Internacionales

Evacúan en China a 80 000 personas por temor a desbordamiento de un lago

En el lago Tangjiashan, accesible sólo por aire o a pie, 600 militares e ingenieros preparan contrarreloj el drenaje de sus aguas

Redacción Central |

En el lago Tangjiashan, accesible sólo por aire o a pie, 600 militares e ingenieros preparan contrarreloj el drenaje de sus aguas

Los equipos de emergencia trabajan actualmente en la evacuación de 80 000 personas amenazadas por el desbordamiento de uno de los 35 lagos formados por el devastador terremoto registrado hace 14 días en el suroeste de China y que sigue provocando fuertes réplicas.

Las dos réplicas registradas fueron casi simultáneas y con una magnitud de 5,7 y 5,4 grados en la escala de Richter.

El terremoto del pasado día 12 de mayo, con una magnitud de 8,0 grados en la escala de Richter y cuyo epicentro fue localizado en la provincia suroccidental de Sichuan, ha causado 67.183 víctimas mortales y otras 20.790 personas continúan desaparecidas, según los últimos datos oficiales difundidos.

En el lago Tangjiashan, accesible sólo por aire o a pie, 600 militares e ingenieros preparan contrarreloj el drenaje de sus aguas, para lo que cuentan con dinamita y excavadoras, antes de que se desborden amenazando la vida de miles de supervivientes del terremoto en Beichuan, uno de los distritos más devastados por el temblor.

70 000 personas han sido evacuadas y otras 80 000 lo serán en las próximas horas.

“Es mejor que (los evacuados) se quejen sobre los problemas que la evacuación pueda traer que derramar lágrimas luego”, dijo Liu Ning, del Ministerio de Recursos Hídricos, citado por el diario “China Daily”.

La cantidad final de evacuados, que oscila entre 160 000 y 1,3 millones, dependerá del volumen de agua que sea necesario liberar.

El nivel del lago, con un volumen de 130 millones de metros cúbicos de agua, no ha dejado de aumentar en los últimos días y los canales para desviar el agua no estarán preparados hasta el 5 de junio, explicaron fuentes de rescate de la ciudad de Mianyang.

Al igual que el resto de los “lagos del terremoto”, el Tangjiashan, situado a 3,2 kilómetros corriente arriba de la capital homónima del distrito, se formó por los corrimientos de tierra causados por el temblor y que bloquearon uno de los ríos que fluyen por la zona, según la prensa local.

Los miembros de los equipos de rescate en el lago, a los que mañana se sumarán otros 105, dicen que el material que les ha llegado hasta ahora no es suficiente debido a la constante acumulación de escombros causada por las réplicas.

Las dos últimas réplicas se registraron en dos distritos próximos, el de Ningqiang (en la provincia de Shaanxi) y el de Qingchuan (en Sichuan), separadas por apenas media hora y sin que se haya informado de víctimas.

Ambas réplicas se sintieron en ambas capitales provinciales, Xian (célebre por sus guerreros de terracota) y Chengdu, así como en las vecinas provincia de Gansu y municipalidad de Chongqing.

Según advirtió un experto chino, las réplicas continuarán probablemente reproduciéndose durante dos o tres meses.

“A juzgar por los terremotos previos de una magnitud similar, esta vez las réplicas pueden durar dos o tres meses, como mínimo”, aseguró He Yongnian, ex subdirector del Buró Sismológico de China.

Hasta el momento, más de 180 réplicas de más de cuatro grados en la escala de Richter se han registrado en Sichuan, de las que cinco superaron los seis grados, entre ellas una de 6,4 ocurrida el domingo pasado y que dejó ocho muertos en esa provincia y en otras tres vecinas.

Según He, la orografía montañosa de Sichuan ha incrementado el daño debido a que los corrimientos de tierra y los lagos formados por el temblor son “amenazas de gran alcance para la gente local”.

Y mientras tanto continúan los trabajos de ayuda para los supervivientes del sismo, de los que más de cinco millones viven en tiendas de campaña y refugios temporales.

Hasta el momento, China ha autorizado la colaboración de 220 expertos médicos de Alemania, Italia, Rusia, Japón, Reino Unido, Francia, Cuba, Pakistán e Indonesia, que se han sumado a sus 140.000 colegas chinos, según detalló el director de la oficina de emergencias del Ministerio de Salud, Chen Xianyi.

también te puede interesar