Internacionales

Nicaragua actúa en Naciones Unidas luchando con mucha valentía

Reconocen que la elección este año de Nicaragua para ocupar un asiento en el Consejo de Derechos Humanos es un gran triunfo de la diplomacia sandinista

Redacción Central |

Reconocen que la elección este año de Nicaragua para ocupar un asiento en el Consejo de Derechos Humanos es un gran triunfo de la diplomacia sandinista

Con el regreso del Frente Sandinista al poder, Nicaragua nuevamente tiene en la ONU una representación “digna y valiente que no tiene que decir sí señor a nadie”, dijo la embajadora de ese país, Maria Rubiales de Chamorro.

“Después de 17 años, nuestro pueblo vuelve alzar su voz en este magno foro internacional en defensa de nuestros intereses y de los demás países del Tercer Mundo sin estar escondiéndonos de nadie”, dijo la diplomática nicaragüense en esa sede.

Como muestra elocuente de la nueva actuación de Nicaragua en la ONU, Rubiales de Chamorro destacó que su país se convirtió este año en el voto 184 a favor de una resolución de la Asamblea General que demanda el cese del bloqueo impuesto a Cuba por Estados Unidos.

“Este es un ejemplo muy claro de la Nicaragua revolucionaria que preside el comandante Daniel Ortega y que ahora regresa a la ONU gracias a la lucha de nuestro pueblo para representar sus intereses sin esconderse detrás de nadie, ni diciendo sí señor a nadie”, dijo.

“Estamos de regreso en la ONU luchando con mucha valentía y sin miedo a nada por las causas más justas, por las que todavía hay mucho que luchar”, afirmó.

Rubiales de Chamorro, una socióloga dedicada a tareas diplomáticas por casi 30 años, destacó por otra parte la elección este año de Nicaragua para ocupar un asiento en el Consejo de Derechos Humanos como un gran triunfo de la diplomacia sandinista.

“Se trata del primer logro concreto de esta nueva etapa de la revolución sandinista en la ONU”, expresó la activa diplomática, quien ocupó el cargo de Ministro Consejero de la Misión de Nicaragua en la ONU de 1981 a 1986.

“Trabajamos para que este nuevo organismo sea fortalecido y no se politice como ocurrió con la anterior Comisión de Derechos Humanos”, destacó.

La embajadora adelantó que entre las prioridades para el año próximo está lograr el respaldo del Grupo de Latinoamérica y el Caribe (GRULAC) a la candidatura de su país para presidir el 63 período de sesiones de la Asamblea General.

El candidato de Nicaragua para ese alto cargo diplomático es el sacerdote Miguel D Escoto, quien fuera canciller durante el primer gobierno sandinista de 1979 a 1990 y actualmente asesor principal de Daniel para las relaciones internacionales.

En estos momentos, Nicaragua sostiene consultas bilaterales con los miembros del GRULAC en la ONU para garantizar el año próximo el endorso de esta región a la candidatura del padre D Escoto.

“El es un gran diplomático y un gran negociador”, dijo Rubiales de Chamorro, viuda de quien fuera el primer embajador sandinista ante la ONU, Javier Chamorro Mora.

Hasta el momento ningún otro país de la región ha presentado candidatura, por lo cual el padre D Escoto se mantiene como el primer y único aspirante hasta la fecha a la presidencia de la 63 Asamblea General.

también te puede interesar