Internacionales

Ola de frío deja 24 muertes y daños severos en países Centro y Norteamérica

En Centroamérica la ola de frío ha cobrado la vida de cuatro personas y causado daños a miles de viviendas y la interrupción de los servicios de agua y luz

Ola de frío en Centroamérica, y Norteamérica
Cuando las temperaturas bajan considerablemente todos tratamos de protegernos lo mejor posible del frío. Lamentablemente el problema es mucho más complicado que ponerse un buen abrigo. Hay muchos riesgos no sólo en la calle, sino también dentro de nuestros hogares. Los niños y los ancianos son los que están en un mayor riesgo. | Internet

Redacción Central |

En Centroamérica la ola de frío ha cobrado la vida de cuatro personas y causado daños a miles de viviendas y la interrupción de los servicios de agua y luz
» Ascienden a seis los muertos por frente frío en Centroamérica

La ola de frío que afecta desde hace varios días a los países de Norte y Centroamérica, donde ya ha causado la muerte de 24 personas, amenaza con empeorar con la llegada de tormentas de nieve y lluvias a Estados Unidos y México en las próximas horas, advirtieron los servicios meteorológicos.

Los residentes de California, en el oeste de EE.UU., se alistan para una serie de tormentas de lluvia y nieve, que en las próximas 24 horas podría incluso causar apagones e inundaciones.

El Servicio Nacional de Meteorología de Estados Unidos señaló que la zona de la Sierra Nevada, en el norte del estado, podría recibir fuertes tormentas de nieve, por lo que recomienda no hacer viajes a la zona.

Se prevé que en total caigan 305 centímetros de nieve y haya vientos huracanados de hasta 160 kilómetros por hora en zonas montañosas, según las autoridades, que aconsejaron a los vecinos no salir de sus hogares y asegurar las puertas y ventanas.

Ante esas advertencias los residentes de la zona comenzaron desde tempranas horas a abastecerse de suministros básicos, por lo que en las tiendas las filas parecían interminables.

La principal preocupación de las autoridades es que las ráfagas de vientos huracanados, con una fuerza de categoría 4 en la escala Saffir-Simpson, puedan causar apagones y cuantiosos daños materiales.

Además, se calcula que podrían caer hasta 254 milímetros de lluvia en zonas menos elevadas del estado, lo que suscitaría inundaciones y aludes, especialmente en zonas costeras.

En México, donde se calcula que las bajas temperaturas han provocado unas 20 muertes en este invierno (desde octubre hasta la actualidad), el estado noroccidental de Baja California se declaró en alerta ante el frente frío que ingresará mañana y que podría causar tormentas intensas.

La oficina de Protección Civil estatal informó que en la ciudad de Tijuana se habilitarán hasta diez albergues y agregó que han declarado varias zonas de riesgo, sobre todo en lugares donde se han registrado derrumbes de tierra.

Hasta el 27 de diciembre pasado, en México se habían registrado un total de trece fallecimientos ocasionados por el frío, según datos de la Secretaría de Salud.

A esta cifra podrían sumarse otras cuatro muertes dadas a conocer en la capital, pendientes de la autopsia de las autoridades, y tres más en el estado sureño de Oaxaca, que restan por confirmar por la Secretaría de Salud, que aun no señala si estos recientes decesos obedecen a la ola de frío.

En tanto, en Cuba sus habitantes, que no están acostumbrados al frío, hacen preparativos para sacar de sus armarios los abrigos y bufandas, ya que llega una masa de aire de origen polar que se desplaza por la costa oriental de EE.UU. y que ha influido en el país, alcanzando temperaturas entre seis y ocho grados celsius, según el Instituto Nacional de Meteorología.

También en República Dominicana, donde las temperaturas se sitúan normalmente en un promedio de entre 25 y 30 grados centígrados, se experimentarán varios grados de descenso, que situarán los termómetros en torno a los 16, algo que no ocurría desde la década de 1970, informaron las autoridades.

Al mismo tiempo podrían producirse olas rompientes en la costa atlántica del país, así como en la bahía de Samaná (nordeste) y en el Canal de la Mona, que separa a República Dominicana de Puerto Rico.

En Centroamérica, entre tanto, la ola de frío se ha cobrado la vida de cuatro personas y causado daños a miles de viviendas y la interrupción de los servicios de agua y luz.

La Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) de Honduras decretó hoy “alerta verde”, de prevención, en seis de los 18 departamentos del país por el frente frío, que provocó la muerte por ahogamiento de una mujer y un drástico descenso en las temperaturas, con mínimas de ocho y diez grados centígrados en las regiones más altas.

Por su parte, en El Salvador los fuertes vientos, de hasta 75 kilómetros por hora, han causado la muerte de tres personas y se registran daños en más de 5 472 viviendas, 160 totalmente destruidas, según el Sistema Nacional de Protección Civil.

Once poblados se mantienen sin energía eléctrica tras la manifestación del fenómeno, la noche del miércoles, que obligó a habilitar albergues para 350 personas afectadas.

En Guatemala, donde los vientos provocaron la noche del miércoles un apagón nacional de cuatro horas, el Gobierno declaró una “alerta amarilla” por los daños causados a las redes de distribución de energía.

Según el Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología de Guatemala, dichos vientos alcanzaron velocidades de 80 kilómetros por hora.

La situación no fue mucho mejor en Nicaragua, ya que al menos 15 000 abonados del servicio de energía se quedaron hoy sin luz eléctrica a causa de las ráfagas de vientos que afectan el país, según información que corroboró la empresa española Unión Fenosa, distribuidora del fluido eléctrico.

Los vientos, señaló la compañía, derribaron 21 postes que sostienen las líneas de energía y originaron daños en los transformadores de la red.

La Comisión Nacional de Emergencias (CNE) de Costa Rica declaró, por su parte, “alerta verde” ante las fuertes lluvias y vientos registrados esta semana, que han dejado inundaciones y daños en la zona norte y el Caribe del país.

En ese país la velocidad del viento registra 70 kilómetros por hora y también ha causado daños en los tendidos eléctricos.

Mientras, en Panamá el Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc) informó que los vientos han causado la destrucción de viviendas en la región occidental del país, fronteriza con Costa Rica, y en el norte caribeño.

También se han registrado inusuales caída de árboles y del tendido eléctrico, en un país que no suele ser víctima ni siquiera de la temporada regional de huracanes.

también te puede interesar