Internacionales

Palabras de aceptación de S.E. Padre Miguel d Escoto Brockmann

Tras ser electo Presidente del Sexagésimo Tercer Período de Sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas

Miguel D Escoto
La Asamblea General de la ONU como su próximo presidente a Miguel D Escoto, jefe de la diplomacia nicaragüense en el primer Gobierno sandinista y actual asesor del presidente Daniel Ortega en asuntos internacionales. | AP

Redacción Central |

Tras ser electo Presidente del Sexagésimo Tercer Período de Sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas

Señor Presidente

Secretario General

Distinguidos delegados

Amigos todos

Para mí resulta conmovedor sentir el afecto y la confianza que me han manifestado en esta elección a la presidencia de la sexagésima tercera sesión de la Asamblea General. Agradezco a todos los Estados Miembros y en particular a mi Nicaragua y a mi patria grande, los países de América Latina y el Caribe, por su generoso endoso por aclamación. Esa unidad debemos mantenerla para poder ayudar a encarrilar a nuestra Organización firmemente hacia las exigencias del tercer milenio.

Las Naciones Unidas aún tiene mucho que seguir contribuyendo a este mundo, pero para poder hacerlo con eficacia tiene que ser precisamente eso -Naciones Unidas- no naciones* dispersas* y menos naciones sometidas. La unidad, “basada en el principio de la igualdad soberana de todos sus Miembros”, es la mayor exigencia del momento para nuestra Organización. Unidad en la lucha por la democratización de las Naciones Unidas, unidad en el empeño por preservar al mundo y a todas las expresiones de vida que lo habitan, por el bien de las generaciones presentes y venideras, del flagelo de la guerra entre naciones miembros y agresiones como las que se están dando contra Irak y Afganistán. Unidad en la lucha para erradicar el hambre y la pobreza, unidad también en la lucha para preservar las imprescindibles biodiversidad y la diversidad cultural.

Necesitamos, queridas hermanas y hermanos todos, una unidad a toda prueba para construir solidaridad. No debemos olvidar aquellas frases paradigmáticas del Acta Constitutiva de la UNESCO “…una paz fundada exclusivamente en acuerdos políticos y económicos entre gobiernos no podría obtener el apoyo unánime, sincero y perdurable de los pueblos, … por consiguiente, esa paz debe basarse en la solidaridad intelectual y moral de la humanidad”.

Sin esta paz nacida de la solidaridad el mundo no se salvará y se seguirá hundiendo en el pantano del egoísmo, individualismo e indiferencia para con la suerte de más de la mitad de todos los hombres, mujeres y niños de la Tierra que viven o, mejor dicho, sobreviven sumidos en hambre y pobreza. Hambre y pobreza, por lo demás, inexcusables cuando al mismo tiempo otros gastan cuantiosas sumas en lujos y cosas superfluas y miles de billones en guerras.

Necesitamos mucha unidad para poder liberarnos, todos juntos, de tanta insensatez.

La unidad que el mundo exige de nosotros es una unidad nacida del amor y del deseo de convertirnos todos en instrumentos de paz, justicia y solidaridad. Creo firmemente que esto es esencial para garantizar que alcancemos nuestras metas comunes mientras mantenemos respeto para nuestros más importantes y diversos intereses nacionales. Por lo tanto, el odio, rencor o el revanchismo no podrán nunca admitirse en nuestra lucha ya que, por el contrario, es precisamente contra eso que luchamos con toda firmeza y amor inclaudicables. Ghandi debe ser nuestro paradigma en la lucha por un mundo mejor.

Las Naciones Unidas sigue siendo la Organización más importante para la lucha por la sobrevivencia de la especie humana e, incluso, de cualquier expresión de la vida aquí en la Tierra. Pero las Naciones Unidas somos todos y debemos seguir siendo* todos*, comprometidos individual y colectivamente con el respeto a los principios y normas de conducta establecidos en la Carta. No tiene ningún sentido suscribir la Carta y proceder a actuar como que no nos obliga; como que obliga a “otros”, pero no a nosotros. Además de un grave error eso sería actuar contra los nobles propósitos de las Naciones Unidas y las esperanzas de la humanidad.

Nosotros, es decir, el egoísmo con que muchas veces actuamos es la causa de los problemas más acuciantes en el mundo de hoy. La naturaleza antropogénica de fenómenos naturales como, incluso, el Cambio Climático, es algo que hoy ya nadie lo discute. También es indiscutible que la conducta de algunos de sus miembros ha provocado una gran pérdida de credibilidad en las Naciones Unidas como Organización capaz de lograr poner fin a las guerras y erradicar la pobreza extrema de esta Tierra.

Ya no debemos seguir en una actitud de negación, debemos comenzar, con toda la seriedad y responsabilidad del caso, a llamar las cosas por su nombre y a tratar los problemas con total y absoluta franqueza.

Pero la franqueza y firmeza a que estamos apelando, y que necesitaremos para la efectividad de nuestra lucha, no deberá confundirse con una invitación a arremeterla contra Estado alguno como para devolverle la bofetada y como que si no fuéramos todos, sin excepción, en mayor o menor grado, corresponsables de la lamentable situación de nuestro mundo.

A todos nos incumbe, unidos, enrumbar a nuestra Organización y a nuestro mundo hacia el camino de la paz y de la solidaridad. El año 2009 ha sido oficialmente designado por la ONU como el Año Internacional de la Reconciliación. Acatemos ese llamado a plenitud.

La reconciliación no nos obliga a olvidar el pasado ya que eso puede ser imposible. A lo que nos obliga la reconciliación es a no permitir que recuerdos de atropellos en el pasado se conviertan en obstáculos para el logro de nuestra unidad de aquí en adelante.

Debemos, pues, estar atentos a no desgastarnos mutuamente en estériles recriminaciones.

Yo creo firmemente en el potencial vivificante del amor y en que ese mundo mejor y alternativo, que todas y todos anhelamos, es posible. Por eso estoy aquí y por eso acepto asumir la gran responsabilidad para la que me acaban de elegir.

Quiero agradecer profundamente la cordialidad del Presidente Kerim para conmigo y la forma franca y fraterna con que ha compartido conmigo su experiencia. Su cooperación en el periodo de transición será de suma importancia para mí, mi gabinete y nuestra gestión en la Sexagésima Tercera Asamblea General. Aplaudo la forma en que el Presidente Kerim ha respondido al clamor generalizado en nuestra Organización a favor de la revitalización de la Asamblea General, a fin permitir la construcción y promoción de un multilateralismo más dinámico y eficiente y, a la vez, recuperar el equilibrio deseado entre los principales órganos de nuestro sistema.

Tenga seguro, Señor Presidente, que durante la Presidencia del Sexagésimo Tercer Periodo de Sesiones de nuestra Asamblea General seguiremos su ejemplo dando todo nuestro apoyo a las tareas del Grupo de Trabajo constituido sobre el tema de la revitalización de esta Asamblea General y buscaremos fortalecer su rol, así como su eficacia y eficiencia, reafirmando el protagonismo que nuestra Carta le asigna.

Mi reconocimiento también a nuestro querido Secretario General, el Señor Ban Ki-moon con quien sé que mantendremos las mejores relaciones de cooperación y coordinación. Aplaudo la forma enérgica y oportuna en que nuestro Secretario General ha sabido enfrentar los problemas más acuciantes del momento. Me refiero particularmente a su liderazgo en enfrentar la crisis mundial provocada por el súbito encarecimiento de los alimentos y sus traumáticas consecuencias para miles de millones de personas alrededor del mundo.

Quiero felicitar anticipadamente a los vicepresidentes que están por elegirse. A todas y todos mis más calurosas felicitaciones. Les aseguro que sus puestos no serán simplemente decorativos o protocolarios. Tenemos mucho trabajo por delante y con los vicepresidentes pretendo compartir mi responsabilidad. Me empeñaré en que formemos un equipo ejemplar que estimule mayores niveles de unidad en nuestra Organización.

Además de brindar una atención prioritaria a la lucha por la erradicación del hambre y de la pobreza en el mundo y por la democratización de Las Naciones Unidas, daremos una atención muy especial a temas como Cambio Climático, Crisis Energética, Terrorismo, Derechos Humanos, Desarme y Control Nuclear, Derechos de las Mujeres y de la Niñez, la Preservación de la Biodiversidad y de la Diversidad Cultural.

Por supuesto que todos los otros importantísimos temas en la agenda recibirán también toda la atención que se merecen.

Nuevamente mi más caluroso agradecimiento a todas y todos ustedes. Pueden estar seguros de que no escatimaremos esfuerzos por que la sexagésima tercera sesión de la Asamblea General esté a la altura de las exigencias de este momento tan difícil pero también esperanzador.

Los vientos de unidad están soplando más fuertes que nunca al Sur del Río Bravo. Este 23 de mayo recién pasado, tan sólo hace doce días, se suscribió en Brasilia el Acta Constitutiva de UNASUR- la Unión de Naciones de América del Sur.

Efectivamente, este es un acontecimiento que nos alegra muchísimo y nos anima a seguir luchando, con aun mayor ahínco, por la unidad que no sólo mi América Latina y Caribe necesita sino que, también, el mundo entero y nuestra Organización. Entre más unidas sean las naciones, la ONU podrá con mayor éxito lograr que las guerras, el hambre y la pobreza sean para siempre erradicadas de la Tierra.

¡Muchas gracias!

también te puede interesar