Internacionales

Carestía de los alimentos amenaza avances en la salud en América Latina

Si el incremento de los precios de los alimentos fuera del 15 por ciento y no hubiera aumento de ingresos, la indigencia aumentaría en 15 millones de personas

Redacción Central |

Si el incremento de los precios de los alimentos fuera del 15 por ciento y no hubiera aumento de ingresos, la indigencia aumentaría en 15 millones de personas

La fuerte subida de los alimentos amenaza con enviar a la indigencia a 15 millones de personas más en América Latina, advirtió este martes el director general de la Cepal, José Luis Machinea, en la presentación del informe sobre los avances en el área de salud de los objetivos de desarrollo del Milenio en la región.

“Si el incremento de los precios de los alimentos fuera del 15% y no hubiera aumento de ingresos, la indigencia aumentaría en 15 millones” de personas, para situarse en más de 84 de millones, alertó el máximo responsable de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

El número de pobres pasaría de los 189,5 millones actuales a 204,5 millones, sin aumento de sus ingresos, y con aumento del 5% de sus entradas económicas, serían 10 millones más en cada uno de los grupos, dando al traste con las mejoras registradas en los últimos años en la región, según la Cepal.

Las cifras hacen temer lo peor: mientras que el Índice de Precios al Consumo interanual había subido una media del 6-7% hasta abril, los alimentos se encarecieron un 15%, según datos de la Cepal.

Venezuela, con cerca del 40%, Nicaragua con el 28% y Bolivia con el 25% encabezan la lista de países donde más se ha encarecido la canasta básica.

Las medidas más urgentes para evitar un retroceso en la ya complicada situación de las poblaciones más vulnerables de la región es “subsidiar” la producción agrícola, “reducir los impuestos y los aranceles” a los alimentos y “aumentar los subsidios a los sectores con más dificultades”, recomendó Machinea.

“Este es un momento en que no hay que reducir el gasto social, sino aumentarlo hoy para que dentro de cinco años no tengamos que recoger en ambulancia lo que no hicimos”, dijo por su parte la directora regional para América Latina del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la costarricense Rebeca Greenspan.

Y es que, una causa importante de la mejora de los índices de pobreza en la región fue la reducción de los precios de los alimentos registrada en las dos últimas décadas, recordó Greenspan, quien sostuvo que es el momento de revisar las políticas fiscales para que los gobiernos dispongan de mayores recursos para el gasto social.

El informe “Objetivos de desarrollo del Milenio. La progresión hacia el derecho a la salud en América Latina y Caribe”, presentado este martes, destaca “cómo los determinantes de la salud están estrechamente asociados con la desigualdad de la distribución socioeconómica”.

“Esto demuestra que las políticas de salud deben realizarse de manera integral con otra serie de políticas, entre otras, en el ámbito educativo, de vivienda e infraestructura social básica, y de ingresos en un entorno macroeconómico estable y propicio al crecimiento y a una mejor distribución de los frutos del desarrollo”, dice el informe.

Aunque se ha reducido la mortalidad infantil, ha descendido la mortalidad materna y disminuido la incidencia de enfermedades como la malaria y la tuberculosis, en América Latina “sigue habiendo una ciudadanía social de primera y otra de segunda” categoría, resumió Machinea.

también te puede interesar