Internacionales

Estadounidenses confían cada vez menos en su gobierno

Encuesta del diario The Washington Post y la televisora ABC revelan que Bush aparece como el tercer mandatario más impopular de la historia norteamericana

Redacción Central |

Encuesta del diario The Washington Post y la televisora ABC revelan que Bush aparece como el tercer mandatario más impopular de la historia norteamericana

Washington.- La credibilidad de los poderes ejecutivo y legislativo en Estados Unidos atraviesa una profunda crisis, provocada por el descrédito del presidente y las eternas discusiones en el Congreso, reportó Prensa Latina.

Una encuesta del diario The Washington Post y la televisora ABC auguró a mediados de junio que las dificultades de ambos entes para trabajar de forma conjunta afectaría aún más la confianza del pueblo en la dirección del país.

En las últimas semanas, la situación empeoró gracias al reciente fracaso del debate migratorio en el Senado, así como la obstinación del presidente en conmutar la sentencia de un funcionario inculpado por mentir a agentes federales.

George W. Bush aparece desde abril último como el tercer mandatario más impopular de la historia norteamericana, y su derrotero cuesta abajo indica que pronto bajará de posición, según las últimas encuestas.

Con más de nueve meses por debajo del 40 por ciento de aceptación, solo superan a Bush los ex presidentes Harry Truman (1945-1953) y, Richard Nixon (1969-1974), quienes se vieron enfrascados en la guerra contra Corea del Norte y el escándalo Watergate, respectivamente.

Los sondeos difieren en cuanto a resultados, pero ninguno de los principales medios de comunicación o firmas consultoras otorgan al inquilino de la Casa Blanca una cifra superior al 32 por ciento de popularidad.

El apoyo a la actual administración disminuye incluso entre tradicionales aliados de los republicanos como los grupos evangélicos, o en las propias filas del partido, donde aparecen cada vez más inconformes por el desastre de la invasión a Irak.

También existen discrepancias hacia el interior del ejecutivo en cuanto a la conveniencia de cerrar la prisión en la ilegal Base Naval de Guantánamo, en Cuba, y transportar a los reos hacia instalaciones en territorio continental.

Mientras, solo tres de cada 10 norteamericanos respalda la gestión del Congreso, dominado por el partido demócrata gracias al voto de confianza otorgado por un electorado deseoso de poner punto final a la guerra en Irak.

Pese a sus promesas, los legisladores de la oposición fracasaron en imponer al ejecutivo un calendario de retirada y, tuvieron que aceptar el envío de nuevos soldados y dinero para reforzar las operaciones en el Medio Oriente.

también te puede interesar