Internacionales

Recomienda la FAO estrategia regional de soberanía alimentaria

Una estrategia de soberanía alimentaria es factible cuando los gobiernos tienen sensibilidad social

Redacción Central |

Una estrategia de soberanía alimentaria es factible cuando los gobiernos tienen sensibilidad social

La FAO llamó este lunes a los gobiernos de América Latina a tener sensibilidad social para adoptar una estrategia regional de soberanía alimentaria a fin de afrontar la crisis generada por la caída de la producción y el alza de precios.

El representante de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en Ecuador, Iván Angulo, dijo que una estrategia de soberanía alimentaria es factible cuando los gobiernos tienen sensibilidad social .

Destacó, en ese sentido, el acuerdo suscrito la semana pasada por los países miembros de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), conformada por Venezuela, Cuba, Nicaragua y Bolivia, para establecer políticas de intercambio de alimentos.

El pasado miércoles, los países del Alba firmaron en Caracas un plan regional de seguridad alimentaria, con un capital inicial de 100 millones de dólares, como una necesaria acción geoeconómica, geopolítica, ética, ante un tema de urgencia mundial .

El presidente venezolano Hugo Chávez explicó en la oportunidad que la iniciativa responde al llamado de la FAO a los gobiernos de la región para que garanticen a sus pueblos el acceso a los alimentos, ante la escasez y el alza de precios.

El plan prevé el desarrollo agroindustrial de cereales, sobre todo arroz y maíz, así como leguminosas (frijoles), oleaginosas, carnes, leche, agua y régimen de riego, detalló el mandatario venezolano.

Chávez advirtió que el propio Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) han reconocido la crisis alimentaria mundial, lo que a su juicio es la más grande demostración del fracaso histórico del sistema capitalista .

El debate público regional sobre el tema se intensificó después que la XXX Conferencia Regional de la FAO, realizada hace dos semanas en Brasilia, la capital brasileña, advirtió sobre la inminencia de una crisis internacional de precios de los alimentos.

El impacto del alza de precios de los alimentos se suma a problemas de desabastecimiento por inundaciones, sequías, desastres naturales o situaciones ligadas a crisis o inestabilidades políticas en la región, de acuerdo al organismo de Naciones Unidas.

Un reciente informe de la FAO señaló que en Latinoamérica viven con hambre unos 52.4 millones de personas, cifra equivalente a 10 por ciento de la población, sin acceso suficiente a alimentos, mientras la desnutrición crónica afecta a más de nueve millones de niños.

Al abordar las posibilidades de que funcione un acuerdo regional para intercambio de alimentos, Angulo dijo que Argentina y Ecuador, por ejemplo, están en condiciones de intercambiar productos a precios relativamente económicos.

Los gobiernos de Ecuador y Venezuela han anunciado su intención de impulsar acuerdos de seguridad alimentaria en la región y el pasado 19 de abril suscribieron un acuerdo para intercambio de alimentos e insumos.

Angulo agregó que Venezuela podría abastecer de fertilizantes a Ecuador, a cambio de que este país andino le provea de alimentos, campo en que el primero presenta déficit.

El representante de la FAO sostuvo que el sector lácteo de Ecuador podría adquirir capacidad exportadora, si recibe algún impulso de su gobierno.

Sugirió que los países podrían analizar la posibilidad de crear un banco de alimentos, que consistiría en la acumulación de reservas en sus propios territorios para abastecerse entre sí, en función de las necesidades críticas de cada uno de ellos.

Al comentar las propuestas sobre soberanía alimentaria que han impulsado movimientos sociales en el mundo desde hace años, Angulo dijo que mostraron que estaban en lo cierto , a la luz de las advertencias hechas por la FAO en su reunión de Brasil.

La agricultura, que se enfrenta a la naturaleza, no tiene posibilidades de éxito, porque finalmente le pasa la factura a los países que adoptan esa estrategia, afirmó.

El representante de la FAO abogó, por este motivo, por la adopción de políticas que refuercen la soberanía alimentaria de los países de la región.

también te puede interesar