Internacionales

El ALBA: un destino histórico

Sobrepasa las viejas teorías sobre integración regional y deviene novedoso esquema con principios diferentes y sólidos

Redacción Central |

Sobrepasa las viejas teorías sobre integración regional y deviene novedoso esquema con principios diferentes y sólidos

Latinoamérica encuentra hoy en La Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) una esperanza para apuntalar los descalabros de siglos de dominación, gobiernos serviles a las grandes potencias y tragedias sociales y económicas.

Hechos todos que convirtieron a la región en materia prima y mano de obra barata de las grandes trasnacionales.

El ALBA sobrepasa las viejas teorías sobre integración regional y deviene novedoso esquema con principios diferentes y sólidos, dijo en conferencia magistral el Director del Centro de Investigación de la Economía Mundial en Cuba, Osvaldo Martínez.

No es un proceso solo comercial, sino hace énfasis en la deuda social acumulada en Latinoamérica y afianza sus bases en la solidaridad y cooperación, deponiendo las ventajas comparativas, añadió el investigador, quien calificó esa iniciativa de destino histórico.

El continente tiene razones históricas que imponen una integración para unificar a los pueblos, añadió.

El hecho de compartir una similar historia colonial y neocolonial, de tener una lengua común donde solo dos idiomas permiten la comprensión entre cientos de miles de personas, y poseer vecindad geográfica, hacen de la nueva integración una necesidad.

Procesos anteriores como la Comunidad Andina de Naciones y la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (CEPAL), fueron caracterizados por Martínez de muy importantes para esta región dentro del escaso comercio interregional.

A esto se agregó la ausencia de trato preferencial a los países de menor desarrollo y la falta de coordinación de políticas macroeconómicas que marcaron la realidad del continente, junto a las privatizaciones en masa de los años 80 y 90.

El neoliberalismo, con sus principios de que el mercado lo resuelve todo, cavó hondo en las perspectivas de la América unida y provocó mayor desintegración.

Finalmente, en los últimos años Estados Unidos instrumentó políticas como el Área de Libre Comercio (ALCA), derrotado en su propósito inicial de abarcar a toda América, pero con terribles mutaciones en los aspectos sociales de los trabajadores .

Contraparte del ALCA: El ALBA

Uno de los saldos que dejaron el ALCA y tratados de libre comercio bilaterales en condiciones siempre desventajosas para los países de bajos ingresos, fue la creación del ALBA en diciembre de 2004 por Cuba y Venezuela.

Según sus actas de creación, la alternativa promueve proyectos sociales en materia de salud y educación y proporciona las ventajas de un intercambio comercial justo.

Entre sus principales logros energéticos destacan los suministros estables de combustibles en condiciones de solidaridad, y la creación de Petrocaribe, que surgió con la idea de contribuir a la seguridad del sector petrolero en el área del Caribe.

Recientemente se efectuó la sexta cumbre del ALBA, integrada además por Nicaragua y Bolivia y a la que Dominica se unió.

Uno de los más importantes acuerdos allí rubricado fue la creación de un banco del ALBA.

El organismo prevé financiar proyectos de gran impacto social y garantizará estabilidad económica frente a la turbulencia de capital internacional, afirmó el ministro venezolano de finanzas, Rafael Isea.

El funcionario recalcó que el Banco será una herramienta financiera fundamental para impulsar las iniciativas en términos de desarrollo.

En momentos en que una recesión económica en Estados Unidos se avecina y las crisis económicas globales son cada vez más frecuentes, los flujos de capitales hacia América Latina peligran, indicó Carlos Lage, vicepresidente del Consejo de Estado de Cuba.

Durante su intervención en la VI Cumbre de ese foro, el vicepresidente aseveró que Washington sigue siendo el principal socio comercial de Latinoamérica, por lo que una desaceleración de su economía provocará una disminución real de las exportaciones.

El continente sufrirá otros impactos que aún son interrogantes, afectado por la crisis financiera estadounidense, añadió Lage.

Es por ello que un mayor desarrollo del ALBA permitirá independencia de las señales negativas que las hoy inestables economías de los países ricos imponen al resto de la región.

Durante el encuentro quedaron instaladas la Comisión Política y el Consejo de Movimientos Sociales, propuesta hecha el año anterior por el presidente venezolano, Hugo Chávez.

A diferencia del ALCA, el ALBA promueve las alianzas comerciales sin afectar la estructura económica de los países miembros, favorece convenios sociales y acuerdos de seguridad energética y alimentaria.

A propósito de sus posibilidades el canciller de Venezuela, Nicolás Maduro, expresó que “el ALBA es superior a todos los demás esquemas de integración porque tiene la capacidad de poner al ser humano en el centro, de consolidar la soberanía política y también de despuntar los grandes proyectos que permitirán a nuestros países caminar con pies propios hacia el futuro.”

también te puede interesar