Internacionales

Provocan protestas en México declaraciones del presidente colombiano

La comunidad universitaria, familiares de las víctimas y la sobreviviente Lucía Morett condenaron los pronunciamientos de Uribe, quien acusó de terroristas y narcotraficantes a los mexicanos muertos en el bombardeo

Redacción Central |

La comunidad universitaria, familiares de las víctimas y la sobreviviente Lucía Morett condenaron los pronunciamientos de Uribe, quien acusó de terroristas y narcotraficantes a los mexicanos muertos en el bombardeo

Fuertes protestas provocaron en México las declaraciones del presidente colombiano, Álvaro Uribe, quien acusó de terroristas y narcotraficantes a los mexicanos muertos en el bombardeo realizado contra territorio ecuatoriano el 1 de marzo.

Además de la respuesta del mandatario mexicano, Felipe Calderón, quien pidió no prejuzgar a los fallecidos, la comunidad universitaria, organizaciones no gubernamentales, familiares de las víctimas y la sobreviviente Lucía Morett condenaron los pronunciamientos de Uribe.

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) calificó de torpes y falaces esas declaraciones, además de acusarlo de faltar a la verdad y violentar los principios fundamentales del derecho.

Esas expresiones sin fundamento atentan contra la dignidad de los mexicanos afectados al tiempo que lastiman a la Universidad Nacional y al conjunto de la sociedad mexicana, añadió.

La UNAM apuntó que los señalamientos de Uribe carecen del mínimo sentido de solidaridad, están llenos de rencor y en ellos no existe pudor alguno por un bombardeo merecedor de la condena internacional.

Finalmente, exigió al presidente colombiano respeto a la memoria de los estudiantes mexicanos muertos en Ecuador, condenó las amenazas implícitas en sus aseveraciones y rechazó sus generalizaciones sobre los universitarios.

Entrevistada por la televisión local en Nicaragua, donde ahora se encuentra, Morett rechazó lo expresado por Uribe y relató que las tropas colombianas remataron a los heridos tras el bombardeo.

Morett calificó de absurdo que, en el propio territorio mexicano, Uribe se haya permitido ofender la memoria de los estudiantes muertos.

Por su parte, Marcelo Franco, padre de uno de los estudiantes caídos en el bombardeo, acusó a Uribe de paramilitar que gasta millones de dólares para confundir a la opinión pública.

Franco había viajado a Cancún, sede de las sesiones del Foro Económico Mundial a las cuales asistió Uribe, para protestar por su presencia en territorio mexicano y acusarlo de asesinato.

Paralelamente, un grupo de organizaciones mexicanas defensoras de los derechos humanos dijeron que Uribe desconoció la legislación internacional al adelantar juicios sobre los estudiantes muertos sin culminar una investigación previa.

Recordaron que Colombia es firmante de acuerdos internacionales en la materia y señalaron que Uribe debe responder por su violación.

también te puede interesar