Internacionales

El volcán Chaitén agrava la situación en el sur de Chile y Argentina

Las nuevas detonaciones motivaron una nueva evacuación de emergencia de las pocas personas que aún permanecían en el poblado

Redacción Central |

Las nuevas detonaciones motivaron una nueva evacuación de emergencia de las pocas personas que aún permanecían en el poblado

La actividad del volcán Chaitén, en el sur chileno, recrudeció este jueves con explosiones y un aumento en la expulsión de cenizas, agravando una situación de emergencia en el sur de Chile y Argentina casi una semana después de entrar en erupción.

Fuertes detonaciones se sintieron en Chaitén en la madrugada del jueves, cuando desde el macizo volvieron a emerger cenizas con fuerza. El fenómeno se dio junto a una tormenta eléctrica, lo que le agregó mayor espectacularidad.

“Las llamas caían del cielo”, describió a Radio Cooperativa un poblador que permanecía en la zona.

De acuerdo a la Oficina Nacional de Emergencia (ONEMI), “se trató de explosiones que están dentro del proceso normal de erupción del volcán”, que comenzó su actividad el viernes pasado.

Las nuevas detonaciones motivaron una nueva evacuación de emergencia de las pocas personas que aún permanecían en el poblado, ubicado a los pies del volcán y que se resistían a abandonar sus hogares pese a la orden oficial de que nadie puede permanecer en un radio de 30 km del macizo.

Las autoridades debieron recurrir a una orden judicial para obligar a salir a estas pocas personas -entre 50 y 130-, en su mayoría hombres que evacuaron a sus familias pero que continuaban en Chaitén por temor a abandonar sus hogares, sus mascotas y animales.

Los últimos días, más de 4.000 personas fueron desplazadas desde Chaitén. Otras mil fueron evacuadas desde Futaleufú, un poblado distante a unos 70 km del macizo, pero que por la dirección de los vientos ha recibido la mayor cantidad de cenizas.

Ambos pueblos, de pujante actividad agrícola, ganadera y turística, quedaron absolutamente despoblados y se anticipa un fuerte deterioro medioambiental producto de la acumulación de cenizas, que sobrepasa los 30 centímetros.

Ante la situación funcionarios de Argentina y Chile evalúan la posibilidad de evacuar a territorio argentino el ganado que está en peligro por la erupción, dijo el vicepresidente argentino Julio Cobos en Bariloche (1 600 km al sudoeste de Buenos Aires).

Cobos indicó que aún se desconoce si la evacuación será de vacunos y ovinos y afirmó que el problema se circunscribe a un área de unos 50 km a la redonda del volcán, donde las cenizas arruinaron las pasturas y contaminaron el agua.

La lluvia de cenizas, cuya inhalación es altamente tóxica, afecta también desde hace días a varias localidades del sur de Argentina, como Esquel y Bariloche, mientras los vientos trasladaron cenizas incluso hasta Buenos Aires.

La nube de ceniza volcánica está a unos 3 500 metros de altura sobre la capital argentina y puede afectar el tránsito aéreo, informó el Servicio Meteorológico Nacional (SMN), pero no incidirá en las vías respiratorias de los habitantes ni en la visibilidad en las vías terrestres.

Los miles de desplazados por el volcán enfrentan la incertidumbre de no saber cuándo podrán regresar a sus hogares. La mayoría de ellos dejó sus casas casi con lo puesto y fueron recibidos por familiares o amigos en las localidades chilenas cercanas de Puerto Montt, la isla de Chiloé y Osorno.

también te puede interesar