Internacionales

Considera Miguel D Escoto a la unidad y la solidaridad, como el mejor antídoto contra la crisis mundial

A punto de convertirse en el presidente del 63 período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas insistió en la reforma de ese organismo mundial

Redacción Central |

A punto de convertirse en el presidente del 63 período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas insistió en la reforma de ese organismo mundial

A punto de convertirse en el presidente del 63 período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, el padre Miguel D Escoto Brockman considera que la unidad y la solidaridad entre los pueblos son el mejor antídoto para enfrentar la crisis mundial.

Antes de viajar a Nueva York, donde residirá mientras dure su mandato, el también ex canciller nicaragüense habló sobre los principales desafíos cuando sesione la Asamblea General en septiembre de 2008.

Comenzaremos a dedicar nuestra atención en forma muy concentrada al gran tema que está en la mente de todo el mundo en este momento que es la súbita alza de los precios de los alimentos y la traumática consecuencia que esto está teniendo para el mundo, comentó.

Eso está muy vinculado al tema de la crisis energética, al encarecimiento rapidísimo del costo de los combustibles, planteó con el convencimiento de que son las inquietudes del momento.

No obstante, apuntó, no podemos caer en la trampa de por estar viendo los temas coyunturales, y que se perciben con mayor urgencia, dejemos de lado otros asuntos donde se encuentran la causa de estos problemas.

El candidato de América Latina y el Caribe, región a la que le correspondió la presidencia del foro este año, abordó uno de los problemas que más preocupan a los estados miembros, la falta de democracia en Naciones Unidas.

Alguien decía que Naciones Unidas se ha convertido en una de las últimas grandes dictaduras que aún perduran en el mundo, señaló.

Así es como se percibe, aclaró, una dictadura que se ejerce desde el Consejo de Seguridad y desde las instituciones de Bretton Woods, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial.

En sus valoraciones críticas a este foro de la diplomacia internacional, D Escoto plantea que para muchos el Consejo de Seguridad hoy en día es el refugio que se utiliza para la protección de los que están cometiendo los más grandes actos de terrorismo en el mundo.

Sostuvo que aunque eso se discute en todos los corredores y en todas las capitales del mundo, no se discute en la Asamblea, aunque está convencido de que hay que discutirlo.

El tema de la democratización de Naciones Unidas preocupa a la comunidad internacional desde hace muchos años, tras los evidentes fracasos de sus instituciones en preservar la paz mundial, el objetivo central de su creación después de dos guerras mundiales.

Partidario de un análisis serio del problema, el también sacerdote de la Orden Maryknol, de 72 años, entiende que hay que revisar el derecho de veto dentro del Consejo.

Ya es hora, subrayó, de que a la luz de los acontecimientos y todo lo que ha transcurrido a lo largo de estos 63 años se analice si aún amerita que se mantengan con ese privilegio que ciertamente no contribuye al bien común y no abona para el mantenimiento de la paz.

En su análisis global de la crisis que vive el mundo, el político nicaragüense es partidario de analizar y cambiar las instituciones de Bretton Woods, que aunque no son parte integral de la ONU, si son parte de las instituciones protagonistas de la crisis.

Dentro del proceso de participación de las Naciones Unidas en la preservación de la paz, estimó que las resoluciones que se aprueben sean vinculantes y que obliguen a los estados miembros.

Es muy bonito y muy bueno predicar la democracia como hacen algunos estados, pero sería mejor practicarla y en Naciones Unidas tienen que practicarla, puntualizó.

El hombre que durante los próximos meses dirigirá las sesiones de la Asamblea insistió en la reforma de la ONU, en el abuso del derecho del veto en el Consejo de Seguridad y en la necesidad del cambio.

La organización, aseguró, ha fracasado en su razón de ser que es impedir se repitan las guerras pero, si son miembros del Consejo con derecho al veto los que hacen la guerra, la continuación del veto lo único que sirve es para garantizar una impunidad permanente.

también te puede interesar