Internacionales

Siguen los robos 500 años después de la llegada de Colón a América

La policía encontró en la provincia española de La Rioja más de 700 piezas arqueológicas precolombinas de gran valor, procedentes de Ecuador, Perú y Colombia

Redacción Central |

La policía encontró en la provincia española de La Rioja más de 700 piezas arqueológicas precolombinas de gran valor, procedentes de Ecuador, Perú y Colombia

Cinco siglos después de la llegada de Cristóbal Colón a América, los robos de reliquias y bienes culturales de los pueblos de ese continente siguen a la orden del día, en tanto que gobiernos de ambos lados del océano Atlántico se comprometen a combatirlos.

La policía secuestró este martes en la norteña provincia española de La Rioja más de 700 piezas arqueológicas precolombinas de gran valor, procedentes de Ecuador, Perú y Colombia.

En ese operativo fue detenido un matrimonio hispano-colombiano, portadores de lo secuestrado y que fueron acusados de dedicarse al “comercio ilícito internacional de bienes culturales procedentes del expolio”.

Este no es un hecho aislado, sino que se produce una y otra vez. El 3 de este mes el gobierno de Costa Rica reclamó al de Alemania la devolución de 457 piezas, sustraídas de su territorio, de un total de 1.700 procedentes de varios países americanos y que fueron decomisadas tres meses antes por la policía de ese país europeo.

Fuentes policiales señalan que las piezas estaban en poder del costarricense Leonardo Patterson, ex funcionario de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), calificado de “coleccionista” y radicado en Alemania desde hace varias décadas.

Lo incautado fue valorado en 100 millones de dólares y sus piezas están siendo reclamadas por las autoridades de Costa Rica, Perú, Colombia, Panamá, Guatemala y El Salvador.

En la provincia española de Galicia, ubicada al noroeste de la península Ibérica, la policía nacional localizó 1.800 objetos precolombinos a fines de 2007, que ahora están en poder del Estado investigando su origen y la fecha en que entraron al país.

Esto último es importante para el gobierno español, pues la legislación de este país dispone que todo aquello que esté dentro del mismo más de 10 años no debe ser reintegrado.

Fuentes de la Guardia Civil, la policía militarizada española a cuyo cargo está el control del ingreso de personas y bienes a España, dijeron a IPS que se realiza un control a fondo, pero que es prácticamente imposible controlarlo todo.

Al preguntarle cómo puede ser que ingresen centenares de piezas y no sean descubiertas, contestaron que no hay ninguna información que indique que entraron todas al mismo tiempo. “Pueden ser decenas de viajes, trayendo algo en cada uno”, explicaron.

A modo de ejemplo señalaron que en un contenedor se pueden transportar media toneladas de vídeos y ocultos en ellos algunas piezas arqueológica. “Así como en la barriga de un atún pueden poner algo, o dentro de una maquinaria, etc., etc.”.

también te puede interesar