Internacionales

Carencias y grandes brechas caracterizan la educación en Centroamérica

Las conclusiones derivan de un muestreo efectuado entre cientos de escuelas en los seis países del istmo. La carencia de recursos económicos, la escasa correspondencia entre los programas y las necesidades de las localidades, y las grandes brechas socioeconómicas y de género, determinan la baja calidad de la educación en Centroamérica, según un estudio dado […]

Redacción Central |

Las conclusiones derivan de un muestreo efectuado entre cientos de escuelas en los seis países del istmo.

La carencia de recursos económicos, la escasa correspondencia entre los programas y las necesidades de las localidades, y las grandes brechas socioeconómicas y de género, determinan la baja calidad de la educación en Centroamérica, según un estudio dado a conocer este martes en Costa Rica.

Las conclusiones derivan de un muestreo efectuado entre cientos de escuelas en los seis países del istmo (Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica y Panamá), por el Programa Observatorio Centroamericano de las Políticas Educativas, en el cual participan organizaciones magisteriales y la Universidad de Centro América (IDEUCA), con sede en Managua.

“Cada país tiene sus especificidades en materia educativa, pero hay tendencias que son comunes a toda la región” y algunas de ellas son preocupantes, manifestó en conferencia de prensa María Trejos, responsable del Observatorio en Costa Rica.

Uno de los problemas es la existencia de brechas entre géneros, entre lo urbano y lo rural, y entre distintos sectores socioeconómicos en las zonas urbanas, señaló Trejos.

“Por ejemplo, en la mayoría de los países de Centroamérica, en los primeros años de escuela primaria hay una matrícula bastante equitativa entre niños y niñas. Sin embargo, conforme aumenta el nivel educativo aumenta la deserción de las niñas, de manera que en secundaria y educación superior se presenta una verdadera brecha entre hombres y mujeres”, acotó.

Por otra parte, los gobiernos del istmo destinan muy pocos recursos a proveer ciertos complementos necesarios al sistema educativo, tales como becas, útiles escolares y alimentos para los niños de menores recursos.

La investigación revela, por ejemplo, que los centros educativos en uatemala y El Salvador no disponen de becas para distribuir entre sus estudiantes, mientras que en Honduras y Nicaragua la cantidad de beneficiarios es insignificante en relación con las necesidades.

En todo el istmo, la carencia de libros de texto y otros útiles escolares afecta entre el 43 y el 96% de las escuelas.

Sólo en Costa Rica y Panamá se ha logrado proveer de computadoras a las instituciones educativas en porcentajes cercanos al 70%, en el resto de la región el acceso a la tecnología informática es nula o muy escasa, señala el estudio.

Otra de las grandes deficiencias del sistema educativo de Centroamérica es que los programas están totalmente descontextualizados, pues no toman en cuenta las necesidades de sus entornos, opinaron la inmensa mayoría de los centros educativos consultados.

Esta deficiencia se ve agravada por la existencia de una relación vertical entre las autoridades educativas que “emiten directrices rígidas” y los maestros y maestras que “estamos viviendo las necesidades, inquietudes e incluso los conflictos familiares, sociales, culturales y económicos en nuestras comunidades, sin que se tome en cuenta nuestro criterio”, afirmó Trejos.

Finalmente, los investigadores advirtieron que la tendencia a traspasar el control de la educación pública a los gobiernos municipales, conlleva peligros muy serios.

también te puede interesar