Internacionales

Colombia recibió apoyo extranjero en el bombardeo a la zona ecuatoriana

Se utilizaron bombas inteligentes a través de Sistemas de Posicionamiento Global (GPS), una tecnología incompatible con los aviones de guerra colombianos

Redacción Central |

Se utilizaron bombas inteligentes a través de Sistemas de Posicionamiento Global (GPS), una tecnología incompatible con los aviones de guerra colombianos

Ecuador denunció este jueves la existencia de indicios de que un tercer país presto asistencia a Colombia para bombardear el campamento clandestino de la guerrilla de ese país en norte de esta nación.

El ministro ecuatoriano de Defensa, Javier Ponce, resaltó que en esa acción armada ocurrida el 1 de marzo último se utilizaron bombas inteligentes a través de Sistemas de Posicionamiento Global (GPS), una tecnología incompatible con los aviones de guerra colombianos.

Puntualizó que incluso las aeronaves de reciente adquisición, los turbohélices Súper Tucano, no tienen la tecnología usada para lanzar los artefactos contra la base clandestina de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Los aviones supersónicos de la fuerza aérea colombiana no están en capacidad de disparar bombas de GPS, ya que las mismas necesitan integración electrónica, recalcó el titular en rueda de prensa.

Por ello, insistió en que Bogotá recibió ayuda de una tercera fuerza extranjera y sin mencionar alguna nación dejo entrever que se trató de Estados Unidos, el principal aliado del gobierno del presidente Álvaro Uribe.

Acompañado de la canciller, María Isabel Salvador, y el ministro de Seguridad, Gustavo Larrea, Ponce demandó al vecino a entregar los videos instalados en los aviones, para comprobar los datos de ese ataque, en el cual murieron cuatro mexicanos, un ecuatoriano y Raúl Reyes, portavoz de las FARC, entre otros.

Hemos realizado este pedido de manera oficial en cuatro ocasiones a través de la Organización de Estado Americanos y el gobierno colombiano ha guardado silencio, aseveró.

Mientras no se aporten las respectivas explicaciones “existirán las sospechas de que el gobierno de Álvaro Uribe, no participó sólo en el ataque del 1 de marzo, enfatizó.

Bogotá tiene la obligación frente a la comunidad internacional de despejar estas dudas, más aún cuando Estados Unidos fue el primero en felicitarse por la violación a nuestra soberanía territorial”, concluyó.

también te puede interesar