Panamá y el de Nicaragua, que está previsto, y por aquí un canal, hay que hacer varios canales, ya Bolívar habló de sus canales, varios canales hacen falta, no sólo el de Panamá.

“Sus canales acortarán las distancias del mundo…” este es Bolívar textualmente, en 1815, estoy leyendo: “…estrecharán los lazos comerciales de Europa, América y Asia; traerán a tan feliz región los tributos de las cuatro partes del globo, acaso sólo ahí, en Centro América, podrá fijarse algún día la capital de la tierra, como pretendió Constantino que fuese Bizancio la capital del antiguo hemisferio.”

Es decir, Bolívar se imaginó en esta Tierra de gracia, la capital de la Tierra; una región maravillosa, un potencial para el desarrollo y la vida y la felicidad de los pueblos. El ALBA abre esas puertas, por eso bien lleva el nombre de Alternativa Bolivariana. Yo me imagino a Centro América, al Caribe y Suramérica unidas; me las imagino dando un ejemplo al mundo de cómo se desarrolla un pueblo unido, consciente.

Por ejemplo, y cuando hablo de esto es que me la imagino no en la poesía, sino ¡en la realidad! A nosotros no nos hace falta nada para poner en marcha un gran proyecto de desarrollo social, económico, tecnológico, humano e integral… Centro América, El Caribe y Suramérica ¡lo tenemos todo! Con razón decía Artigas, el uruguayo, “no debemos esperar nada, sino de nosotros mismos.”

Yo me imagino Daniel por ejemplo, la gran Refinería de Nicaragua, aquí mismo a 200 kilómetros de aquí, una refinería grande que estamos comenzando a hacer ahí; esa refinería no será solo para Nicaragua, también para Honduras, para que ustedes tengan todo el combustible y la energía que necesite Nicaragua, Honduras, El Salvador.

Será una refinería del ALBA, Daniel, para traer el petróleo crudo desde Venezuela, que se lo llevaban todo los yanquis; ahora el petróleo de Venezuela ¡es de Venezuela y es de nuestros pueblos! Ese es otra de las grandes bondades del ALBA, el ALBA tiene un Tratado de Seguridad Energética.

Honduras se incorporó al ALBA, bien, sepan los hondureños que ahora están protegidos por un Tratado de Seguridad Energética, es decir, toda la energía o los recursos energéticos, petróleo, sus derivados; gas, sus derivados, fuentes alternativas de energía que necesite Honduras, los tiene asegurados ¡al menos por 100 años en lo adelante!

El ALBA garantiza energía, lo que les decía Daniel, en apenas un año nosotros acabamos con los apagones de Managua y de Nicaragua, gracias a tu gestión y al apoyo del ALBA. Había apagones todos los días, a cada rato; lo mismo pasaba en Bolivia.

Ahora, yo me imagino también que aquí en Honduras pudiéramos comenzar a proyectar, Presidente Zelaya, empresas grannacionales. A mí me gustaría comenzar pronto una empresa de producción de alimentos entre Venezuela, Cuba, Nicaragua, Honduras, Centro América y Venezuela.

Una gran empresa grannacional de producción de alimentos, para impulsar, esa es otra de las grandes crisis que hay en el mundo, para proteger a nuestros pueblos, pero no para dárselo a los especuladores, sino para distribuirlo directo a los pueblos, a los barrios, a los caseríos; alimentos de calidad, y al más bajo costo posible.

Yo me imagino Zelaya, que aquí en Honduras, pudiéramos instalar en el futuro una empresa petroquímica, por ejemplo, para traer la materia prima de Venezuela, y aquí fabricar cuanta cosa podamos hacer en materia petroquímica.

Sólo algunos ejemplos, algunos detalles, para cooperar en el entendimiento de lo que es el ALBA y, para salirle al paso, todos nosotros, a la arremetida oligárquica, pitiyanqui, que pretende atemorizar a Honduras y a los pueblos de nuestra América, acerca de esta fórmula beneficiosa para todos, incluso para ellos, aún cuando no terminen de aceptarlo.

Lo último que quiero decir por hoy Presidente, lo voy a decir, con Roberto Sosa, el gran poeta de Honduras, lo quiero decir con él, lo quiero decir desde mi corazón revolucionario, bolivariano. Así como lo dijo el gran Miguel Ángel Asturias, de aquí mismo de Centro América, de Guatemala, lo dijo de esta manera: “Los hombres como tú Libertador Bolívar, no mueren, sino que cierran los ojos y se quedan velando.” Igual lo dijo Pablo Neruda: “Bolívar despierta cada 100 años, cuando despierta el pueblo.”

Aquí hay que decirlo con Roberto Sosa… ¡Morazán vive! Poema que es una bandera de batalla hoy, no sólo para Honduras sino para toda Centro América, para Suramérica y El Caribe. Dice Roberto Sosa: “no, no estás ahí de bruces, indefenso en el polvo, ni se oculta tu estatua entre los fríos, picoteados por los pájaros…” Para concluir más adelante ese maravilloso poema, dedicado al Libertador Morazán cuando dice: “…eres bajo el lodo, una espada continua, nuestro honor y destino que custodian los mares, que lo aprendan los jóvenes y resurja el milagro del pan y de los peces. Vuelves Morazán de todas partes, desde tu dignidad, estás entre nosotros bajo la misma noche, repartiendo la luz, todos los días.”

Y yo me atrevo a agregar desde mi corazón… vuelves de todas partes, Morazán, repartiendo la luz en el ALBA, ¡la luz del ALBA Morazán, con nosotros! ¡Que viva Morazán! ¡Que viva Bolívar! ¡Que viva Honduras! ¡Que viva el ALBA!

Buenas tardes compañeros, compañeras, que Dios bendiga este pueblo ahora y para siempre; gracias Comandante Zelaya, Comandante de valentía, de dignidad, gracias Comandante Vaquero. Muchas gracias.

Intervención del Presidente de Honduras,

José Manuel, “Mel” Zelaya Rosales

Decía Simón Bolívar, que a las naciones no hay que unirlas como naciones, sino como pueblos hermanos. ¡Bienvenidos, hermanos de Suramérica y del Caribe a esta Patria genuina de Morazán, a esta Patria Centroamericana!

Nuestro cordial abrazo a todos los visitantes a este histórico evento en Tegucigalpa, Honduras; agradecimiento infinito, solidario, para todas las organizaciones sociales que están aquí presentes, diciendo ¡Viva la libertad en Honduras! ¡Somos un Pueblo Independiente, Libre y Soberano!

Hoy, esta plaza no existía como una plaza de concentraciones; hoy, estamos declarando que frente a la Casa del Jefe del Estado, se abre un espacio para que los gobernantes, hoy, mañana y siempre, vengan a rendirle cuentas de sus actos, al pueblo hondureño… la Plaza de la Libertad y la Plaza de la Solidaridad hondureña.

Lo hemos hecho en ocasión de venir, primero, a saludarlos, abrazarnos con los dignatarios de otras naciones de América Latina; pero especialmente, con el propósito muy loable, muy digno de los hondureños, muy libre en nuestros corazones, con el propósito de decir que, Honduras tiene la suficiente independencia, soberanía, heredada de nuestros mártires y nuestros próceres, esfuerzos cotidianos de muchas décadas y muchos siglos de trabajo; para decirle al mundo entero, a los hondureños, a los centroamericanos, a los latinoamericanos y a las sociedades del Planeta, que Honduras y el pueblo hondureño, ¡no tienen que pedirle permiso a ningún imperialismo, para suscribir el ALBA, como un sentido patriótico, libertario, morazanista, martiano, bolivariano y centroamericanista!

¿Quién tenía miedo? Sí, habían otros, ustedes no, ustedes, estas cien mil personas que han venido de diferentes lugares del país, han demostrado que a pesar de los ataques, a pesar de las desinformaciones, del temor que nos han querido infundir, han demostrado que el pueblo hondureño es un pueblo valiente, generoso, luchador, revolucionario y entregado a causas justas y nobles.

Decían, en algunos, porque son algunos medios de comunicación que se prestan a estas confabulaciones, se prestan a escuchar a los responsables de la pobreza, de la corrupción, del atraso, de la miseria, de la explotación del saqueo y de la exclusión de millones de hondureños. Decían que no deberíamos de firmar el ALBA, porque el ALBA era un Tratado militar y armado; que no deberíamos firmar el ALBA, porque era una manifestación de guerra.

Yo les digo, que ¡es cierto! no se equivocaron… estamos armados con las ideas de la dignidad y la formación de conciencia, para darle libertad al pueblo hondureño, a Centroamérica y Latinoamérica. Nuestra lucha… si le quieren llamar guerra, ¡no hay problema! es una lucha por salir adelante; si le tenían miedo a esta lucha, estimados amigos y adversarios, estimados críticos, si le tenían miedo a esta lucha, ¡ya la perdieron! hoy nos suscribimos al ALBA, Alternativa Bolivariana para las Américas.

Aquí han hablado, de Comandantes a Comandantes, yo sólo quiero comandar la cultura y la dignidad, para hacer de los hondureños un pueblo libre. No nací para ser esclavo, ni para tener amos; creo que los hondureños tenemos dignidad, y nos han faltado los espacios, nos han tenido sometidos, alienados, engañados y desinformados.

Gracias Comandante Hugo Chávez Frías, por abrir un espacio de libertad a los latinoamericanos, para que agarremos conciencia, de nuestras formas más dignas de Independencia y de Soberanía.

Gracias, Comandante y Presidente Daniel Ortega Saavedra, gracias; usted ha sido en la historia de Centroamérica un baluarte de resistencia. Los hondureños acompañamos la Revolución de Sandino contra las dictaduras oprobiosas de una dinastía sangrienta; los hondureños estuvimos en el Segovia, cuando se dieron las luchas armadas y las luchas cívicas, porque no teníamos miedo a ningún problema que se daba en aquellas épocas.

Y los hondureños hoy, lo acompañamos en la consolidación de esta democracia socialista, que usted ha creado, en forma libre, en Nicaragua. Bienvenido, y le agradezco su presencia, igual que a Rosario Murillo, la compañera de lucha.

Y qué no decir, de la fuerza indigenista, autóctonamente americana de las raíces de América, de la presencia del Primer Presidente de Raíces Auténticas, Indígenas, Nacionales y Patrióticas, de Evo Morales, en nuestro territorio. Lo felicitamos por haber superado ese Referéndum revocatorio al que usted se sometió, con mucho valor. Creo que es el primer Presidente en la historia de América; ningún Presidente se había sometido a un Referéndum revocatorio; Evo fue después de dos años, y sacó más apoyo que en su primera elección, 67% de apoyo en forma especial.

Y qué no decir del pueblo y de la resistencia del pueblo cubano. Más de 200 Resoluciones de Naciones Unidas, han pedido que cese el bloqueo a Cuba; Honduras se manifiesta también, en apoyo a que cese el bloqueo a los hermanos cubanos y manifestamos un saludo especial a su Presidente Raúl Castro y al Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz.

Un aplauso para el heroico pueblo hermano de Cuba, que siempre le ha tendido una mano a Honduras y al pueblo hondureño, sin pedir nada, sin intereses, sin condiciones; igual que a los representantes de Dominica, un aplauso para ellos; Guatemala, Ecuador, Paraguay, que están aquí acompañándonos; a los del Frente Farabundo Martí de El Salvador, también les expresamos nuestro agradecimiento.

Y a los hondureños, ¡gracias al Bloque Popular! Gracias por estar aquí también, a los compañeros diputados del Partido Liberal y de la Unión Democrática, de la UD. Gracias, al de los otros Partidos que se convocaron a esta reunión sin distingos de colores, porque aquí, la bandera que se levanta frente a ustedes, en esta Plaza de la Libertad que estamos inaugurando, es la bandera de las cinco estrellas de Honduras… hondureños que luchamos por un cambio, por una transformación.

Si el sistema que ha gobernado Honduras durante 40 años, hubiera resuelto la pobreza, la indigencia, la exclusión, de más de cuatro millones de hondureños, no estaríamos viendo hacia el Sur y hacia el socialismo del Sur. Hoy estamos aquí, porque creemos que Honduras necesita verdaderos cambios y transformaciones estructurales en su desarrollo y en materia de progreso económico.

Y hemos traído valientes Presidentes de América Latina, hombres y mujeres que se han enfrentado a los grupos más conservadores de la historia. Observábamos desde lejos, a miles de kilómetros, cuando se complotaban todas las fuerzas del mal en muchas partes del universo, para botar y dar un golpe de Estado, que fracasó, a uno de los líderes latinoamericanos, al hijo genuino de Bolívar, que Honduras lo apoya con el corazón, hoy este día de la firma del ALBA… ¡Hugo Chávez Frías! a quien reconocemos su amor y su cariño por los pueblos de América.

Como dijo el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, el ALBA no nos obliga a nada, el ALBA nos abre una puerta de esperanzas, para resolver los grandes problemas que nos ha generado la crisis universal de un capitalismo que nos ha heredado problemas energéticos, problemas alimentarios y pobreza, a nivel de las grandes mayorías de Honduras.

El ALBA es una alternativa, para buscar soluciones a los problemas que no han podido resolver los conservadores y los más reaccionarios de este país, que todo lo quieren bajo sus beneficios y no les importa el pueblo hondureño.

Hoy podemos decir, con mucha satisfacción, que aquellas palabras que pronunciaba el General Francisco Morazán a su regreso del exilio de Perú, en la Ciudad de David, de Panamá, podemos decirlas con plena garantía y con plena vigencia; cuando decía y le hablaba a los Conservadores de Centroamérica, esas mismas palabras hoy se convierten en una nueva y ya permanente acción de lucha de nuestras sociedades latinoamericanas.

Yo quiero decirles este mensaje, a los que nos adversan con este tipo de aproximaciones internacionales, decirles a los conservadores, enemigos de la Independencia, de la Libertad y de la Dignidad de los pueblos; a ustedes les hablo a través de los medios de comunicación:

“Ni el oro del Guayape, ni las perlas del Golfo de Nicoya, volverán a adornar nunca la corona del Marqués de Aycinena, y si acaso apareciese esa señal oprobiosa de los Conservadores, de las monarquías y de los reaccionarios, sobre la frente del soldado centroamericano, aquí estará mi espada para defenderlo y para libertarlo.”

Hoy se hacen vigentes las palabras de Martí, cuando decía que Patria es Humanismo; de Sandino cuando luchaba por liberar de invasiones extranjeras a Nicaragua y a Centroamérica; de Guillén Zelaya, de Froilán Turcios, de Cinchonero, de Visitación Padilla, de los grandes héroes de nuestro territorio, de nuestro país.

Cuando decía el héroe, el patriota, cuando decía Turcios: “Bendiga Dios la pródiga tierra en que nací, fecunda el agua, el sol y los campos, y florezcan espléndidas sus industrias en un cielo de zafiro. Bendiga Dios la pródiga tierra en que nací, libre y civilizada, agrande su poder con los tiempos y brille su nombre en las amplias conquistas de la justicia y el derecho.”

Los pueblos de América, hemos estado sometidos por décadas, por siglos, y no hemos podido alcanzar nuestra independencia económica, nuestra independencia energética, nuestra independencia alimentaria. Los pueblos de América hemos sufrido todos los ataques de los diferentes intereses particulares, que han oprimido a nuestras naciones hasta tenerlas sometidas en niveles altísimos de pobreza.

Es cierto que mi Gobierno ha logrado índices de crecimiento del 7%, sostenido casi en tres años ya de administración. Es cierto que hemos reducido significativamente la pobreza, como nunca en la historia; estuvo estancada durante 10 años y nosotros hemos logrado reducir un 9% de la pobreza extrema, pero no es suficiente, compatriotas.

Yo no puedo defender un status quo, donde la producción y la riqueza se quedan en pocas firmas y en pocas manos, y las grandes mayorías de la población, sufren por falta de educación, de salud y de indigencia. ¡Yo estoy molesto con este sistema! Está el pueblo inconforme, y tenemos que flexibilizarlo, tenemos que darle corazón a la economía, tenemos que derrocar todos esos conceptos erróneos que nos vendieron durante tres décadas: que nos iba a salvar, la economía de competencia egoísta, avara y sumamente ambiciosa.

La economía especulativa ha creado los grandes problemas del mundo; que nos iba a salvar una democracia política, olvidándose de la democracia social, que es a la que tenemos derecho. Yo creo que Honduras ha aprendido las lecciones; hoy, necesitamos volver a la planificación del Estado para favorecer el crecimiento y el desarrollo de nuestro país.

No fue el mercado el que planificó; el mercado planificó más pobreza por sus imperfecciones, por sus monopolios, por sus oligopolios, por sus imposiciones de las grandes empresas internacionales que vinieron aquí a imponernos costos, precios y, al mismo tiempo, asfixiaron a los pequeños empresarios del país.

Queremos una empresa privada, pero una empresa privada que compita, no con grandes ventajas para unos y grandes desventajas para las grandes mayorías; queremos un sector privado que comparta sus ingresos con sus trabajadores, que genere riqueza para que Honduras se desarrolle.

Yo llamo a los empresarios a un gran diálogo nacional, a un gran pacto nacional, para que no sigan invirtiendo solamente, en ver quién es el candidato que les va a favorecer en las próximas elecciones, sino para que inviertan en Honduras, en los hondureños, y en reducir la pobreza, que tenemos derecho, todos, de vencerla.

Todos los políticos hacemos un Plan de Gobierno para presentárselo al pueblo. Yo hice mi Plan de Gobierno y lo estoy cumpliendo al pie de la letra. Las últimas propuestas que me faltaban, han venido los compañeros del ALBA a ayudarnos a resolverlas este año y el próximo. Gracias, compañeros, gracias líderes, gracias Presidentes, que se están uniendo con nosotros.

Pero hoy Honduras, lo que necesita es un Plan de País, por lo menos a 30 años, en que todos comulguemos con ellos, y en el que le demos a César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios. Honduras necesita incorporarse a un verdadero liberalismo social o lo que es lo mismo, un liberalismo socialista, para que todos los beneficios del sistema vayan allá donde los que más necesitan, las mujeres, los hombres, los niños, los campesinos, los productores.

Con el Programa del ALBA, ya lo mencionaba el Comandante Hugo Chávez Frías, que vamos a firmar en los próximos minutos aquí frente al Pueblo, quiero que lo vean los empresarios hondureños, porque son los que más han cuestionado esta alianza con la Izquierda Socialista de América del Sur.

Cuando iba al Norte a reunirme con George W. Bush, no decían que era imperialista, ahí me aplaudían; y hoy que me reúno con los pueblos de América que luchan por la justicia, por la solidaridad, por combatir la pobreza, me critican. ¡Qué equivocados están! Qué falta de amor al pueblo hondureño y a un proyecto social, como es este Programa que estamos iniciando hoy.

Espero que rectifiquen en las próximas horas, espero que entiendan que en nuestra ley y en nuestra Constitución, primero es el pueblo, primero es la nación, antes que los intereses particulares. ¿Quién les ha dicho que hay que privatizar el agua, privatizar el aire y los servicios públicos, para que Honduras salga adelante? Creo que tenemos que llegar a un acuerdo sobre estos temas del desarrollo, temas importantes.

Este Programa dice:

Capitalización del Banco de Desarrollo Agrícola para la Reforma Agraria, para la Reforma Productiva del campo, que es donde más pobreza hay.

Bonos del Banco de Venezuela, como inicialmente se dice aquí, para iniciar con 100 millones de dólares, que se adquirirán para los programas sociales del sector informal de la economía, de aquellos pequeños productores que no pueden ir a la banca, porque no tienen garantía, porque no tienen créditos, porque no son propietarios, ni tienen un apellido que los avale.

Donación de 100 tractores agrícolas para los campesinos de Honduras.

Busca de independencia energética a través de los Proyectos de ALBAPETROCARIBE, ALBAAlimentos y ALBA Solidaridad.

Aprobación de proyectos en semillas, en productos y fertilizantes; centro de desarrollo genético; igual que apoyo al arte, en la parte de promoción del Canal Estatal, y además, contenidos culturales y artísticos para sinfónicas de juventud, en los diferentes lugares del país. Un programa que lo tiene Venezuela.

Ampliación de la Cooperación Médica de Cuba hacia Honduras… ¿quién se opone en Honduras a que Cuba nos ayude con los maestros hondureños, a enseñarle a leer a todos los que hoy están ciegos, por falta de educación en nuestro país?

¿Quién se puede oponer en este país, a los programas sociales, a los programas de desarrollo?

Está bien que defiendan sus contratos, sus privilegios, pero los Tratados de Libre Comercio fueron asociaciones entre empresarios, avalados por el Estado. Los empresarios de Centroamérica se reunieron, estaban los de Guatemala, los de Nicaragua, los de Costa Rica, Panamá no, porque todavía no le han firmado; Colombia, Ecuador y Brasil tampoco; Argentina y Paraguay no firmaron… estoy hablando del TLC.

No tienen Tratado Libre de Comercio, Colombia, Venezuela, Ecuador, Brasil, Panamá, ¿correcto? Pero, los empresarios de Centroamérica se reunieron con los empresarios de los Estados Unidos, y se pusieron de acuerdo… ¿cuánto es para ti, cuánto es para mí? Está bien, es un comercio; pero no preguntaron ¿cuánto es para los campesinos, o cuánto es para el sector informal de la economía? Los TLC son acuerdos entre empresarios, avalados por los Estados; nosotros los hemos avalados porque creemos que para el comercio, para la economía está bien.

Esto es diferente, compañeros… esto no es para los empresarios, esto es para el pueblo, para los pobres, para la solidaridad. Esto es para buscar apoyo, con ustedes, para nuevas formas de trabajo, de cooperación y de solidaridad latinoamericana. Así es que, “a César lo que es de César, a Dios lo que es de Dios,” y al ALBA lo que es del ALBA… una esperanza para los pueblos latinoamericanos.

Sigo leyendo:

Programa de Alfabetización masivo con Cuba. Maestros hondureños y cubanos, ayudados también por Venezuela, para que en menos de 14 meses ¡no haya un solo hondureño que no pueda leer la palabra Socialismo e Imperialismo, y entender la diferencia!

Ahorro energético, ahorro alimentario.

Chávez Frías, Evo Morales, Daniel Ortega, Carlos Lage, Reginald Austrie, Ministro de Vivienda de Dominica, más los invitados especiales… ¿quién tenía entonces temor al ALBA? Los que están bien en Honduras, está bien que defiendan lo que tienen; pero los que estamos mal, inconformes, enojados, molestos, ¡queremos el ALBA en este país para mejorar las condiciones del pueblo!

Fíjense lo que es la historia, nadie podría imaginarse, como decía Hugo Chávez, hace casi 200 años, Morazán murió y derramó su sangre por Centroamérica, y luchaba contra los conservadores que no le permitían implantar una reforma liberal, donde había educación libre para el pueblo, donde se implementaban los primeros principios de libertad, para una sociedad donde dice, que el pueblo es soberano.

Hace casi 200 años también allá, en América del Sur, Simón Bolívar estableció un Congreso Anfictiónico en Panamá, para unir a Centroamérica con América del Sur. Bolívar decía: “ese será el centro del mundo, si logramos unir, decía, a Latinoamérica, seremos igual de fuertes, o más fuertes que todo el imperio de la Unión Europea o toda la potencia de los Estados Unidos; Latinoamérica es el continente de la esperanza y Centroamérica, es el corazón de América.”

Por eso el ALBA es una esperanza, y el ALBA es un corazón que revive la historia para volver hoy, casi 200 años después, al Congreso Anfictiónico de Tegucigalpa, Honduras.

Hace más de 40 años, un golpe conservador de la derecha, botó los procesos de Reforma Agraria, de Seguridad Social y de Libertad que le dio el Gobierno de principios liberales doctrinarios, sociales, de Villeda Morales; un golpe que interrumpió el camino del desarrollo de Honduras.

Hoy, 25 de agosto del año 2008, proclamamos que el liberalismo social está vigente en esta instalación de la tercera República, con esa Bandera de las tres franjas y de las 5 estrellas de la Unidad Centroamericana.

Hoy, este Gobierno se ha colocado en un Centro Izquierda y, como me dijeron algunos, que era peligroso hablar de un Centro Izquierda, yo les dije: “quítele lo de Centro, si cree que es peligroso,” pero nosotros, hoy les decimos, a propios y extraños… el giro social del Gobierno nos dice que nadie, ningún poder fáctico, ni económico, ni mediático, ninguna potencia, puede impedir que la libertad de Honduras y el pueblo, se inscriban a la Alternativa Bolivariana para las Américas.

¡Sí al ALBA! ¡Sí a la Unidad Latinoamericana! ¡Sí a Honduras! ¡Viva Cuba, Nicaragua, Dominica, Bolivia, Venezuela y Honduras! Salud hermanos, ¡Hasta la victoria siempre!

también te puede interesar