Internacionales

Tres ex presidentes instalan comisión evaluadora del combate contra las drogas

Se trata de Fernando Henrique Cardoso (Brasil), César Gaviria (Colombia) y Ernesto Zedillo (México)

Redacción Central |

Se trata de Fernando Henrique Cardoso (Brasil), César Gaviria (Colombia) y Ernesto Zedillo (México)

Los ex presidentes Fernando Henrique Cardoso (Brasil), César Gaviria (Colombia) y Ernesto Zedillo (México) instalaron en Río de Janeiro una comisión de notables para evaluar, “de forma independiente y abierta”, las políticas de combate a las drogas en Latinoamérica.

El grupo, que está compuesto por 18 personalidades de la región, incluye desde ex jefes de Estado hasta escritores como Mario Vargas Llosa, Tomás Eloy Martínez y Paulo Coelho, ex jueces de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y destacados periodistas de varios países.

La Comisión Latinoamericana sobre Drogas y Democracia se propone producir un documento con recomendaciones a los países de la región tras las reuniones que tendrán lugar en Río de Janeiro, en septiembre próximo en Colombia y en enero de 2009 en México.

El documento será presentado en la reunión que la Organización de las Naciones Unidas celebrará a comienzos del próximo año en Viena para evaluar los resultados de los primeros veinte años de la “Convención de la ONU contra el tráfico ilícito de estupefacientes y sustancias psicotrópicas”, aprobada en esa misma ciudad en diciembre de 1988.

“Creemos que es necesario que Latinoamérica tenga una voz independiente para trasmitir su visión sobre el problema en Viena.

En Europa ya hay otros grupos que están haciendo lo mismo”, afirmó Cardoso.

“Hemos convocado a un grupo que consideramos muy variado, de personas totalmente diferentes y que no compromete a ningún Gobierno para que analicemos todos los aspectos del problema de las drogas y hagamos una serie de recomendaciones para enfrentarlos de forma más eficaz”, dijo Gaviria en declaraciones a Efe.

La comisión fue instalada en un hotel de Río de Janeiro en un acto presidido por Cardoso y por Gaviria y al que Zedillo se unió mediante una videoconferencia debido a que otros compromisos le impidieron viajar a Brasil.

Los tres manifestaron su preocupación por el fracaso de las actuales políticas de combate a las drogas en Latinoamérica.

“Lo más grave es que el aumento del narcotráfico reduce la confianza de la población en las instituciones y se ha convertido en una amenaza para la propia democracia”, afirmó Cardoso.

“Continúo convencido de que el tráfico ilícito de drogas es no sólo un grave flagelo para el mundo sino también la mayor amenaza a la seguridad pública y a la seguridad nacional de nuestros países”, completó Zedillo.

también te puede interesar