Internacionales

Aumentan a 10 000 los muertos por el terremoto en el suroeste de China

En la madrugada del martes se han registrado más de 1 800 temblores, algunos de ellos de hasta 6 grados de magnitud en la escala abierta de Richter

Redacción Central |

En la madrugada del martes se han registrado más de 1 800 temblores, algunos de ellos de hasta 6 grados de magnitud en la escala abierta de Richter

Los muertos del devastador terremoto registrado el lunes en Sichuan, al suroeste de China, sobrepasan los 10 000, informaron fuentes de la central de socorro instalada por las autoridades.

La cifra supera en 1 500 las víctimas mortales anunciadas hace varias horas por las autoridades de la provincia de Sichuan, epicentro del terremoto, y que afectó más a las zonas urbanas, cuyos residentes pasaron la noche al aire libre resistiéndose a regresar a los edificios.

Durante la noche, numerosas personas intentaron buscar sus pertenencias entre los edificios derrumbados y la oficina sismológica provincial anunció que en la madrugada del martes se han registrado más de 1 800 temblores, algunos de ellos de hasta 6 grados de magnitud en la escala abierta de Richter.

Además, la agencia oficial Xinhua citó a las autoridades de la ciudad de Shifang, próxima a Deyang, que anunciaron la fuga de amoníaco a consecuencia del derrumbamiento de una planta química y la muerte confirmada de 600 personas, 81 estudiantes entre ellos.

Según fuentes de organizaciones humanitarias presentes en la zona, la población de las zonas afectadas sufrió gran estado de ansiedad y cuadros psicológicos ante la tragedia, lo mismo que en numerosas ciudades como Pekín, donde los edificios de oficinas fueron evacuados.

Unas 2 300 personas siguen sepultadas en Deyang, 920 de ellas estudiantes, ya que se derrumbó el centro escolar donde se encontraban.

En Anxian, distrito de la ciudad de Mianyang, unas 500 personas murieron por el derrumbamiento de sus casas, el 85 por ciento en zonas rurales, como en el distrito de Beichuan, cuyas nuevas construcciones fueron las más afectadas, principalmente guarderías, escuelas e institutos de enseñanza.

Los habitantes de las zonas más afectadas y próximas a las montañas se sintieron también atemorizados por el desprendimiento de rocas.

El presidente de China, Hu Jintao, instó a todas las autoridades locales a poner todo su empeño en las labores de rescate y envió a la zona al primer ministro, Wen Jiabao, para seguir de cerca la evolución del desastre natural.

Nada más conocerse la tragedia, Hu, que es también secretario general del Partido Comunista de China (PCCh) presidió una reunión del Comité Permanente del Comité Central del PCCh, que decidió el envío a las zonas afectadas de fuerzas del ejército, policía, fuerzas paramilitares y personal médico.

El terremoto es uno de los peores sufridos por China en las últimas tres décadas y afectó a las provincias de Shannxi, Sichuan, Yunnan y Gansu, así como a la municipalidad de Chongqing, en un área de 1,3 millones de kilómetros cuadrados en la que viven más de 200 millones de personas, más de la décima parte de la población china.

El oeste del país, zona de fricción de las placas tectónicas india y asiática, experimenta con frecuencia seísmos de mayor o menor intensidad, aunque en muchas ocasiones se producen en zonas poco pobladas o deshabitadas.

El peor terremoto sufrido por China en las últimas décadas fue el que en 1976 asoló la ciudad de Tangshan, a unos 200 kilómetros al sureste de Pekín, de 7,8 grados de magnitud y que causó entre 240 000 y 280 000 muertos.

también te puede interesar