Internacionales

Promueve la Comunidad del Caribe una política exterior unificada

Recomienda un examen de los aspectos de política exterior que aún están pendientes, en particular las relativas a la integración económica regional

Redacción Central |

Recomienda un examen de los aspectos de política exterior que aún están pendientes, en particular las relativas a la integración económica regional

La Comunidad del Caribe (CARICOM) promueve una revisión de su política exterior para abordar las relaciones con otros países desde una posición unificada.

El presidente del Consejo para las Relaciones Exteriores y Comunitarias (COFCOR), Baldwin Spencer, llamó a reflexionar sobre las diversas posturas en relación con China, Petrocaribe, el ALBA y otras cuestiones.
En el más reciente foro del Consejo, el también primer ministro de Antigua y Barbuda recomendó un examen de los aspectos de política exterior que aún están pendientes, en particular las relativas a la integración económica regional y la cooperación funcional.

Debemos perseguir todas las oportunidades y planes alternativos para el desarrollo social y económico de los pueblos, coincidieron los cancilleres que participaron en la reunión.

No es ningún secreto, por ejemplo, que CARICOM no ha podido llegar a un consenso en política exterior sobre la cuestión de China subrayó Spencer en alusión a la batalla diplomática entre la República Popular China y el gobierno de la isla de Taiwán.

Explicó que si bien hay algunos miembros del bloque que mantienen relaciones con Taipei, dos tercios de la membresía prefieren los vínculos con Beijing y han establecido un foro permanente de consulta para avanzar en las relaciones.
De los 15 estados miembros de la Comunidad, sólo Belice, Haití, San Cristóbal y Nevis y San Vicente y las Granadinas sostienen lazos diplomáticos con Taiwán.

En la reunión del COFCOR, los ministros también destacaron la importancia del Grupo de Río, del cual Guyana, Belice y Haití son miembros plenos.

En este contexto, dieron la bienvenida a la designación de Jamaica como representante de CARICOM en el Grupo.
La cooperación funcional, la integración económica y una política exterior de coordinación, constituyen los tres pilares de CARICOM, según se indica en el Tratado de Chaguaramas que le dio vida al bloque en julio de 1973.

Recientemente, aprobaron el tema de la seguridad y la lucha contra el crimen como cuarto soporte.

Spencer señaló que una situación similar muestra la alternativa integracionista propuesta por Venezuela en julio de 2005 para enfrentar las complejidades del sector energético.

Hoy la mayoría del bloque está vinculada a Petrocaribe, que facilita la compra petróleo en condiciones preferenciales de pago. Trinidad y Tobago y Barbados prefieren tomar distancia, por voluntad de sus respectivos gobiernos.

Petrocaribe indica equidad y subraya los principios de soberanía, subrayó el ex primer ministro jamaicano Percival Patterson, quien hasta su jubilación en 2006 tuvo la responsabilidad de conducir las relaciones comerciales y económicas exteriores de CARICOM.

La tarea ahora debe ser “promover y proteger un interés estratégico, en el contexto de la rápida evolución internacional y hemisférica”, significó Edwin Carrington, secretario general de la Comunidad.

Al referir que en la unidad está la fortaleza histórica del bloque, advirtió que “una desviación del ejercicio de esa obligación debilita de manera significativa el conjunto y sus estados miembros individualmente”.

En este sentido, destacó la necesidad de determinar la forma en que la región debe responder a las dificultades, qué iniciativas son las más convenientes, y qué mecanismos necesita poner en marcha para alcanzar los objetivos de la Comunidad.

La Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) aflora con frecuencia en los debates, en especial desde que Dominica se convirtió en el quinto integrante, junto a Cuba, Nicaragua, Bolivia y Venezuela.

Otros dos estados de la Organización de Estados del Caribe Oriental, Antigua y Barbuda y San Vicente y las Granadinas, asistieron a la última cumbre del ALBA y expresaron interés por los principios del pacto.

Dominica aprecia en la propuesta venezolana una alternativa para hacer frente a la disminución de sus ingresos y la grave crisis económica a partir del estancamiento de su industria bananera.

La situación -según defiende el primer ministro Roosevelt Skerrit- requiere la adopción de medidas extraordinarias.
Esa iniciativa no sustituye a CARICOM. Lejos de ello, complementa la autosuficiencia y el desarrollo económico, que no es más que la idea central de las organizaciones regionales destacó el diario The Dominican.

En un extenso artículo, resaltó que el ALBA busca la cooperación para la supervivencia de nuestras naciones, basada en el respeto mutuo, sin imposiciones extranjeras.

también te puede interesar